El rey Felipe VI pide que en Catalunya no quepa "ni la violencia ni la intolerancia ni el desprecio a los derechos"

El rey Felipe VI asiste a la décima edición de los premios de la Fundación Princesa de Girona @FPDGI

El rey Felipe VI ha llamado este lunes a que "ni la violencia, ni la intolerancia ni el desprecio a los derechos y libertades de los demás" tengan cabida en Catalunya. El monarca ha pronunciado este mensaje en catalán y desde Barcelona, con motivo de su participación en la entrega de premios de la Fundación Princesa de Girona, en la que el propio jefe de Estado ha subrayado su presencia y la de su familia, en medio de las protestas contra la monarquía que se han celebrado en la capital catalana

Felipe VI preside el acto de los premios Princesa de Girona mientras miles de personas protestan en la calle

Miles de manifestantes tratan de impedir la entrada de los asistentes al acto de Felipe VI en Barcelona

"Hay ocasiones en las que las presencias adquieren un significado más trascendente que las palabras; en las que, a través de actitudes, se expresan también profundas convicciones y sentimientos. Y hoy es una de esas ocasiones, una de esas ocasiones importantes", ha dicho Felipe VI, que ha debido acudir a la ceremonia custodiado por un importante dispositivo de seguridad para esquivar a los manifestantes que trataban de bloquear los accesos.

El jefe del Estado ha loado la contribución catalana a la democracia como "inspiradora para el resto de España". Una Catalunya, ha descrito, "orgullosa de sus señas de identidad, plural e integradora, constructiva y solidaria con el progreso general; en la que el esfuerzo, la responsabilidad, el compromiso, el respeto y el espíritu cívico enriquecieron las raíces de la sociedad democrática que hoy disfrutamos", ha dicho. Pero al mismo tiempo, Felipe VI ha reclamado que esta contribución catalana a España que no sea un "recuerdo del pasado" sino una realidad para el presente y el futuro.

En su discurso, el rey se ha mostrado además en plena sintonía con la Fundación que lleva el título catalán de su heredera, dedicada a la promoción del talento joven. En mundo actual, ha dicho, "nuestros jóvenes no pueden vivir aislados, recluidos en fronteras impermeables" porque "las fronteras hoy las marcan el conocimiento, la formación, la educación, la investigación; también los valores humanísticos que inspiran la defensa de un mundo más justo, más solidario, más sostenible".

El jefe de la Casa Real ha lanzado estos mensajes en plena campaña electoral hacia el 10N, y después de que la Junta Electoral rechazase aplazar su visita por considerarlo exento de adscripción política. Una opinión que no comparten ni los partidos independentistas ni los 'comuns', que han tachado el evento de este lunes de "acto electoral". Varios representantes políticos de JxCat, ERC, la CUP y las entidades se han sumado a las protestas contra el rey, que han congregado miles de personas en el exterior del Palacio de Congresos de Catalunya.

Pero antes que el rey, la atención de la ceremonia se ha centrado en la princesa Leonor, que en esta edición ha participado por primera vez en el evento de la fundación que lleva su nombre y ha pronunciado por primera vez unas palabras en catalán. "Desde muy pequeñas, a mi hermana, la infanta Sofía, y a mí, nuestros padres nos han hablado de Girona y de Catalunya siempre con verdadero afecto. Gracias a ellos, sabemos muchas cosas de la historia y la cultura catalanas", ha dicho la heredera en lengua catalana, para acabar asegurando que "Catalunya siempre ocupará un lugar en mi corazón".

El rey Felipe VI, junto a la reina Letizia y sus dos hijas han asistido a la entrega de premios de la Fundación Princesa de Girona, que este año ha celebrado su décimo aniversario en el Palacio de Congresos de Catalunya, en Barcelona, después de que las protestas hiciesen a la organización abandonar la ciudad de Girona el año pasado. Ha sido el primer viaje oficial del rey a Catalunya después de que se conociera la sentencia del procés y también la primera vez que la princesa Leonor participaba en un acto en Catalunya, después de su estreno, el mes pasado, en la ceremonia de los premios Princesa de Asturias.

Las protestas de los independentistas se han sucedido desde este domingo por la tarde, cuando los miembros de la realeza llegaron a Barcelona. Este lunes miles de personas convocadas por los CDR, entidades independentistas y los partidos se han dado cita en las inmediaciones del edificio donde se ha celebrado el acto, en la avenida Diagonal y cerca de la Zona Universitaria, donde han intentado bloquear los accesos y han impedido la entrada de algunos de los asistentes al evento al grito de "fuera el Borbón" e "independencia".

Pero la reivindicación por la libertad de los líderes independentistas encarcelados se ha acabado colando en la ceremonia de la Fundación Princesa de Girona de una forma imprevista. El matemático Xavier Ros-Oton, uno de los premiados, ha recibido el galardón y ha saludado al rey Felipe VI luciendo en la solapa un lazo amarillo.

El Palacio de Congresos de Catalunya había sido blindado por un millar de agentes de los Mossos d'Esquadra y la Policía Nacional, un dispositivo policial gracias al que finalmente se ha conseguido abrir un paso que ha permitido acceder a los invitados. El acto ha dado comienzo a la hora indicada, a las 18:30 horas en punto, cuando los reyes y sus hijas han llegado acompañados por la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, el presidente del Senado, Manuel Cruz, y la delegada del Gobierno, Teresa Cunillera. No ha asistido ningún miembro del Govern de la Generalitat ni tampoco la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

Las relaciones entre la Casa Real y las autoridades catalanas quedó muy deteriorada desde los sucesos de otoño de 2017, especialmente después de que el rey compareciera en un mensaje televisado en la noche del 3 de octubre, tras la huelga y las manifestaciones contra la actuación policial. Desde el soberanismo se adujo que el rey había impulsado con sus palabras la actuación judicial que, al poco tiempo, llevaría a la prisión tanto a los Jordis como a varios miembros del Govern y a la entonces presidenta del Parlament. Desde aquel mensaje tanto la Generalitat como los partidos y el movimiento independentista han cargado con frecuencia contra el rey y han realizado protestas cada vez que el monarca ha acudido a Catalunya.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats