La OCDE prevé una inflación persistente en España: del 8,1% este año y aún en el 4,8% en 2023

Daniel Yebra

0

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) prevé una inflación persistente en España por el impacto de la invasión de Ucrania por Rusia. El organismo estima que los precios suban un 8,1% este año de media y aún sigan aumentando un 4,8% en 2023, según la actualización de su informe de perspectivas, publicada este miércoles.

Las familias empiezan a recortar el gasto para soportar la inflación

Saber más

En este documento, la OCDE también rebaja la previsión de crecimiento económico de nuestro país al 4,1% en 2022, 1,4 puntos por debajo de la expectativa previa a la guerra. El Gobierno rebajó del 7% al 4,3% la suya a finales de abril. La estimación para 2023 pasa a un avance del PIB (Producto interior bruto) del 2,2%, desde el 3,8% previo. Esto supone que no se recuperaría el PIB pre pandemia hasta 2024.

La OCDE ha decidido acometer estas rebajas en las previsiones de crecimiento debido a la elevada incertidumbre, a la propia inflación y a la ralentización de la demanda externa.

Se trata de una de las instituciones que más alerta lanzan sobre las subidas de precios. Sus expectativas indicarían que las empresas seguirán trasladando el incremento de los costes (ante la escalada de la energía y de materias primas esenciales para la industria o la alimentación) a los precios de venta, lo que supone una significativa pérdida de poder adquisitivo de las familias si no aumentan los salarios.

Desde un punto de vista positivo, el organismo con sede en París ha destacado el ahorro de los hogares (aunque están reduciendo el gasto para soportar la inflación), el paquete de estímulos fiscales contra los efectos de la guerra, la “recuperación continuada” del empleo y los fondos europeos como aspectos que impulsarán el crecimiento económico.

Menor recorte que en el resto de Europa

“La guerra en Ucrania está afectado a la economía española a través de mayores precios de la energía, interrupciones en las cadenas de producción y una mayor incertidumbre, ya que el comercio directo y las exposiciones financieras a Rusia y Ucrania son limitadas”, subraya la OCDE.

Debido a las menor exposición a Rusia, el recorte en las previsiones de España frente a las proyecciones de diciembre es menor que el sufrido por el resto de grandes economías del euro. De esta forma, las perspectivas para Alemania se han recortado en 2,2 puntos porcentuales, hasta un crecimiento de su PIB del 1,9% en 2022; mientras que Francia crecerá un 2,4% (1,8 puntos menos) e Italia, un 2,5% (2,1 puntos menos).

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) prevé una inflación persistente en España por el impacto de la invasión de Ucrania por Rusia. El organismo estima que los precios suban un 8,1% este año de media y aún sigan aumentando un 4,8% en 2023, según la actualización de su informe de perspectivas, publicada este miércoles.

Las familias empiezan a recortar el gasto para soportar la inflación

Saber más

En este documento, la OCDE también rebaja la previsión de crecimiento económico de nuestro país al 4,1% en 2022, 1,4 puntos por debajo de la expectativa previa a la guerra. El Gobierno rebajó del 7% al 4,3% la suya a finales de abril. La estimación para 2023 pasa a un avance del PIB (Producto interior bruto) del 2,2%, desde el 3,8% previo. Esto supone que no se recuperaría el PIB pre pandemia hasta 2024.

La OCDE ha decidido acometer estas rebajas en las previsiones de crecimiento debido a la elevada incertidumbre, a la propia inflación y a la ralentización de la demanda externa.

Se trata de una de las instituciones que más alerta lanzan sobre las subidas de precios. Sus expectativas indicarían que las empresas seguirán trasladando el incremento de los costes (ante la escalada de la energía y de materias primas esenciales para la industria o la alimentación) a los precios de venta, lo que supone una significativa pérdida de poder adquisitivo de las familias si no aumentan los salarios.

Desde un punto de vista positivo, el organismo con sede en París ha destacado el ahorro de los hogares (aunque están reduciendo el gasto para soportar la inflación), el paquete de estímulos fiscales contra los efectos de la guerra, la “recuperación continuada” del empleo y los fondos europeos como aspectos que impulsarán el crecimiento económico.

Menor recorte que en el resto de Europa

“La guerra en Ucrania está afectado a la economía española a través de mayores precios de la energía, interrupciones en las cadenas de producción y una mayor incertidumbre, ya que el comercio directo y las exposiciones financieras a Rusia y Ucrania son limitadas”, subraya la OCDE.

Debido a las menor exposición a Rusia, el recorte en las previsiones de España frente a las proyecciones de diciembre es menor que el sufrido por el resto de grandes economías del euro. De esta forma, las perspectivas para Alemania se han recortado en 2,2 puntos porcentuales, hasta un crecimiento de su PIB del 1,9% en 2022; mientras que Francia crecerá un 2,4% (1,8 puntos menos) e Italia, un 2,5% (2,1 puntos menos).

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) prevé una inflación persistente en España por el impacto de la invasión de Ucrania por Rusia. El organismo estima que los precios suban un 8,1% este año de media y aún sigan aumentando un 4,8% en 2023, según la actualización de su informe de perspectivas, publicada este miércoles.

Las familias empiezan a recortar el gasto para soportar la inflación

Saber más

En este documento, la OCDE también rebaja la previsión de crecimiento económico de nuestro país al 4,1% en 2022, 1,4 puntos por debajo de la expectativa previa a la guerra. El Gobierno rebajó del 7% al 4,3% la suya a finales de abril. La estimación para 2023 pasa a un avance del PIB (Producto interior bruto) del 2,2%, desde el 3,8% previo. Esto supone que no se recuperaría el PIB pre pandemia hasta 2024.