Las hermanas Álvarez Guil liquidan la patrimonial de la fortuna personal de Isidoro Álvarez

Las hermanas Cristina y Marta Álvarez Guil, hijas y herederas de Isidoro Álvarez.

Las hermanas Marta Álvarez Guil, presidenta de El Corte Inglés, y Cristina Álvarez Guil, consejera en la empresa y vicepresidenta de la Fundación Ramón Areces (propietaria del 37% de la compañía), han liquidado la sociedad Patrimonial Zurbarán, en la que el fallecido Isidoro Álvarez había depositado su fortuna personal y sus propiedades tras decenas de años gestionando como presidente al gigante de centros comerciales. En 2018, la sociedad contaba con activos por 33,1 millones de euros.

Marta Álvarez Guil será la presidenta de El Corte Inglés tras el relevo de Nuño de la Rosa el próximo julio

Marta Álvarez Guil será la presidenta de El Corte Inglés tras el relevo de Nuño de la Rosa el próximo julio

Fuentes de El Corte Inglés declararon a eldiario.es que "se trata de un tema personal y familiar. Disuelven la sociedad donde estaba la herencia, no hay más historia" y aseguraron desconocer cómo las hermanas Álvarez Guil van a gestionar el patrimonio acumulado por Isidoro Álvarez que han heredado.

Sin embargo, otras fuentes relacionadas con la compañía de distribución explican que "la liquidación de la sociedad patrimonial obedece a una estrategia para descapitalizar la sociedad por si tienen una respuesta judicial contraria a sus intereses en los litigios por la herencia. Ya lo hicieron con otras sociedades".

Las hermanas Álvarez Guil fueron denunciadas por los hermanos de su padre adoptivo, César y María Antonia Álvarez, por el vaciamiento de otra sociedad patrimonial, IASA, propietaria del 22,1% del accionariado de El Corte Inglés, a través de una reducción de capital de 121 millones a 50.000 euros. El juez desestimó la demanda por entender que los denunciantes conocían con anterioridad el contenido de la Junta de accionistas de IASA en la que se aprobó la reducción de capital. 

El movimiento de las hermanas principales directivas de El Corte Inglés tiene lugar tras el fallecimiento este mes de Antonio Hernández-Gil, secretario del consejo de la compañía y uno de los tres albaceas del testamento, y cuando todavía quedan pendientes recursos de los demandantes contra el reparto de la herencia que hizo Isidoro Álvarez entre sus hijas adoptivas, sus hermanos y su sobrino Dimas Gimeno, que alcanzó la presidencia de la compañía pero fue defenestrado por las hermanas. 

En este sentido, las mismas fuentes argumentan que con el cierre de Patrimonial Zurbarán las hermanas Álvarez Guil "pretenden deshacer todo lo que tenga que ver con el testamento y repartir los activos de la herencia, de esta manera tratan de rebajar un problema latente que tienen en los tribunales ".

Patrimonial Zurbarán contaba con activos por valor de 33.188.717,90 euros, según las cuentas de 2018 a las que ha tenido acceso eldiario.es en Insight View. De estos activos, 28,1 millones son parte del inmovilizado material, donde estarían desde un chalé en la urbanización Puerta del Hierro de Madrid a una finca en Toledo o una casa en Marbella, entre otras propiedades según fuentes cercanas a Isidoro Álvarez. Otros 4,5 millones corresponden a inversiones en empresas del grupo y asociadas a largo plazo entre las que se incluyen otra sociedad patrimonial, Fuentelamora SA, y en mucha menor cuantía otras inversiones financieras en Beach Guadalmina Playa Parque del Sol SL. La patrimonial tiene 1,6 millones de deudas a corto plazo y  solo 35.000 euros de pasivo a largo plazo.

Desde su creación ha tenido un comportamiento irregular en sus resultados, con pocos beneficios desde su puesta en marcha hasta 2015, donde el deterioro de la inversión en la sociedad de Fuentelamora supuso un lastre para las cuentas de 5,8 millones más la pérdida de valor en construcciones y terrenos por otros 3,4 millones llevó a la sociedad a perder 9,2 millones de euros. En las cuentas de 2018, Patrimonial Zurbarán cerró el año con números rojos de 1,7 millones.      

Esta patrimonial se constituyó en 1989, en las históricas oficinas de El Corte Inglés en la calle de Hermosilla de Madrid, hasta su traslado en 2009 a la calle Marqués de Riscal, donde se ubicaba el domicilio de María Josefa Guil Navarro, madre de Marta y Cristina, que mantuvo una relación con Isidoro Álvarez, que terminó adoptando a ambas hermanas. Iñaki Álvarez-Valdés Flórez de Quiñones, marido de Cristina Álvarez Guil, que era administrador solidario de la sociedad ha sido nombrado liquidador de Patrimonial Zurbarán. 

Etiquetas
Publicado el
29 de enero de 2020 - 21:12 h

Descubre nuestras apps

stats