Nueve cosas que hacer con una simple botella de ginebra cuando no tienes tónica

Foto: Pixabay

Más allá del furor que causaron los gin tonics hace más de una década, cuando se les empezó a echar desde pepino hasta golosinas a las copas de balón, aquí vamos a ir por otros derroteros contándote otras recetas de bebidas e incluso comestibles que se pueden hacer si tienes una botella de ginebra por casa: desde un salmón marinado, pasando por la típica pomada menorquina o un helado, hasta los tragos más sencillos de elaborar sin necesidad de ser coctelero profesional.

¿Qué cócteles puedes hacer con una botella de ginebra?

Gin Fizz: es un clásico neoyorquino sencillísimo de hacer. Bates enérgicamente de tres a cinco hielos en una coctelera junto con 4,5 centilitros (cl) de gin, 3 cl de limón y 1 cl de azúcar líquido. Lo viertes en una copa alta y rematas con 8 cl de agua con gas o soda.

White Lady: en una coctelera, pones de tres a cinco cubitos de hielo y agregas 4 cl de ginebra, 3 cl de Triple Sec y 2 cl de jugo de limón. Agitas con alegría hasta que te quede una mezcla homogénea y sirves en una copa de cóctel fría con una corteza de limón.

La infusión más exótica: una posibilidad para mejorar una ginebra barata es infusionarla con cardamomo, jengibre, canela, clavo y té negro. El té se deja infusionar en la ginebra durante media hora y luego se cuela para echarla en la botella con las especias, dejándola durante uno o dos días en una despensa fresca.

Lady Alba: es un aperitivo que Rubén Valero Villegas elabora en el O'Clock Pub & Garden también infusionando una ginebra pero con frutos rojos. Introduces en una botella vacía dos moras, cuatro frambuesas y cuatro arándanos (levemente machacados), añades después la ginebra y dejas reposar uno o dos días en un sitio fresco y con poca luz.

A la hora de hacer el batido, extrae la pulpa de media fruta de la pasión, ponla en una coctelera, añade 4,5 centilitros (cl) de esa ginebra infusionada, 3,5 cl de Passoa (licor de fruta de la pasión), 1,5 cl de zumo de lima, 1,5 cl de sirope de azúcar blanco, 1,5 cl de clara de huevo pasteurizada y lo bates todo. Después, echa de 3 a 5 hielos y agita enérgicamente hasta conseguir una mezcla homogénea. Haz un doble colado en una copa de vermú previamente enfriada.

Pomada de Mahón: quedó en herencia de la soberanía británica sobre Menorca y es un delicioso combinado que puedes hacer en casa enfriando un vaso con unos hielos, echando unas rodajas de limón, un tercio de Gin Xoriguer y dos tercios de zumo de limón, con unas hojas de menta para decorar.

Para comer también da juego

La tarta de queso y limón con Xoriguer de Menorca se elabora picando 200 gramos de galletas María, agrega 50 g de mantequilla y un chorrito de gin Xoriguer. Forra la base de un molde con la mezcla para refrigerarla. Hidrata tres láminas de gelatina durante diez minutos. Calienta un vaso de agua junto con el zumo de tres limones, 100 ml de gin, 150 g de azúcar y la ralladura de un limón. Hervir 20 minutos a fuego suave. Disolver la gelatina en esta mezcla y dejar entibiar.

Bate 400 g de queso de untar y, cuando esté cremoso, añádele la mezcla anterior, removiendo con suavidad hasta quede todo integrado. Vierte la mezcla sobre la base de galleta y refrigera durante 4 horas. Cuando la tarta esté cuajada, hierve 200 ml de agua y echa el sobre de gelatina de limón, remuévelo y agrégale el vaso de agua fría y una cucharadita de Xoriguer. Remueve. Unta la gelatina sobre la superficie de la crema de queso y refrigéralo de 6 a 8 horas.

Otra receta soberbia es la del salmón marinado a la ginebra. Se elabora a partir de una mezcla de 300 ml de ginebra, 500 g de sal gorda, 250 g de azúcar y 10 granos de pimienta negra. Lo removemos bien y ponemos un lomo de media cola de salmón previamente congelado por un lado. A las 12 horas, le damos la vuelta por el otro y dejamos marinar otras 12 horas. Lo lavamos, lo secamos y envolvemos en papel de aluminio y en un paño de cocina para que se conserve mejor en la nevera. Podemos rebozarlo con sésamo negro y pimienta molida a la hora de consumir.

También puedes hacer helado de ginebra: calienta 240 ml de agua y disuelve en ella 300 g de azúcar. Dejas enfriar y mezclas el jugo de tres limones o limas con 50 ml de ginebra y 480 ml de soda. Se mezclan ambos líquidos en un túper y se mete al congelador. Cuando solidifique, agregas una clara de huevo y lo trituras todo con la batidora. Vuelta al congelador hasta que tenga la textura que te apetezca.

Finalmente recomendados el sorbete de ginebra y limón: disuelve el sirope con 125 cl de agua y 100 g de azúcar, añade el jugo de tres limones y su ralladura y lo dejas hervir cinco minutos, sin que llegue a caramelizar. Una vez esté frío, agrega 90 ml de ginebra y 600 ml de soda muy fría. Lo remueves bien y lo metes al congelador hasta que toma consistencia de nieve, lo vuelves a batir y de nuevo al congelador hasta que el sorbete esté al gusto. Saca diez minutos antes de consumir y decóralo con una rodaja de limón.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas
Publicado el
5 de junio de 2020 - 23:13 h

Descubre nuestras apps

stats