eldiario.es

9

ConsumoClaro ConsumoClaro

Próstata inflamada: a qué edad empieza y cuáles son sus síntomas

La hiperplasia benigna de próstata es una afección inflamatoria que alcanza a más de la mitad de los hombres adultos y posee unos síntomas muy reconocibles

Respondemos a Rafael, lector y socio de eldiario.es

Foto BKP

Foto BKP

Rafael, lector y socio de eldiario.es, nos expone la siguiente preocupación en el texto de un correo electrónico: "Acabo de cumplir hace poco los 50 años y, sinceramente, me preocupa la merma que mi salud pueda sufrir a partir de ahora, puesto que en la mayoría de sitios web donde leo sobre enfermedades indican que casi todas empiezan a manifestarse a partir de los 50… En fin, que el otro día viendo la serie El método Kominsky, me di cuenta que creo que a mi me pasa como al protagonista, que no puede parar de orinar todo el rato porque tiene cáncer de próstata. A él lo interpreta Michael Douglas, que tiene 80 años, creo, pero me preocupa saber si a mi edad, también se puede tener cáncer de próstata".

Antes que nada, proponerle a Rafael que si cree que padece el tipo de incontinencia que se relata en la serie –por cierto, Douglas tiene 74 y no 80–, no se prive de acudir al urólogo cuando antes para que le realice las pruebas pertinentes, ya que un cáncer de próstata no es cosa de broma, y menos a edades tan tempranas. Por otro lado, aunque la visita al urólogo es inexcusable, podemos tranquilizarle parcialmente puesto que al inicio de los 50 el riesgo de cáncer de próstata es bastante bajo, si bien aumenta rápidamente a medida que se cumplen años y nos acercamos a los 65, de modo que, según la American Cancer Society, seis de cada diez casos se detectan alrededor de esta edad.

En cambio, a sus años es mucho más probable que padezca la enfermedad conocida como hiperplasia benigna de próstata y que, en efecto, comienza a afectar a los hombres a partir de la cincuentena y termina alcanzando a la mitad de ellos a lo largo de sus vidas. Y si bien no se trata de una afección grave, sí puede llegar a ser bastante incómoda y restar sensiblemente grados de calidad de vida, tanto física como emocional, puesto que uno de sus síntomas más evidentes es la sensación permanente de necesitar ir al baño a orinar, pero luego expulsar apenas unas gotas, especialmente por la noche, lo que se conoce como nocturia.

En esencia la hiperplasia benigna de próstata consiste en una inflamación de la próstata con el resultado de un crecimiento excesivo no cancerígeno. Es bastante común que se dé con la edad y no tiene por qué tener consecuencias molestas si no llega a comprimir el conducto urinario o uretra, pero sí lo hace de manera obstructiva sí se puede considerar necesaria una intervención.

¿Cómo detecto que mi próstata está inflamada?

Como hemos apuntado, este crecimiento excesivo no suele empezar antes de los 50 años, pero a partir de esta edad se hace bastante frecuente. Para detectar una hiperplasia benigna de próstata deberemos fijarnos en la calidad de nuestra micción, es decir en si orinamos cómodamente o no. Los hombres con obstrucción de la uretra debido a la hiperplasia suelen sentir continuamente que necesitan ir al baño, pero cuando intentan orinar, les cuesta o apenas expulsan unas gotas o nada. Ello se debe a que la presión de la próstata sobre la uretra crea una falsa sensación en la vejiga de que está llena cuando no lo está.

Además, el esfuerzo que nos veremos obligados a realizar cuando queramos orinar porque la vejiga esté de verdad llena, será muy superior al que hacíamos antes de que padeciéramos la inflamación obstructiva, como si el conducto urinario se hubiera hecho más pequeño. Incluso a veces los hombres afectados no consiguen expulsar de una vez toda la orina y tienen que hacerlo en dos o tres veces. A este hecho se le llama "micción intermitente" y nos deja una perpetua sensación de no habernos vaciado del todo.

Como ya hemos comentado, estos síntomas suelen acentuarse por la noche, cuando la sensación ficticia y continua de necesitar orinar puede acentuarse, de modo que nos pasemos la velada levantándonos para finalmente no expulsar nada. También puede suceder que por problemas de control de la vejiga, tengamos pérdidas de orina nocturna al estar demasiado llena la vejiga. Un síntoma adicional es registrar un aumento de las infecciones de orina, cuando normalmente son infrecuentes, e incluso la presencia de sangre en la orina. 

Foto: Eduardo García Cruz

Foto: Eduardo García Cruz

¿Se puede solucionar la hiperplasia benigna de próstata?

Existen cuatro técnicas principales para solucionar este problema, y las cuatro son poco agresivas, aunque las más antiguas son más invasivas que la más moderna. La intervención más antigua e invasiva es la llamada resección transuretral, que consiste en introducir por la uretra un aparato llamado resectoscopio para que extirpe mecánicamente las partes hipertrofiadas de la próstata que comprimen la uretra.

Es una operación segura pero que presenta una recuperación más lenta dado que la cicatrización es lenta y presenta peligros de hemorragias postoperatorias. El paciente sale del hospital a los dos o tres días tras la operación y debe guardar reposo en su casa de cuatro a seis semanas antes de hacer vida normal.

El láser es una operación mucho menos invasiva y traumática, ya que se basa en un aparato que emite rayos termo-lumínicos sobre las zonas de la próstata hipertrofiadas. Estos rayos vaporizan por calor la zona y a la vez sellan los capilares cortados para que no se produzcan hemorragias.Tiene un tiempo de recuperación de unas pocas horas y después de uno o dos días de reposo en casa, para pasar luego a hacer vida normal.

Un tercer método, que requiere de condiciones especiales para poder aplicarse –como que la próstata pese menos de 50 gramos–, es el urolift, que no interviene sobre la próstata hipertrofiada sino sobre la uretra, alrededor de la cual se colocan unos implantes que la liberan de la presión. Es una operación que solo requiere anestesia local y que se realiza en veinte minutos. Tras ella el paciente puede abandonar la clínica y hacer vida normal, no necesitando interrumpir su actividad sexual ni requiriendo de reposo adicional.

Finalmente, una cuarta estrategia para tratar la hiperplasia benigna de próstata es la llamada "embolización de la arteria prostática". Para ello se introduce un tubo fino de plástico por la arteria femoral y se lo hace llegar a la arteria prostática. Una vez allí, inyectamos unas partículas taponadoras que frenan el flujo sanguíneo hacia la próstata, lo cual provoca que esta reduzca su tamaño por falta de irrigación. Esta intervención se realiza en menos de dos horas, con anestesia local y sin ingreso. El paciente puede abandonar el hospital, irse a casa y hacer vida normal desde el día siguiente.

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha