La portada de mañana
Acceder
La negociación sobre la vivienda y la luz avivan la tensión en el Gobierno
Los datos no avalan el alarmismo por la variante Delta
Opinión - Las lágrimas de Garamendi, por Esther Palomera

Cientos de personas impiden la deportación de dos hombres indios en Escocia: "Son nuestros vecinos, dejadlos ir"

Uno de los dos hombres es liberado de la parte trasera de una furgoneta de las Fuerzas de Inmigración acompañado, en la calle Kenmure de Glasgow, que está rodeada de manifestantes.

Cientos de personas se congregaron este jueves en Glasgow (Escocia) tras conocer que dos hombres de nacionalidad india habían sido detenidos en una redada por las autoridades de inmigración británicas. La multitud ocupó la calle, rodeó la furgoneta donde se encontraban retenidos e impidió que esta se pudiera mover.

"Son nuestros vecinos. Dejadlos ir", gritaban. Y así fue. Tras horas de protestas, la policía abrió la puerta del furgón y los dos hombres quedaron en libertad.

Para impedir que se los llevaran, uno de los manifestantes llegó a colocarse debajo de la furgón policial. Estuvo así durante horas hasta que fueron liberados entre aplausos. En imágenes difundidas por las redes sociales se ve cómo los hombres saludan y dan las gracias a la multitud.

Según informa The Guardian, se cree que todo comenzó por la mañana temprano, cuando el personal del Servicio de Control de la Inmigración entró en una vivienda en Pollokshields (Glasgow) y detuvo a los dos hombres.

Al principio, algunas personas se posicionaron alrededor del vehículo pero fue llegando más gente y, al final, cientos de personas ocuparon la calle. Después de horas de protestas, la Policía escocesa comunicó que, "tras una adecuada evaluación de riesgos", había decidido liberar a los hombres.

Tras conocer lo sucedido, la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, acusó al Ministerio de Interior de actuar de manera "inaceptable" y de crear "una situación peligrosa".

"El Ministerio del Interior tiene que hacerse preguntas difíciles después de lo ocurrido hoy. Hacer esto en Eid [festividad que marca el fin del mes sagrado de Ramadán], en el corazón de nuestra comunidad musulmana, y en medio de un grave brote de COVID fue asombrosamente irresponsable –pero el problema aún más profundo es una política de asilo e inmigración atroz", dijo Sturgeon en Twitter.

La líder escocesa aseguró que iba a "exigir garantías" al Gobierno británico para que esta situación no se repitiese. Además, dijo que los hechos "se debieron completamente a las acciones del Ministerio del Interior". "La Policía de Escocia se encontraba en una posición ingrata: no ayudan en la expulsión de los solicitantes de asilo, pero tienen el deber de proteger la seguridad pública".

El Ministerio de Interior británico dijo que la operación "se llevó a cabo en relación con presuntos delitos de inmigración". Los dos ciudadanos, explica, cumplieron "con los agentes en todo momento". Según fuentes de The Guardian, el estado migratorio de las personas detenidas no está claro.

"El Gobierno de Reino Unido sigue haciendo frente a la inmigración ilegal en todas sus formas y nuestro Nuevo Plan para la Inmigración acelerará la expulsión de quienes hayan entrado ilegalmente en el Reino Unido", dijo Interior en un comunicado.

"Aterrador y desproporcionado"

“Independientemente del estado migratorio de los atacados hoy, este enfoque de mano dura del Ministerio del Interior es innecesario y evitable", ha respondido en declaraciones a The Guardian Wafa Shaheen, del Consejo Escocés de los refugiados. "Es aterrador, intimidante y desproporcionado. Los cientos de personas en las callesen solidaridad con los afectados muestran que la gente en Escocia está harta de estas redadas.

Tras la liberación de los hombres, Nicola Sturgeon tuiteó: "Me enorgullece representar a un electorado y liderar un país que da la bienvenida y muestra su apoyo a los solicitantes de asilo y refugiados".

El hecho ha ocupado las portadas de la prensa escocesa, con titulares como "Piénsalo dos veces, Ministerio del Interior", "Escudos humanos" o "El poder de la gente".

El descontento con las nuevas medidas de inmigración de Reino Unido quedó patente en las protestas de ayer y en los comentarios de las redes sociales.

Priti Patel, la ministra del Interior, presentó una controvertida reforma migratoria el 24 de marzo como parte de los esfuerzos para hacer frente al aumento de los flujos a través del Canal de la Mancha por parte de personas que buscan asilo en Reino Unido.

"Estamos reformando el sistema de asilo para que sea justo pero firme, acogiendo a quienes llegan a Reino Unido a través de rutas seguras y legales, al tiempo que tomamos medidas contra las bandas criminales que facilitan estos viajes peligrosos e ilegales", ha dicho el Gobierno.

Según explica el Financial Times, la propuesta impediría que las personas que soliciten asilo tras pasar por otros países seguros, como Francia, puedan recurrir inmediatamente al sistema de asilo de Reino Unido, y los diferencia de quienes ingresan por rutas legales, como el reasentamiento.

La Agencia de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) ha criticado duramente los planes del Gobierno británico para limitar los derechos de asilo, afirmando que "corren el riesgo de incumplir los compromisos legales internacionales".

"Reconocemos la necesidad de mejorar algunos procedimientos de asilo, pero estos planes amenazan con crear un sistema de asilo discriminatorio de dos niveles, que socava la Convención de los Refugiados de 1951 y la larga cooperación mundial en materia de refugiados. No es demasiado tarde para un replanteamiento. Estamos dispuestos a trabajar con el Reino Unido en reformas alternativas", ha dicho Rossella Pagliuchi-Lor, representante de Acnur en el país.

Etiquetas
Publicado el
14 de mayo de 2021 - 14:58 h

Descubre nuestras apps

stats