eldiario.es

9

La nueva cosecha de series españolas

Michelle Jenner, en la última temporada de 'Isabel'

La temporada de series españolas se presenta muy interesante. Los primeros estrenos en tomar posiciones, mostrando imágenes, parecen que se despegan de la fórmula del costumbrismo para abordar enfoques nuevos, más acordes con las tendencias que triunfan en el panorama internacional y que tanto han hecho por la efervescencia de ideas que ahora mismo se puede encontrar en la ficción televisiva.

Algunos de estos estrenos y las nuevas temporadas de series veteranas están teniendo estos días su primera toma con el público en el Festival de Televisión de Vitoria (FesTval).  Otras como Isabel y Víctor Ros ya están disponibles en Movistar TV, antes de su estreno en La 1 de TVE.  Isabel  afronta su última temporada, llena de problemas políticos y familiares para los Reyes Católicos, y la debutante Víctor Ros es una serie de época situada a comienzos del siglo XX que sirve en formato de miniserie una historia policial basada en las novelas de Jerónimo Tristante.

Seguir leyendo »

Los superhéroes son los nuevos zombis

El gran héroe americano o como no sacarse 'Believe it or not' de la cabeza

No son unos desconocidos en el medio, más bien son padres fundadores, pero los superhéroes se están convirtiendo en el nuevo objeto de deseo de las cadenas estadounidenses.  Después de que los zombis, vampiros y demás criaturas mágicas o de ultratumba hayan disfrutado de unas cuantas temporadas como TT, los superhéroes quieren inaugurar una nueva era dorada apuntando directamente hacia el público más entregado a su causa en las redes sociales.

Dentro del gremio de superhéroes también hay clases y los que mandan ahora mismo son las adaptaciones de sagas comiqueras, al igual que está pasando en el cine más taquillero que llega procedente de Hollywood. Algo que en televisión ha beneficiado a unos personajes que tras varios intentos fallidos (Wonder Woman, The Cape, la debacle de Heroes en sus últimas temporadas) han conseguido que las series que protagonizan sean algunas de las más esperadas de la nueva temporada televisiva que arranca en unas semanas.

Seguir leyendo »

El final perfecto: ¿leyenda urbana o realidad?

La última de cena de familia Soprano

Hace casi un año los fans de Breaking Bad estaban impacientes, y muchos de ellos preocupados, por el último capítulo de Walter White y compañía. Después de cinco temporadas, grandes momentos televisivos y una historia que había crecido exponencialmente en audiencia y repercusión, la serie se enfrentaba a su último desafío, al más difícil de todos, ese que para otras buenas series se había convertido en una pequeña, para algunas una gran mancha, en su expediente.   

¿Lo consiguió Breaking Bad? Cuando terminó la emisión de Felina las opiniones  a favor fueron casi unánimes, la semana pasada los Emmy rubricaron en forma de premios su entrada en el olimpo televisivo y la falta de debates sobre si podría haber terminado de otra manera garantizan que Vince Gilligan podrá afrontar su siguiente proyecto de un modo más tranquilo a como lo tienen que hacer su mayoría de colegas.

Seguir leyendo »

Cómo sobrevivir al éxito y no estrellarse en el intento

Imagen promocional de 'The Leftovers'

El 'síndrome Skywalker' no solo es aplicable a esos actores que tras convivir muchos capítulos y temporadas con un personaje son incapaces de desprenderse de su sombra en trabajos posteriores.  Algo a lo que, por ejemplo, han sabido sacarle mucho partido los responsables deEpisodes, una comedia que ironiza sobre las miserias de la industria televisiva a través de dos guionistas británicos que se van a Hollywood a hacer el remake de su serie de más éxito y de Matt LeBlanc haciendo una parodia de sí mismo y de su carrera tras Friends.  

Este encasillamiento también afecta a los creadores.  Si no que se lo pregunten a Damon Lindelof, que lo lleva sufriendo desde el final de Perdidos.  En realidad es una polémica que nunca se apagado y se reaviva a la mínima, como ha pasado este verano con el estreno de The Leftovers (en Movistar TV en Canal + 1, a partir de 4 de septiembre). Lindelof ejerce de showrunner y coguionista con Tom Perrotta, autor de la novela que sirve de inspiración, en una serie de tintes sobrenaturales que solo por tener a Lindelof en los títulos de crédito dividió a gran parte de su  audiencia potencial muchos meses antes de su estreno.

Cuando empezó a emitirse, comenzaron las comparaciones entre ambas series sin importar que en realidad tengan muy poco que ver. The Leftovers se centra en las consecuencias de la desaparición repentina del 2% de la población. Más que investigar las causas de este extraño acontecimiento, los protagonistas de la historia son las personas que se quedaron, sin saber cómo lidiar con el dolor de la pérdida y la incertidumbre por el destino de sus seres queridos.  Por su estilo narrativo y visual, también por la poca empatía que puede despertar alguno de los protagonistas, The Leftovers no pasaría desapercibida aunque Damon Lindelof no estuviera al frente del proyecto. De momento tiene asegurada la segunda temporada y la curiosidad de un gran número de espectadores desconcertados por su desarrollo.

Seguir leyendo »

'Breaking Bad' puede con todos en los Emmy

Las caras de la victoria de 'Breaking Bad'

Hasta la llegada de las categorías de drama, la quiniela de los Emmy se le había atragantado a más de uno. Los premios más importantes de la televisión estadounidense llevan años mostrándose innovadores en las nominaciones para luego premiar a los de siempre en comedia e intentar compensarlo repartiendo justicia en las categorías de drama. A pesar de la irrupción de Orange is the New Black o la consolidación de Veep y Louie (a partir de septiembre en Canal +1), el humor que sigue gustando a los académicos estadounidenses es el que practica Modern Family (en Movistar Tv en Fox), quinto Emmy consecutivo como mejor comedia, y The Big Bang Theory (TNT). Las mayores sorpresas se han dado en las categorías de miniserie donde, menos en el premio de mejor producción, Sherlock (TNT) le ha ganado la partida a Fargo.

Después de ver lo que ha sucedido en drama, HBO se estará arrepintiendo de no haber enviado a True Detective (en Movistar TV en Canal +) a competir como miniserie, es una serie antológica, porque Breaking Bad ha hecho valer su calidad y el último año que competía en los premios al conseguir los Emmy de mejor guion (por el capítulo Ozymandias), mejor secundaria (segundo premio consecutivo para Anna Gunn), mejor secundario (tercero para Aaron Paul) y mejor protagonista (cuarto para Bryan Cranston). True Detective, una gran sensación desde su estreno y ahora mismo alimentando el hype de su segunda temporada con una ola de rumores, ha tenido que conformarse con el Emmy de mejor dirección para el capítulo The Secret fate of all Life, el del famoso plano secuencia.

Premios al margen, una gala de los Emmy siempre deja momentos, buenos, malos y regulares, que seguirán dando que hablar hasta el arranque de la nueva temporada televisiva de otoño.  Desde el desfile de estrellas por la alfombra roja, que alimentará ránkings de todo tipo, hasta los alivios cómicos que ayudan a sobrellevar una gala que otra vez se ha ido por encima de las tres horas de duración.

Monólogo de apertura. Seth Meyers, el anfitrión de este año, debutaba en una gala de esta envergadura avalado por su ascenso del Saturday Night Live a un late show de la cadena NBC. Curtido como monologuista, ha prescindido del número musical y ha optado por un discurso mordaz, al estilo Ricky Gervais, pero de formas suaves. Eso sí, las pullas no se las ha ahorrado y ha contado con ayuda desde el patio de butacas.  "A los Emmys lo han movido a un lunes de agosto, eso solo puede significar peligro de cancelación inminente", un spoiler sobre HIMYM que mejor no reproducir para los que no hayan visto el final… El monólogo al completo.

Su labor como presentador se ido diluyendo a lo largo de la gala. Muy bueno su recorrido callejero con Billy Eichner preguntando a la gente qué sabían sobre los Emmy pero hacia el final de la ceremonia se convirtió solo en una presencia testimonial.

Seguir leyendo »

Doctor ¿Who?

Peter Capaldi, el nuevo portagonista de 'Doctor Who'

Después de los fastos del 50 aniversario y un nuevo relevo en el papel protagonista, Doctor Who inaugura etapa: es una institución cultural en Reino Unido pero la serie más famosa de la BBC quiere seguir aumentando su leyenda. El encargado será Peter Capaldi, el decimotercer actor en pilotar la TARDIS por el tiempo y el espacio.

[Manual de instrucciones para principiantes.Doctor Who (en Movistar TV en el canal SyFy) es una de las ficciones televisivas más longevas y también es una de esas series dotadas de un universo propio casi inabarcable. Pero a pesar de su medio siglo de historia, no es imposible subirse a ella en marcha. Así que si eres de esos espectadores que has oído hablar de ella pero nunca has visto un capítulo o estás acostumbrado a que muchas de tus series habituales (de Los Simpson a The Big Bang Theory) le rindan homenajes, ahí van algunas claves para engancharte a ella. Aunque no lo parezca, es posible y puede ser una experiencia única.

Su protagonista es un alienígena, un Señor del Tiempo, que a estas alturas ya ha cumplido 2.000 años y tiene el poder de regenerarse. Esto ha permitido a la serie alargarse en el tiempo y que 12 actores (13 si contamos a John Hurt) hayan interpretado a un protagonista que cambia de aspecto y personalidad en cada nueva reencarnación. El Doctor viaja por el tiempo y el espacio a bordo de la TARDIS (Time And Relative Dimensions In Space), armado con un destornillador sónico y casi siempre con compañía humana.

La serie se divide dos etapas que se pueden ver de forma independiente. La clásica corresponde a las aventuras de los siete primeros Doctores y la moderna comenzó en 2005, suma 8 temporadas (más varios especiales) y ha visto pasar ya a tres Doctores. En estas dos etapas hay capítulos (autoconclusivos) que sirven como primera toma de contacto: aquí se pueden consultar los de la etapa clásica y en este enlace los capítulos de la moderna. También son interesantes estos 50 datos sobre el Doctor.]

Después de muchos años intentándolo, Doctor Who, bajo la batuta de Steven Moffat (Sherlock), ha conseguido ser popular en EE UU y la expectación por la era Capaldi no ha dejado de crecer desde que se anunció su fichaje. BBC ha sabido como alimentar el fenómeno y se está empleando a fondo en la promoción. Tour mundial de presentación de los nuevos capítulos, estreno en cines de todo el mundo (también en España) del que abre la primera octava temporada y una cantidad inusitada, por la fama anti-spoiler de Moffat, de información sobre lo que se encontrarán los fans en las nuevas entregas.

Peter Calpadi. No entró hasta última hora en la quinielas sobre quién sería el duodécimo Doctor y ha conseguido pasar de ser un fan confeso de la serie a protagonizarla. Releva al actor más joven en asumir el papel protagonista (Matt Smith, 26 años) y se convierte en el segundo de más edad (56 años) en hacerlo después de William Hartnell (primer Doctor). Como ha pasado otras veces, ya había salido en la serie (como actor invitado en Los fuegos de Pompeya) y, en su caso, también en el spin-off Torchwood.

Perfil del duodécimo doctor. Por lo que se espera de Capaldi y la nueva reinvención del universo de la serie, el nuevo Doctor será más oscuro, menos desenfadado que sus antecesores y mucho menos humano. Una dirección interesante que está levantando gran expectación.

Seguir leyendo »

El manual de los maestros del sexo

Los protagonistas de 'Masters of Sex'

Masters of sex ha pasado de ser una de las revelaciones del 2013 (cuando se emitió en otoño) a convertirse en uno de los platos fuertes de la temporada de verano de 2014. Sea por aprovechar el tirón de los Emmy, en los que ha sumado cuatro nominaciones, o por huir de la incógnita que supone la cuarta temporada de Homeland, su compañera de parrilla el año pasado en la cadena estadounidense Showtime, Masters of sex adelantó unos meses su regreso para afrontar el reto que siempre acompaña a la segunda temporada una serie, el de la confirmación de que la primera entrega no fue solo un espejismo.

Masters of sex se encuadra en la tendencia 'serie de época' que recorre últimamente la ficción estadounidense. La inauguró Mad Men con su mirada nada nostálgica a la década de los 60, "la década que transformó Estados Unidos"en palabras de su creador Matthew Weiner, favoreció a la fiebre por Downton Abbey y últimamente ha propiciado los estrenos de Manhattan, centrada en el grupo de científicos que desarrollaron la bomba atómica en la década de los 40, o Halt and Catch Fire, sobre los inicios del ordenador portátil en los 80. Por proximidad histórica Masters of sex no ha podido evitar las comparaciones con Mad Men pero en su caso hay descartar el calificativo de 'odiosas'. Estas son algunas de las claves para mantener a Masters of sex (en Movistar TV en Canal + 1) en la lista de imprescindibles.

