eldiario.es

9
Menú

El Gobierno de Camps gastó 7,7 millones en medios de comunicación 6 meses antes de la campaña que pagó la Gürtel

El PP autonómico, según Anticorrupción, destinó 1,2 millones de euros en negro a los comicios de 2007 y Rita Barberá otros 3 millones, según la Guardia Civil

Entre Ejecutivo valenciano y el partido sumaron casi 12 millones destinados a promoción en año electoral

- PUBLICIDAD -
Francisco Camps y Rita Barberá, en un acto de la campaña de 2007 que organizó las tramas Gürtel y Taula.

Francisco Camps y Rita Barberá, en un acto de la campaña de 2007 que organizó las tramas Gürtel y Taula. EFE

A pocas semanas de las elecciones del 25 mayo de 2007, el magnate del automovilismo Bernie Ecclestone viajó a Valencia para anunciar junto al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, que la ciudad iba a albergar un gran premio urbano de la Fórmula 1. La capital valenciana llevaba dos años preparándose para acoger en sus aguas la Copa América, que un mes después de de esos comicios municipales y autonómicos reunía a los mejores veleros del mundo cerca de las playas de la ciudad. Un año antes, había sido el propio Papa Benedicto XVI el que pusiera sus pies en la ciudad de Blasco Ibáñez.

El modelo político de las grandes obras y los grandes eventos, inaugurado por Eduardo Zaplana y posteriormente estirado hasta romperlo por Francisco Camps, dio una gran rentabilidad electoral al Partido Popular de la Comunitat Valenciana, con victorias aplastantes sobre sus rivales políticos que tiñeron de azul toda la geografía. Mientras en España el PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero gobernaba sin muchos apuros, el 90% de municipios valencianos estaban gobernados por el PP.

Pero no solo los grandes eventos y la política megalómana fueron los que hicieron convertir a Francisco Camps en el palleter (el valenciano que declaró la guerra a Napoleón y a quien el expresidente profesaba una gran devoción). Según las investigaciones llevadas a cabo por jueces, fiscales, Policía Nacional y Guardia Civil, el PP valenciano habría hecho trampas en esas elecciones al concurrir con financiación ilegal.

A través de la trama Gürtel con los pagos de los empresarios dispuso –que se haya reconocido en el juzgado– de 1,2 millones de euros para las autonómicas. El partido declaró al Tribunal de Cuentas unos 156.000 euros.

A esta cifra, que excedía con creces lo permitido por ley, habría que sumarle los tres millones de euros que, según la Guardia Civil, se habría invertido en la campaña de Rita Barberá a la alcaldía de Valencia. En este caso, fue la trama Taula la que canalizó este dinero presuntamente proveniente de empresarios, pero al parecer también de fundaciones públicas. En total 4,2 millones.

A este capital público –el de los grandes eventos– y de dinero fraudulento habría que sumar las ingentes cantidades de recursos que el Gobierno de Camps destinó a los medios de comunicación en el año de las elecciones de 2007. El libro El Secuestro de la Democracia (Akal, 2011), de los profesores José Antonio Piqueras, Francesc A. Martínez, Antonio Laguna y Antonio Alaminos, revela que meses antes de los comicios la Conselleria de Sanidad gastó más de dos millones "para informar a los ciudadanos de los servicios de las consellerias".

La Conselleria de Hacienda, por su parte, invirtió 1,7 millones de euros en sendas campañas de promoción institucional para el primer semestre de 2007. De la Conselleria de Eduación y a través de las campañas Creaescola se destinó a medios otro millón de euros, apuntan. 

Adjudicaciones del programa prensa escuela en marzo de 2007 a los periódicos valencianos (del libro "El Secuestro de la Democracia").

Adjudicaciones del programa prensa escuela en marzo de 2007 a los periódicos valencianos (del libro "El Secuestro de la Democracia").

A este riego de millones en anuncios de la administración hubo que sumar el suculento contrato del programa Prensa Escuela, un convenio del Ministerio de Educación para el fomento de la lectura de la prensa escrita, pero que administraba cada gobierno autonómico a su parecer. En marzo de 2007 (a dos meses de las elecciones) el Gobierno de Camps repartió tres millones de euros entre los periódicos de la Comunitat Valenciana.

Llama la atención, lo dicen también los propios autores del libro, que el reparto de dinero para los periódicos no fue acorde a la difusión la audiencia. Levante-EMV y El País eran los medios más leídos –también los más críticos con el Gobierno de Camps– pero no los que mayor dinero del programa recibieron. ABC, con mucha menor venta, superaba a ambos. El Mundo y Las Provincias consiguieron 450.000 euros cada uno.

En total, solo el semestre previo a las elecciones de 2007, el Gobierno de Camps más la campaña de Rita Barberá destinaron casi 12 millones de euros a la promoción de los políticos del PP. Y eso sin sumar el aparato de propaganda que supuso Canal 9.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha