Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lo que Feijóo entiende por calidad democrática, por Esther Palomera
El gol de un negro: de la final de la Eurocopa a la realidad del racismo en el deporte
OPINIÓN | 'La cacería', por Marco Schwartz

Artur Mas pone propiedades a disposición del Tribunal de Cuentas para garantizar la fianza del 9-N

Mas, Rigau y Ortega, en una rueda de prensa

Oriol Solé Altimira

El expresident de la Generalitat, Artur Mas, y los exconsellers condenados por el 9-N darán este viernes por garantizada la fianza de 5,2 millones de euros que les impuso el Tribunal de Cuentas por el gasto público en la consulta del 9-N de 2014. Lo harán poniendo a disposición del Tribunal, de forma voluntaria, varios inmuebles como garantía.

Mas y los exconsellers Joana Ortega, Irene Rigau y Francesc Homs y el exsecretario general de Presidencia Jordi Vilajoana presentarán este viernes un escrito al Tribunal de Cuentas acreditando que ya han depositado 2,9 millones de euros y han puesto como garantía varios inmuebles de su propiedad, con los que entienden que cubren la totalidad de la fianza impuesta.

Con esta operación, Mas, Ortega, Homs, Rigau y Vilajoana han querido preservar el patrimonio de los otros seis exaltos cargos y asesores de la Generalitat afectados por la multa del Tribunal de Cuentas, que se impuso tras una denuncia de la entidad contraria a la independencia Sociedad Civil Catalana (SCC).

Los exaltos cargos han ingresado este mismo jueves en la caja de depósitos del Tribunal de Cuentas otros 144.588 euros en efectivo, que se suman a los 2,8 millones ya presentados hasta ahora.

Con todo, las defensas de Mas, Ortega y Rigau seguirán manteniendo que en ningún caso se produjo infracción contable alguna ni perjuicio para la Generalitat de Catalunya y ya han advertido en varias ocasiones que lo defenderán en los diversos procedimientos e instancias que se desarrollen en el futuro.

De los 5,2 millones de multa, casi tres millones corresponden a 7.000 ordenadores que la Generalitat adquirió para las escuelas catalanas y que una vez usados en la votación se distribuyeron en decenas de centros educativos para los alumnos.

Mas, Rigau y Ortega –y Homs por el Supremo– fueron condenados por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) por desobediencia por la consulta del 9-N. Sin embargo, fueron absueltos del delito de prevaricación del que estaban acusados, y no llegaron ni a ser juzgados por malversación de fondos públicos al descartarse este delito durante la fase de instrucción.

Etiquetas
stats