El festival de Almagro recupera a sor Juana Inés, la rebelde dramaturga que se hizo monja para poder pensar

Representación de sor Juana Inés en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro

Dramaturga, poeta y música, sor Juana Inés de la Cruz es una auténtica desconocida para los aficionados al teatro en España, a pesar de ser un auténtico símbolo cultural en México. Autora de comedias de enredo, autos sacramentales y loas, el festival de teatro clásico de Almagro (Ciudad Real) rescata la figura de esta religiosa polémica y rebelde que en el virreinato de la Nueva España del siglo XVII alcanzó un puesto destacado en la literatura.

México será el país invitado en la próxima edición del Festival de Teatro Clásico de Almagro

México será el país invitado en la próxima edición del Festival de Teatro Clásico de Almagro

Sor Juana (1651-1695) vertebra la programación de la edición de este año en Almagro, volcada en América y en el papel de las mujeres en el teatro como autoras, directoras de escena y actrices. Además, Adriana Ozores recibirá el jueves 4 de julio el premio Corral de Comedias.

"Debemos enorgullecernos del mestizaje que supuso esta religiosa mexicana que llegó a publicar sus obras en España en 1689, algo excepcional para la época y todavía más si se trataba de una mujer". Es lo que señala el director del festival de Almagro, Ignacio García, que está muy contento de poner el foco sobre aquella mujer de la que Octavio Paz dijo que "termina siendo, sin darse cuenta, una feminista que pide que haya mujeres que puedan enseñar a otras las ciencias terrestres como condición para que puedan acceder a las celestes".

De todos modos, tanto el Nobel mexicano como otros expertos han señalado que sor Juana "se hizo monja para poder pensar". Vinculada con las esferas de poder en México antes de tomar los hábitos, la escritora despreció la posibilidad del matrimonio y optó por ingresar en un convento donde pudo dedicarse al estudio y la literatura hasta que las autoridades eclesiásticas consideraron sus obras demasiado heterodoxas y obligaron a la monja a renunciar a las letras.

Autora de Los empeños de una casa o Amor es más laberinto, entre otras piezas, Almagro ofrecerá una integral de sor Juana Inés de la Cruz a partir de varios montajes. A juicio del catedrático de Historia del Teatro y director de escena Antoni Tordera, el festival servirá para ajustar un perfil que está muy desdibujado en torno a la monja escritora. "Sor Juana Inés de la Cruz", comenta Tordera, "resulta una figura controvertida donde se mezclan las fronteras entre lo amoroso y lo divino en una mujer que optó por la religión como un modus vivendi sin cargas familiares que le permitiera una libertad expresiva".

El docente añade que en el teatro de sor Juana "son muy importantes, por ejemplo, las loas, unas pequeñas piezas destinadas a elogiar a gente poderosa, o un festejo o una celebración religiosa. En cualquier caso, es una dramaturga que siempre suscitó mucho interés".

El homenaje de Almagro a sor Juana Inés de la Cruz, unido al que se tributa al también mexicano Juan Ruiz de Alarcón (1581-1639), autor de La verdad sospechosa, se enmarca en una más que notable presencia de México con 16 compañías invitadas al certamen manchego. "Queremos unir las dos orillas", comenta Ignacio García a eldiario.es, "a la hora de abordar el teatro del Siglo de Oro y derribar así un modelo eurocéntrico. Creo que nunca estuvo tan abierto el festival a la presencia latinoamericana ni a las experiencias mestizas".

La reivindicación del género olvidado

Los vientos de reivindicación de mujeres olvidadas han llegado, por tanto, a Almagro. En esta edición, celebrada entre el 4 y el 28 de julio, incluyen obras de 14 autoras mientras cerca de la mitad de las 144 representaciones estarán dirigidas por mujeres. El festival pretende subrayar también que, a diferencia del teatro isabelino inglés, en el Siglo de Oro español las mujeres ocuparon puestos sobresalientes tanto como autoras como en calidad de actrices.

A propósito de actrices, el festival concede su valioso premio Corral de Comedias a la trayectoria de Adriana Ozores (Madrid, 1959), una de las mejores y más versátiles intérpretes de nuestro país que comenzó su carrera en la Compañía Nacional de Teatro Clásico. Perteneciente a una familia de profesionales del espectáculo, Adriana Ozores ha compaginado el cine con las series de televisión y con el teatro durante décadas.

En cine ha participado en cerca de medio centenar de películas a las órdenes de directores como Gracia Querejeta, Gerardo Herrero o Imanol Uribe. Ganadora de numerosos premios, incluido un Goya, el festival de Almagro le concede su galardón, que le será entregado el jueves 4 de julio, por "su impecable trayectoria en el teatro, cine y televisión, en la que destaca su trabajo teatral y su vinculación al Siglo de Oro".

Decenas de miles de espectadores (alrededor de 50.000 el pasado año) suelen desfilar por las calles del precioso pueblo manchego de Almagro, un conjunto histórico-artístico, donde sus cerca de 9.000 habitantes se vuelcan en las actividades de un festival que celebra ahora su 42 edición. Para su responsable, no cabe duda de la necesidad del carácter público del mayor encuentro de teatro clásico en nuestro país que está financiado en su mayor parte por el Ministerio de Cultura, la Junta de Castilla-La Mancha y el Ayuntamiento.

"Por supuesto que proteger Almagro es una responsabilidad del Estado", explica Ignacio García, "al igual que el acueducto de Segovia o el lince ibérico. Hemos de pensar además que el teatro es hoy, más que nunca, un espacio de libertad y no sometido a la tiranía del capital". Continúa diciendo que "visitar el Prado o asistir a una función en Almagro, por unos pocos euros, representa un imprescindible servicio público. En un mundo donde ya casi nadie escucha, escuchar una representación teatral durante dos horas mejora al espectador".

Etiquetas
Publicado el
3 de julio de 2019 - 21:21 h

Descubre nuestras apps

stats