Torra remodela el Govern para expulsar al PDeCAT y estirar la legislatura

El presidente de la Generalitat Quim Torra, en el Consell Executiu

El president de la Generalitat ultima una remodelación de su Govern para cambiar a tres consellers, expulsar al PDeCAT y preparar el Ejecutivo para una legislatura más larga. Según ha avanzado La Vanguardia y ha podido confirmar este diario, Torra tiene previsto sustituir en las próximas horas al titular de Interior, Miquel Buch, a la de empresa, Àngels Chacón, y a la de Cultura, Mariàngela Vilallonga, los tres pertenecientes al espacio postconvergente. En el caso de Chacón, además, se trataba de la única consellera que se mantenía fiel al PDeCAT.

Los nuevos consellers que entrarán en el Govern son el hasta ahora concejal del PDeCAT en Terrassa, Miquel Sàmper, para la cartera de Interior; el exdiputado europeo Ramon Tremosa en Empresa; y Àngels Ponsa que tomará la cartera de Cultura, departamento en el que ya trabajaba como directora general. Los tres nuevos miembros del Ejecutivo tienen un larga trayectoria política de la mano de Convergència pero, especialmente en el caso de Sàmper y Ponsa, son perfiles poco conocidos fuera de los que hasta el momento eran sus ámbitos de gestión.

Con esta remodelación, el president aleja a los consellers que estaban más cuestionados por las bases independentistas y confecciona un gabinete a la medida del proyecto político que abandera Carles Puigdemont. Además prepara el Ejecutivo para seguir gobernando tras la sentencia judicial que puede confirmar su inhabilitación a partir del 17 de septiembre.

Torra ha citado este jueves en el Palau a los tres miembros de su gabinete que tiene intención de relevar para comunicarles la decisión, que podría hacerse firme en las próximas horas. La crisis de gobierno se produce solo unos días después de que se haya confirmado la ruptura entre JxCat, donde se agrupan los partidarios de Carles Puigdemont, y el PDeCAT. Esta escisión había provocado que el Govern quedase formado por tres partidos diferentes, y que Esquerra tuviese la mayoría de los consellers.

La remodelación llega también dos semanas antes de la vista de Torra en el Supremo, donde está a la espera de que el tribunal confirme o no la condena de inhabilitación impuesta por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya.

Pese a que Torra anunció en enero pasado la inminencia de las elecciones al considerar que la legislatura estaba "agotada", ocho meses después la incertidumbre sobre la fecha electoral continua, si bien estos cambios podrían confirmar que el president aleja el escenario de elecciones a corto plazo.

Los tres consellers afectados por la crisis de gobierno forman parte del espacio postconvergente pero tienen diferentes perfiles. El recambio de más entidad es el de Miquel Buch en Interior, que sería sustituido pese a estar alienado con la corriente de JxCat y haber roto el carné del PDeCAT. Buch ha sido blanco de críticas por parte de todos los sectores del independentismo debido a su gestión al frente de los Mossos d'Esquadra, sobre todo durante las protestas tras la sentencia del procés. Torra trató de sustituirle entonces pero Carles Puigdemont lo evitó. El conseller sin embargo caería ahora, soltando lastre antes de las elecciones.

Por su parte, la consellera de Empresa, Àngels Chacón, era la última representante del PDeCAT en la mesa del Consell Executiu. Era además la persona del partido que ocupa el cargo más alto en la administración catalana, por lo que el PDeCAT pensaba en ella como candidata a la presidencia de la Generalitat en las próximas elecciones.

Mariàngela Vilallonga, titular de Cultura, sería la tercera consellera relevada. Vilallonga ya llegó a la conselleria en sustitución de Laura Borràs, cuando ésta se fue como número uno en las listas al Congreso de JxCat. Es la tercera consellera de cultura en una legislatura que no llega a los tres años, siendo la cartera que más veces ha cambiado de manos.

Etiquetas
Publicado el
3 de septiembre de 2020 - 11:06 h

Descubre nuestras apps

stats