La portada de mañana
Acceder
El estigma por la viruela del mono: ni es ETS ni se transmite solo entre hombres
Opinión - 'El circo de los borbones', por Esther Palomera
Feijóo acelera su aterrizaje en Madrid

Compromís apaga el conato de incendio interno y refrenda a Papi Robles como portavoz en las Corts Valencianes por unanimidad

El conato de incendio que generó la decisión de la comisión permanente de Més, la rama mayoritaria de Compromís, para elegir a la portavoz del grupo parlamentario ya ha sido sofocado. Los 17 diputados de Compromís en las Corts Valencianes han acordado este martes que Papi Robles sea su nueva síndica tras la dimisión de Fran Ferri. La decisión, destaca el grupo, se ha tomado por unanimidad, como han sido elegidos sus portavoces hasta la fecha.

El pasado viernes se reunió el órgano directivo de Més Compromís, antiguo Bloc, para elegir a un sucesor del que ha sido su portavoz las dos últimas legislaturas. Todos los focos apuntaban al conseller de Educación, Vicent Marzà, que durante varias semanas alimentó el rumor sobre su posible cambio, pero decidió mantenerse en el Ejecutivo dada la evolución de la pandemia y la vuelta a las clases. Que la decisión se tomara por los dirigentes de Més, cuando afecta a toda la coalición, es un hecho que sentó mal en el resto de ramas. Bloc i País, la corriente de Més de la que forma parte Mónica Álvaro, que es portavoz adjunta en el parlamento, trasladó sus críticas a la dirección de Àgueda Micó por la gestión del conflicto,. La decisión posteriormente fue ratificada en la Comisión Ejecutiva del partido. Ni Iniciativa del Poble Valencià ni Verds-Equo, los otros dos componentes de Compromís, conocieron la decisión hasta que saltó a la prensa.

El grupo parlamentario ha decidido que sea Robles, de la confianza de Marzà en las Corts Valencianes, quien dirija el grupo parlamentario hasta el final de la legislatura. Para hacerlo se apoyará en los tres portavoces adjuntos, que representan al resto de sensibilidades de Compromís: Aitana Mas, de Iniciativa; Juan Ponce, de Verds-Equo y Mónica Álvaro, de la corriente crítica de Més.

La nueva síndica ha agradecido al grupo parlamentario el apoyo y ha defendido que “cambia la cara visible, pero Compromís no cambia”. “Vamos a continuar trabajando en la misma línea que hasta ahora, ya que le queda mucha vida a este [Pacte del] Botànic del que este grupo siempre ha sido garante, y lo continuará siendo”.

La portavoz adjunta Aitana Mas, que manifestó su disponibilidad para ser portavoz, ha reiterado su apoyo a Robles y ha asegurado que trabajará “trasladando su experiencia y con toda la normalidad”. Mas ha insistido en que se puso a disposición del grupo para ser síndica en un “ejercicio de responsabilidad”. “Yo siempre me he ofrecido, pero ha habido una charla, una candidatura y una propuesta y la hemos aceptado”. En este sentido, ha abogado por “dejar las aspiraciones personales a un lado” y ha considerado que “lo importante” era remarcar que “el proyecto de Compromís sigue estando en rescatar personas”. “Haríamos un flaco favor si nos centráramos en personas y caras y no en proyectos”, ha sentenciado.

El conato de incendio que generó la decisión de la comisión permanente de Més, la rama mayoritaria de Compromís, para elegir a la portavoz del grupo parlamentario ya ha sido sofocado. Los 17 diputados de Compromís en las Corts Valencianes han acordado este martes que Papi Robles sea su nueva síndica tras la dimisión de Fran Ferri. La decisión, destaca el grupo, se ha tomado por unanimidad, como han sido elegidos sus portavoces hasta la fecha.