Una historia real reinventada. La serie es una adaptación de la biografía escrita por Thomas Maier sobre la vida y las investigaciones de Wiliam H. Masters y Virginia Johnson, un ginecólogo y una psicóloga que con sus estudios a finales de los 50 (con métodos poco ortodoxos para la época) sentaron la bases de la revolución sexual que llegaría a Estados Unidos en los años 60. El espectador impaciente puede ir directamente al libro y saber por adelantado como acabó la historia, pero se estaría perdiendo el modo en el que los guionistas la han trasladado a la televisión. Los hechos son reales pero es inevitable asumir que cosas que se cuentan en Masters of sex son pura ficción.

Seguir leyendo »

Cuando la parodia resulta ser la mejor promoción

Christina Hendricks, en la parodia de 'Mad Men' de Funny or Die

A las series también se les puede aplicar eso de que hasta que no te imiten o te hagan una parodia no te puedes considerar famoso. En el caso de la ficción televisiva este síntoma de triunfo es también una herramienta de promoción eficaz y que sale prácticamente gratis. Por supuesto que los fans son el colectivo más entregado y muchas veces el más imaginativo con los vídeos, gifs o memes que lanzan en las redes sociales pero también hay grupos más profesionales, por decirlo así, que saben cómo manejar la repercusión mediática.

Uno de ellos es Jimmy Fallon y su programa The Tonight Show de la cadena NBC. Gracias a la complicidad de su audiencia, guiones ocurrentes, caracterizaciones muy conseguidas y el apoyo de los propios parodiados, sus particulares versiones de Juego de Tronos o Breaking Bad siguen acumulando visitas en la web de su programa y en YouTube.  Una de las más célebres es la colección de cortos basados en Downton Abbey, una serie con una legión de seguidores en EE UU y varias nominaciones a los Emmy, que en The Tonight Show se transformó en Downton Sixbey.

 

La última en unirse al club es House of Cards, transformada en House of Cue Cards con Jimmy Fallon como Frank Underwood y Ellen Barkin en el papel de Claire Underwood.



Una de las webs más famosas por la originalidad de sus parodias es Funny or Die. Hace unos días sus responsables volvieron a dar en el clavo con un vídeo protagonizado por Christina Hendricks, que jugaba con la idea de qué pasaría si su personaje en Mad Men hiciera un viaje en el tiempo hasta una oficina actual.

Seguir leyendo »

Series para ver y leer

Hank, con lectura muy interesante en 'Breaking Bad'

Más que nunca la literatura está sirviendo de inspiración para las series de televisión. Algunas musas son sagas con millones de fans que llevaban años esperando su salto a la gran o pequeña pantalla, otras son novelas que primero se pasearon por el cine y luego se han beneficiado de una reinvención televisiva y las hay que han despertado el interés de lectores potenciales al ser transformadas en ficciones audiovisuales. Dejando a un lado el debate entre lectores de los libros y fans de las series, que centraba el post anterior, hoy es turno de repasar lecturas que complementan la experiencia de ver una serie de televisión y algunas novelas que han sido adaptadas recientemente.

Libros que inspiran series

Entre todas las que se emiten actualmente, se merece encabezar esta lista Orange is the new black porque nació de un libro y porque ha servido para promocionar otros libros que nada tienen que ver con ella. La historia de Piper Chapman está basada en el relato autobiográfico de Piper Kerman Orange is the New Black: Crónica de mi año en una prisión federal de mujeres (Editorial Ariel) y sus compañeras de prisión son unas grandes aficionadas a la lectura. En las dos temporadas emitidas se han hecho referencias a las obras de Shakespeare, Pablo Neruda  o Richard Frost y por la pantalla han desfilado ejemplares de Bajo la misma estrella, Cincuenta sombras de Grey, Criadas y señoras y Perdida, todas ellas convertidas ahora en películas, pero también de la saga de Harry Potter, Orgullo y prejuicio, Los miserables o El umbral de la noche de Stephen King. Esta afición de las protagonistas recuerda mucho al amor que tenía Sawyer por sus libros en Perdidos.



Las siguientes de la lista, por actualidad, son The Leftovers (Colmena Ediciones), la novela que su autor Tom Perrotta ha llevado junto a Damon Lindelof a HBO (a partir de septiembre en Movistar TV en Canal + 1), Resurrection (Editorial Planeta), el best-seller de Jason Mott que se convirtió en una de las series revelación de la pasada midseason (AXN), y la novela en la que se basa Los 100 (Syfy), editada por Alfaguara. Las siguientes serán Outlander, una saga que en España se ha publicado bajo el título de Forastera (Salamandra), Constantine, basada en los cómics de Hellblazer de DC Comics, y quizás la más esperada, la sexta novela de Canción de Hielo y Fuego (Ediciones Gigamesh). Todavía no hay fecha de lanzamiento para Vientos de invierno pero George R.R. Martin ya ha anunciado que no participará como guionista en la quinta temporada de Juego de Tronos para poder centrarse en ella.

En los próximos meses también llegarán American Gods (Roca Editorial), la novela de Neil Gaiman que se convertirá en serie en la cadena Starz después de haber sido descartada por HBO, la adaptación de Preacher en la que trabaja la cadena AMC o la serie que prepara Guillermo del Toro basada en el cómic Monster, del dibujante japonés Naoki Urasawa, para HBO.

Libros sobre series

La experiencia que es capaz de crear una serie no se limita a su simple visionado. Los libros sobre la industria televisiva, sobre sus creadores o de aquellos autores que apuestan por analizarlas desde otra perspectiva también están viviendo un buen momento. Una de las obras más destacadas de los últimos meses es Hombres fuera de serie (Editorial Ariel). Su autor es Brett Martin y analiza varias series a través de sus creadores: David Chase- Los Sorpano, David Simon- The Wire, David Milch- Deadwood, Alan Ball- A dos metros bajo tierra, Mathew Weiner- Mad Men o Vince Gilligan- Breaking Bad... Es muy interesante, está muy bien documentando y si a alguno le apetece seguir haciendo un repaso por las series estadounidenses más importantes de los últimos años, puede acudir también al libro Revolution was televised del crítico estadounidense Alan Sepinwall (por ahora solo disponible en inglés) o al repaso que hace Jorge Carrión en Teleshakespeare (errata naturae)

Seguir leyendo »

Lectores de los libros vs. fans de la serie

Uno de los protagonistas más enigmáticos de 'Juego de Tronos'

La moda de adaptar novelas a series de televisión ha echado gasolina a los debates entre los lectores de los libros y los fans que solo conocen la obra audiovisual. ¿Es mejor la ficción literaria o la ficción televisiva? En el cine están acostumbrados al debate, en televisión los fans de The Walking Dead (Fox) también. La serie de AMC se basa en los cómics de Robert Kirkman, productor y guionista de la serie, y desde sus inicios ha metido cambios bastante significativos. En algunos casos muy aplaudidos, Daryl es un personaje completamente televisivo, y otros son omisiones que algunos fans literarios no han terminado de asimilar del todo.

Ahora mismo están emisión en EE UU dos adaptaciones muy esperadas por sus respectivos lectores: The Strain (basada en la trilogía de Guillermo del Toro y Chuck Hogan) y sobre todo Outlander, que aspira a repetir el fenómeno literario que ha conseguido de Diana Gabaldon con la enfermera que viaja en el tiempo desde la década de los 40 hasta la Escocia del siglo XVIII.

Es una discusión que nunca tendrá solución porque hay que tener presente que estamos hablando de dos modos de narración distintos. Hannibal (AXN) es el mejor ejemplo de inspiración, que no adaptación, y Juego de Tronos fue bastante fiel a la obra literaria de George R.R. Martin en sus primeras entregas hasta que inevitablemente se ha ido aprovechando de las ventajas narrativas que le ofrece el lenguaje televisivo. En la cuarta temporada, la última emitida, los cambios ya eran evidentes y hasta los lectores más comprensivos se llevaron una sorpresa al no ser incluido uno de los momentos para impactantes de la tercera novela de Canción de Fuego y Hielo. Hasta algunos actores de la serie tercian en el debate a favor de los espectadores.

Precisamente el juego que da las distintas reacciones que provoca la serie en los que son solo espectadores y en los que han leído las novelas, ha dado pie a muchos de los vídeos, memes y parodias que circulan por las redes sociales y que han ayudado a cimentar el fenómeno Juego de Tronos (en Movistar TV en Canal + 1). Una de los casos más famosos  fue el de la Boda Roja y los vídeos que recogían las reacciones de los bandos y uno de los más graciosos, y de paso ilustrativos, es el sketch que ha hecho College Humor, una web famosa por este tipo de vídeos humorísticos, sobre lo bien que se lo pasan los lectores de las novelas a costa de los espectadores que sufren semana a semana con el destino de los personajes de la serie.

Seguir leyendo »