eldiario.es

9

ConsumoClaro ConsumoClaro

Estos son los nueve objetos más guarros de tu casa (y algunos van a tu boca)

La higiene en el hogar y en la vida cotidiana es fundamental para proteger la salud de la presencia de microbios dañinos y, por tanto, reducir los riesgos de enfermedades infecciosas

23 Comentarios

Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

La mayoría de las personas suelen estar confundidas sobre la relación entre la suciedad, los gérmenes, la limpieza y la higiene. Según una encuesta de la Royal Society for Public Health (RSPH), si bien la higiene está bien entendida, la periodicidad y los lugares más críticos no lo están tanto. De acuerdo con la investigación, el 23% de las personas encuestadas piensa que los niños deben estar expuestos a gérmenes para desarrollar su sistema inmunológico. Sin embargo, los expertos admiten que se trata de una "creencia parcialmente errónea" que podría conducir a la exposición a algunas infecciones peligrosas.

Cuando hablamos de gérmenes nos referimos a esos organismos diminutos que están en todas partes e incluyen varias especies de bacterias y virus. Pueden acumularse fácilmente, pero pueden eliminarse. Para los expertos, es importante concentrarse en la limpieza de zonas específicas de la casa en momentos concretos. Es lo que denominan higiene específica.

Los 'dirty nine': las cosas que más higiene requieren

No todas las habitaciones de la casa son iguales cuando se habla de suciedad (o limpieza). Algunas zonas suelen estar más contaminadas que otras. A menudo solemos tener ideas equivocadas sobre dónde suele encontrarse la mayor concentración de gérmenes en casa. Una de ellos es pensar que el baño es el lugar más sucio de la casa cuando, en realidad, la cocina es la que tiene mayor cantidad de gérmenes.

El estudio Lugares más sucios del hogar, realizado por la Fundación Nacional de Sanidad (NSF), detectó bacterias coliformes (en las que se incluyen Salmonella sp. y E.coli) en:

  1. Más del 75% de las esponjas y estropajos de cocina: son un buen lugar para las bacterias porque están mojadas y en contacto con restos de alimentos. Las altas temperaturas matan Salmonella y E.coli que se esconden dentro, por lo que algunos sugieren que ponerlas en el microondas puede ser eficaz para eliminarlas.
  2. En un 45% de los fregaderos de cocina: se considera que estos albergan más bacterias fecales que la taza del inodoro porque, si bien suele desinfectarse con regularidad un inodoro, no se hace lo mismo con los fregaderos, en contacto continuo con restos de alimentos y agua.
  3. En un 32% de las encimeras de la cocina, donde se manipulan alimentos.
  4. En un 18% de las tablas de cortar: en ellas suele manipularse carne cruda y otros productos frescos, que pueden transportar E.coli y Salmonella. Es aconsejable lavarlas después de cada uso con jabón y agua caliente.
  5. Las cafeteras son los depósitos oscuros y húmedos perfectos para la proliferación de microorganismos. El 50% de los reservorios analizados tenían moho y levadura y el 9% bacterias coliformes.

Otras zonas también contaminadas con bacterias coliformes son:

  1. Los cepillos de dientes y los vasos donde se guardan: un cepillo de dientes puede albergar hasta cinco gérmenes, incluido el virus de la gripe, según un estudio de la Universidad de Arkansas, que asegura que puede haber "hasta 1,2 millones de bacterias" estafilocócicas, E.coli, hongos de la levadura y virus del estreptococos. Sin embargo, aseguran los expertos, es poco probable que el cepillo nos enferme. El problema radica en cómo y dónde se almacenan los cepillos. Normalmente están en el baño, en vasos que se sitúan cerca del inodoro. Los expertos asocian la contaminación con la proximidad de los vasos al inodoro tras haber detectado bacterias intestinales e incluso gérmenes fecales. Para reducir la contaminación, los expertos aconsejan lavarse las manos antes y después del cepillado; cambiarlo cada tres meses o después de haber estado enfermo; alternar dos cepillos para asegurarnos que lo usamos completamente seco; guardarlo lejos del inodoro o enjuagarlo bien con agua caliente después de usar.
  2. Los grifos del baño, bañeras y gomas de las lavadoras: en estas zonas suele aparecer biofilm, una capa transparente formada a partir de la acumulación de distintas bacterias con un alto poder contaminante.
  3. Juguetes y recipientes de comida para mascotas: el estudio de NSF detectó que el 23% de los juguetes para mascotas albergan estafilococos potencialmente peligrosos, el porcentaje más alto de todos los artículos del hogar estudiados. Las levaduras y los hongos están presentes en el 55% de los juguetes.
  4. Ordenadores y mandos a distancia: el mando a distancia es un objeto que suele manipularse de forma habitual, incluso por más de una persona, a menudo con las manos sucias e incluso cuando estamos enfermos.

¿Cómo se propagan los gérmenes?

En general, los ambientes cálidos y húmedos tienden a ser un caldo de cultivo para los gérmenes, que se propagan de tres maneras: de persona a persona, de persona a superficie y de superficie a persona. Uno de los aspectos que influye en la forma en la que se propagan es el tipo de superficie. Las bacterias y el moho, por ejemplo, prefieren los ambientes cálidos y húmedos, como los estropajos y los depósitos de café. Las superficies lisas y frías, en cambio, tienen menos gérmenes.

Los hábitos de vida también desempeñan un papel importante en la propagación de las bacterias. Si preparamos los alimentos en una tabla para cortar y no la lavamos después puede llevar a las bacterias a propagarse rápidamente. Debe tenerse en cuenta que los gérmenes pueden permanecer en la madera húmeda y luego crecer en ella. Lavarse las manos y una limpieza regular de la casa son dos de las mejores maneras de prevenir el contagio.

Por otro lado, no es lo mismo limpiar que desinfectar y a menudo se usan, de forma errónea, estos términos para hablar de lo mismo. Limpieza hace referencia a la eliminación de suciedad, de residuos o materiales no deseados. En cambio, la higiene se centra en la prevención de enfermedades a través de eliminar microorganismos que pueden causar enfermedades.

Es importante tener en cuenta que lo que se ve limpio no tiene por qué ser higiénico. Al eliminar físicamente la suciedad, la zona se ve limpia; pero puede albergar una gran cantidad de microbios invisibles que pueden ser perjudiciales para nuestra salud. Por tanto, para hacerlo higiénico, tendremos que desinfectar.

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha