Medios públicos y universidades: un maridaje necesario

0

En nuestra constante reivindicación de la relevancia de los medios públicos para el sistema mediático, debemos comentar brevemente la que para nosotros es una noticia de enorme trascendencia: À Punt Mèdia ha decidido fijar su sede en Castellón en el parque científico de la Universitat Jaume I, como ha sido anunciado el lunes 27 de julio de 2020. La ubicación física de la corporación pública en la UJI no es un asunto menor, y es un caso único a nivel español. En un principio, podría parecer que los medios de comunicación públicos y la universidad pública son ámbitos profesionales diferentes. En efecto, en los 24 años de historia de la antigua RTVV apenas existió relación con las universidades públicas, sólo circunscrita a las prácticas de los estudiantes de los grados de comunicación. En julio de 2017, antes del inicio de las emisiones de À Punt, las cinco universidades valencianas firmaron un ambicioso convenio marco que fijaba una hoja de ruta de permanente colaboración entre los nuevos medios de comunicación públicos valencianos y las universidades, en los campos de la investigación, de la docencia y de la transferencia.

Desde 2013, la Unión Europea de Radiodifusión, que agrupa a cerca de 70 radiotelevisiones públicas de todo el mundo, declaró que los principios que inspiran la actividad de los medios de comunicación públicos son la universalidad, la independencia, la excelencia, la diversidad, la rendición de cuentas (gobernanza) y la innovación. Podemos afirmar, sin ambajes, que estos seis principios también inspiran la actividad científica y académica de las universidades públicas. En la última década, todavía sacudidos por el impacto de la crisis financiera de 2008, ahora agravada por la crisis sanitaria del coronavirus, los medios de comunicación públicos han ido constatando que la innovación es esencial para hacer posible una reconexión con la ciudadanía, en especial, con el público más joven. La innovación es un valor estratégico imprescindible en un entorno altamente competitivo, donde las grandes plataformas como Netflix, Amazon, Disney o Apple, entre otras, están ocupando el espacio comunicativo.

Los viejos principios que inspiraron el nacimiento de la BBC, hace 82 años, “informar, entretener y formar” siguen teniendo plena vigencia hoy en día. Pero para hacerlo posible en la era del consumo online y de la hegemonía de las redes sociales, es imprescindible apostar por la innovación. En los países del norte de Europa, la colaboración entre los medios de comunicación y las universidades, en los más diversos campos es habitual desde hace décadas. Desde todos los ámbitos del conocimiento de la Universitat Jaume I —las ciencias teóricas y experimentales, las ingenierías, las ciencias de la salud, la economía, las ciencias jurídicas, las humanidades y las ciencias sociales, la educación, la comunicación, las filologías, etc.—, se pueden ofrecer contenidos y posibilidades de colaboración realmente enormes, porque en las universidades nos esforzamos por cultivar el talento y por estimular la creatividad y la innovación.

La ubicación de la sede de À Punt en Castellón se produce en el parque científico de la UJI, donde se han instalado empresas que tienen en su ADN la innovación y la atracción del talento empresarial, por lo que creemos que la elección es muy adecuada y pertinente, en un momento como el actual, en el que estamos viviendo una profunda revolución digital.

Sin lugar a dudas, la reputación positiva de la Universitat Jaume I redundará en el cambio necesario de la reputación de À Punt, lastrada por la imagen negativa de RTVV, que ha enmascarado también las cosas positivas que aportaron los medios públicos a la sociedad valenciana. No podemos olvidar la enorme importancia que tiene À Punt como motor del sector audiovisual valenciano y de las industrias culturales del territorio. Pero para que esta colaboración funcione será imprescindible que los empleados de À Punt, y también los trabajadores de las universidades públicas, mostremos un mayor engagement y trabajemos codo a codo para servir a la sociedad valenciana. No se nos escapa que nos aguarda un reto realmente formidable, por inédito e innovador, que exigirá más trabajo y dedicación. Es imprescindible aprender de los errores del pasado y, por ello, es necesario no olvidar otro agente fundamental en esta ecuación: el propio tejido productivo comunicativo y audiovisual valenciano, que aglutina numerosas empresas de los ámbitos de la información, de la comunicación corporativa, de la publicidad y del audiovisual, con quienes debemos trabajar estrechamente.

Por todo ello, no podemos más que felicitar a la rectora de la Universitat Jaume I, Eva Alcón Soler; a la dirección del parque científico de la UJI, Espaitec, formado por Juan Antonio Bertolín, el vicerrector de investigación y transferencia, Jesús Lancis, y el vicerrector adjunto de transferencia, innovación, David Cabedo; y al director general de À Punt Mèdia, Alfred Costa, y a su equipo directivo, por haber realizado esta apuesta por la innovación y la excelencia. Sin duda, un maridaje de instituciones públicas que posee un enorme valor estratégico para la economía, la sociedad y la cultura valencianas.

*Javier Marzal Felici. Catedrático de Comunicació Audiovisual y Publicidad. Universitat Jaume I de Castellón

Etiquetas
Publicado el
29 de julio de 2020 - 10:12 h

Descubre nuestras apps

stats