Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Carmen Maura: “Soy exageradamente optimista”

La actriz Carmen Maura.

EFE

A sus 74 años, Carmen Maura sigue buscando historias que le lleguen al corazón, como la que cuenta la mexicana "Cuernavaca”, un filme íntimo y trágico en donde la esperanza se va abriendo paso, una noción con la que la actriz española conectó ya que, según reconoce a Efe, se considera “exageradamente optimista”.

“Soy exageradamente optimista. El sentido del humor me ha ayudado muchísimo en la vida. He hecho tanta comedia que ya tengo ese chip que me hace ver gracias por todas partes”, reconoce la madrileña. “Soy así por naturaleza. No puedo estar deprimida más de 24 horas. Un mal rollo nunca me ha durado. Además, hay demasiadas cosas terribles alrededor como para, encima, ser pesimista”, sostiene.

“Cuernavaca”, dirigida y escrita por Alejandro Andrade y de estreno el viernes, cuenta cómo el mundo de un niño cambia por completo cuando su madre resulta gravemente herida en un atraco. Sin nadie que lo cuide, debe viajar a Cuernavaca a la casa de su abuela paterna, donde espera noticias de su madre, que se debate entre la vida y la muerte, mientras aprende a abrirse camino por sí mismo.

Durante ese aprendizaje, tendrá que asumir el rechazo de su abuela e iniciar nuevas y peligrosas amistades, al tiempo que trata de encontrar a su padre.

“El guion es muy bonito. Mi papel es bastante duro, pero no me echa para atrás. Al principio puede parecer un poco mala, pero luego la entiendes perfectamente. Aunque sea mala, la defiendo y la entiendo”, concede Maura, quien señala que le encanta trabajar en Latinoamérica por lo “bonito y variado” que es.

“Puedes hablar tu idioma y encuentras historias con una magia especial”, señala.

Andrade, por su parte, recuerda que buscaba para el papel a una actriz española “de una edad determinada y que fuera muy buena”, por lo que las posibilidades se reducían mucho. Fue la directora de casting, Mariam Grande, quien le recomendó a Maura, aunque el cineasta pensaba en ella como una intérprete más ligada a la comedia por sus trabajos con Pedro Almodóvar o Álex de la Iglesia.

“Este es un personaje nada cómico o alegre; de hecho, es bastante sombrío. Pero Mariam me dio varias películas suyas que yo desconocía y vi que tenía unos registros enormes. Le mandé el guion, le gustó, nos vimos en París, hablamos de nuestras vidas y lo tuve claro”, señala el realizador, que deja recaer gran parte del peso dramático de la historia sobre los hombros de Emilio Puente, escogido en un casting entre 300 niños.

“Es todo un descubrimiento”, admite el cineasta, quien quiere volver a trabajar con él en próximos proyectos. “Es un actor nato”, agrega Maura sobre su compañero, que llegó al rodaje sin ningún tipo de experiencia previa, al igual que otros nombres que aparecen en la historia para darle una mayor naturalidad a la trama.

Eso provocó algunos momentos de tensión, según la ganadora de cuatro premios Goya, un César, un Donostia y un galardón de Cannes.

“Al principio Alejandro no me dejaba que estuviera con los niños y es algo que me ponía muy nerviosa. Un día me planté y dije que ya ensayaba yo con ellos. Me tenía un poco de miedo por si me metía donde no me llamaban. He trabajado mucho con niños y se me dan muy bien. Algún roce tuvimos, pero se pasó. Cuando hago una película, hago la película que quiere el director”, comenta.

A Maura le encanta trabajar con cineastas noveles. De hecho, reconoce que no le importa aparecer en cortometrajes de estudiantes, aunque le tienen que gustar “muchísimo”.

“Los famosos también pueden hacer películas malas. Cuando trabajas con ellos y no son bonitas al final es peor porque las ven hasta en la Conchinchina”, dice entre risas. “Si salen mal, es culpa del director. Y si salen bien, todos dicen siempre que los actores están fenomenal. Por eso siempre he sentido debilidad por las óperas primas”, señala.

En cualquier caso, Maura considera que se sigue “divirtiendo igual” y que le “encanta” que la interpretación le siga pareciendo “un juego”.

“Desde que empecé, todo lo que me ha ido pasando me ha parecido más de lo que yo esperaba. Me lo pasaba genial, me divertía y se me daba bien sin demasiado esfuerzo. Eso sigue igual”, finaliza.

Antonio Martín Guirado

Etiquetas
Publicado el
2 de octubre de 2019 - 16:28 h

Descubre nuestras apps

stats