El pasado viernes se reunió el órgano directivo de Més Compromís, antiguo Bloc, para elegir a un sucesor del que ha sido su portavoz las dos últimas legislaturas. Todos los focos apuntaban al conseller de Educación, Vicent Marzà, que durante varias semanas alimentó el rumor sobre su posible cambio, pero decidió mantenerse en el Ejecutivo dada la evolución de la pandemia y la vuelta a las clases. Que la decisión se tomara por los dirigentes de Més, cuando afecta a toda la coalición, es un hecho que sentó mal en el resto de ramas. Bloc i País, la corriente de Més de la que forma parte Mónica Álvaro, que es portavoz adjunta en el parlamento, trasladó sus críticas a la dirección de Àgueda Micó por la gestión del conflicto,. La decisión posteriormente fue ratificada en la Comisión Ejecutiva del partido. Ni Iniciativa del Poble Valencià ni Verds-Equo, los otros dos componentes de Compromís, conocieron la decisión hasta que saltó a la prensa.

El grupo parlamentario ha decidido que sea Robles, de la confianza de Marzà en las Corts Valencianes, quien dirija el grupo parlamentario hasta el final de la legislatura. Para hacerlo se apoyará en los tres portavoces adjuntos, que representan al resto de sensibilidades de Compromís: Aitana Mas, de Iniciativa; Juan Ponce, de Verds-Equo y Mónica Álvaro, de la corriente crítica de Més.

La nueva síndica ha agradecido al grupo parlamentario el apoyo y ha defendido que “cambia la cara visible, pero Compromís no cambia”. “Vamos a continuar trabajando en la misma línea que hasta ahora, ya que le queda mucha vida a este [Pacte del] Botànic del que este grupo siempre ha sido garante, y lo continuará siendo”.

La portavoz adjunta Aitana Mas, que manifestó su disponibilidad para ser portavoz, ha reiterado su apoyo a Robles y ha asegurado que trabajará “trasladando su experiencia y con toda la normalidad”. Mas ha insistido en que se puso a disposición del grupo para ser síndica en un “ejercicio de responsabilidad”. “Yo siempre me he ofrecido, pero ha habido una charla, una candidatura y una propuesta y la hemos aceptado”. En este sentido, ha abogado por “dejar las aspiraciones personales a un lado” y ha considerado que “lo importante” era remarcar que “el proyecto de Compromís sigue estando en rescatar personas”. “Haríamos un flaco favor si nos centráramos en personas y caras y no en proyectos”, ha sentenciado.

El conato de incendio que generó la decisión de la comisión permanente de Més, la rama mayoritaria de Compromís, para elegir a la portavoz del grupo parlamentario ya ha sido sofocado. Los 17 diputados de Compromís en las Corts Valencianes han acordado este martes que Papi Robles sea su nueva síndica tras la dimisión de Fran Ferri. La decisión, destaca el grupo, se ha tomado por unanimidad, como han sido elegidos sus portavoces hasta la fecha.

El pasado viernes se reunió el órgano directivo de Més Compromís, antiguo Bloc, para elegir a un sucesor del que ha sido su portavoz las dos últimas legislaturas. Todos los focos apuntaban al conseller de Educación, Vicent Marzà, que durante varias semanas alimentó el rumor sobre su posible cambio, pero decidió mantenerse en el Ejecutivo dada la evolución de la pandemia y la vuelta a las clases. Que la decisión se tomara por los dirigentes de Més, cuando afecta a toda la coalición, es un hecho que sentó mal en el resto de ramas. Bloc i País, la corriente de Més de la que forma parte Mónica Álvaro, que es portavoz adjunta en el parlamento, trasladó sus críticas a la dirección de Àgueda Micó por la gestión del conflicto,. La decisión posteriormente fue ratificada en la Comisión Ejecutiva del partido. Ni Iniciativa del Poble Valencià ni Verds-Equo, los otros dos componentes de Compromís, conocieron la decisión hasta que saltó a la prensa.