El paro solo bajó en 2.921 personas en marzo marcado por la invasión de Ucrania y la huelga de transportes

Transportistas partícipes de los paros en el sector, en una imagen de archivo.

El empleo aumentó en marzo y el paro disminuyó (aunque tímidamente), en un mes marcado por la guerra en Ucrania y la huelga en el sector del transporte. El mercado laboral sumó de media 140.232 trabajadores a la Seguridad Social, un dato similar al de años pasados, mientras que el número de personas desempleadas mermó muy poco para los niveles habituales de marzo: solo en 2.921 personas. En términos desestacionalizados, el empleo sumó unos 24.000 trabajadores afiliados, pero el paro aumentó en 25.682 personas.

Los secretario de Estado de Trabajo, Joaquín Pérez Rey, y de la Seguridad Social, Israel Arroyo, han destacado la “resistencia” del empleo pese al contexto de gran “incertidumbre” por la invasión de Ucrania, que ha disparado los precios de la energía y que tuvo como consecuencia la huelga de transportistas el mes pasado. Frente a otras crisis y periodos de inestabilidad en los que el mercado laboral se inclinaba rápido por la destrucción de empleo, sobre todo el temporal, la afiliación ha aguantado al alza, aunque con menor dinamismo en los días de los paros en el transporte. En el caso del paro, sí se observa un freno en su reducción, pero aun así ha caído en casi 3.000 personas.

Además, hay que sumar un contexto de intensa firma de contratos, un 20% más que en marzo del año pasado, y en el que se han disparado los contratos indefinidos hasta casi llegar a un tercio del total.



Las cifras, publicadas este lunes por el Ministerio de Trabajo y el de Seguridad Social, dejan un total de trabajadores afiliados de 19.834.504 y el paro con apenas cambios, en 3.108.763 personas apuntadas a las oficinas del SEPE. Entre los datos más destacados también figura el progresivo aumento de la contratación indefinida tras la aprobación de la reforma laboral, que en marzo alcanzó el récord del 30% de los contratos suscritos.

El Ministerio de la Seguridad Social, dirigido por José Luis Escrivá, destaca “distintas etapas” en el crecimiento del empleo en marzo. En algo menos de “la primera mitad del mes, se registró un fuerte crecimiento”, indica, “superando el promedio de años anteriores en la mayoría de los sectores”.

Después, a partir del día 11 y sobre todo del 14, “coincidiendo con diversos paros” en actividades como el transporte, “se produjo una ligera desaceleración en algunos sectores (transporte, industria manufacturera o construcción), que mostraron un ritmo de crecimiento menor del que habitualmente registran en marzo”.

Por último, “en la última semana del mes, se ha producido una recuperación de estos sectores y, con ello, del conjunto del empleo, hasta recobrar un comportamiento muy similar al de los años previos a la pandemia”, destaca el Ministerio, lo que deja la media de afiliados en número similares a los de otros años, con unos 140.000 afiliados más.



Si se atiende a qué ha ocurrido en el último año, hay una intensa creación de empleo: se ha incorporado casi un millón de trabajadores al mercado laboral, con 913.602 personas más afiliadas a la Seguridad Social de media. Destaca que el ritmo interanual de crecimiento del empleo, aceleró en marzo hasta el 4,8% respecto al 4,5% del mes anterior.

Tímida caída del paro

En cambio el dato del desempleo sí es menos favorable para un mes de marzo, que suele tirar del empleo con el buen tiempo y en ocasiones (no este año) con la Semana Santa. Se aprecia si atendemos a las cifras de años anteriores y a los descensos del paro que se venía produciendo. También al comportamiento de ciertos sectores, como la industria.



La caída del paro registrado en 2.921 personas (-0,09% de reducción mensual) este marzo dista bastante de los descensos en 59.149 (-1,48%) del año pasado, en 33.956 personas (-1,03%) en 2019, en 47.697 (-1,37%) en 2018 y en 48.559 (-1,29%) en 2017, por ejemplo.



Por sectores económicos, en el mes de marzo el paro descendió en los Servicios en 18.090 personas (-0,82%) y subió entre el colectivo Sin Empleo Anterior, en 6.764 personas (2,71%); en Construcción, en 5.664 personas (2,33%); en Agricultura, en 1.568 personas (1,01%) y en Industria donde el desempleo crece en 1.173 personas (0,46%). De estos datos destaca sobre todo el de industria, un sector afectado por la crisis de precios energéticos, de suministros y el paro de transportistas, donde el paro aumenta un mes en el que suele descender.

Por sexos, el desempleo femenino descendió en 9.219 mujeres (-0,50%) hasta un total de 1.831.428 paradas registradas, mientras que el paro masculino aumentó en 6.298 personas (0,50%), hasta los 1.277.335 parados registrados. 

Si atendemos a cómo evoluciona la reducción del paro en términos interanuales, que tiene en cuenta los doce meses previos, observamos que este marzo se ha interrumpido el ritmo que veníamos acumulando en meses anteriores. El desempleo se redujo en 840.877 personas en este periodo, una caída del 21,3%. En febrero, el descenso interanual fue del 22,4%, tras diez meses en los que se aceleró la caída del paro.

Récord de contratos indefinidos

Otro de los datos más destacados del mes fue el incremento de los contratos indefinidos, que sigue al alza desde la aprobación de la reforma laboral. En marzo, el número total de contratos registrados ascendió a 1.671.841, casi un 20% más que en el mismo mes del año pasado, y “la contratación indefinida registra 513.677 contratos, récord absoluto para cualquier mes de la serie histórica que representa el 30,73% de todos los contratos”, destaca el Ministerio de Trabajo, que dirige Yolanda Díaz. “Desde el mes de diciembre, el porcentaje de contratación indefinida sobre el total de contratos se ha triplicado”, añade.

El incremento de los contratos indefinidos se nota también en el número de trabajadores afiliados con este tipo de relación laboral más estable. En marzo el 75% de los afiliados tienen contratos indefinidos, “lo que supone 5 puntos más de lo habitual antes de la pandemia, y un 25% son temporales. En los años previos a la pandemia, esta distribución era del 70% de indefinidos, frente al 30% de temporales”, recoge el Ministerio de la Seguridad Social.



“Este crecimiento de los contratos indefinidos se está acelerando a medida que avanza el ejercicio 2022 y es generalizada en todos los sectores”, indica el departamento de José Luis Escrivá, que también destaca la reducción del empleo temporal más precario, el que apenas dura unos días. Así, los contratos de un solo día de duración se han reducido “más de 17 puntos, pasando de superar el 30% de los contratos firmados en un mes en los años previos a la pandemia al 13%”.

Los contratos que duran entre 2 y 7 días también se han reducido, “pasando de superar el 30% de los contratos firmados cada mes al 17,3%”.

Otra muestra de una mayor estabilidad del empleo, indican desde la Seguridad Social, pasa por la mayor supervivencia de los contratos: mientras que en años anteriores sólo el 11,7% de los firmados desde el inicio del año seguían vigentes en marzo, “ahora ese porcentaje llega al 50,2%”. De uno de cada diez a algo más de la mitad.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats