eldiario.es

9

Las subidas del petróleo y la electricidad anticipan más aumentos del IPC para los próximos meses

Los expertos descartan una espiral inflacionista pero esperan más subidas y anticipan incrementos de los tipos de interés

Pese al abaratamiento de la luz en el mercado mayorista, el kilovatio se negocia en esa bolsa un 150% más caro que en febrero del año pasado

El IPC modera su caída al 0,8 % por los carburantes y la electricidad

Una estación de servicio. EFE

El IPC se ha disparado en enero al 3%, la tasa más alta desde octubre de 2012 y la mayor para un mes de enero en seis años. La subida (1,4 puntos superior a la de diciembre) va a minar el poder adquisitivo de los pensionistas, cuyas prestaciones han subido este año el 0,25% (el mínimo legal), y de los asalariados. Se explica, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), por el fuerte encarecimiento de la luz y las gasolinas. Y, a juicio de los expertos, ha venido para quedarse.

Manuel Balmaseda, economista jefe de Pemex, subraya que “las perspectivas son de inflación al alza” por la subida del petróleo “y porque la dinámica de la demanda está siendo bastante favorable”. Descarta el “riesgo inflacionista” para España, pero sí cree que el IPC debe volver a “tasas normales” tras años en los que el riesgo era el contrario, la deflación. En su opinión, “la etapa de tipos de interés negativos ha llegado a su fin” y el Banco Central Europeo “va a tener que cambiar su discurso” y anticipar la fecha de caducidad a su programa de compra masiva de deuda.

En la misma línea, el economista Albert Marcet considera esperable "un poquito más” de inflación para los próximos meses, pero advierte de que hay "muchas incertidumbres" sobre el impacto del Brexit y la influencia de las políticas de Donald Trump en el dólar. “Cualquiera que diga que sabe qué va a pasar es un listo”, ironiza. No obstante, cree que “lo normal” es que la inflación “continúe en niveles altos. Subirán los tipos de interés y la vida será un poco más fácil para los bancos”, que han sufrido en sus cuentas el efecto de unos tipos históricamente bajos. Mientras estos suban “de forma paralela a la inflación, no será problemático”, opina.

Otra cosa es el efecto de las subidas del IPC en el poder adquisitivo. El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha asegurado esta mañana en el Congreso que el incremento de enero es “temporal” y ha anunciado que el Gobierno va a recuperar la ley de desindexación para evitar los “efectos de segunda ronda”, esto es, que la subida se traslade a los salarios. Esa dinámica, según el ministro, “sería un error” porque afectaría a la competitividad de la economía española, informa Efe.

Según Guindos, la subida del IPC de enero "no es positiva", pero es un dato "puntual" debido al alza de los precios de los carburantes y la electricidad, que "va a durar unos meses”. Su pronóstico es que el IPC se moderará en el segundo trimestre y la inflación "volverá a converger hacia la subyacente", que excluye los elementos con precios más volátiles, que se mantiene en el 1%.

Petróleo al alza

La economía española sufre especialmente cuando el precio del crudo repunta porque importa prácticamente todo el petróleo que consume. La depreciación del euro frente al dólar empeora las cosas, porque encarece lo que se tiene que comprar con la divisa estadounidense, como el crudo o el gas. En enero, el tradicional diferencial de inflación entre España y la Eurozona se ha incrementado en nueve décimas, hasta 1,2 puntos (el mayor desde marzo de 2010).

Para los próximos meses, la coyuntura no ayuda. A finales de noviembre, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acordó recortar su producción un 4,5% para elevar los precios. La cotización del crudo Brent (de referencia para Europa) ha subido un 19% desde entonces y ronda los 55 dólares, prácticamente el doble que hace un año.

La previsión es que se mueva en niveles similares, por lo menos, hasta junio, cuando está prevista la próxima reunión del cártel petrolero. Mariano Marzo, catedrático de Recursos Energéticos de la Universidad de Barcelona, considera que el techo en los próximos meses debería estar en el entorno de los 60 dólares por barril, pero cree que “no habrá grandes diferencias respecto a lo que hemos visto en los últimos días”.

La subida se nota en el surtidor. El último dato del Boletín Petrolero de la UE refleja un encarecimiento del 23,5% en el precio del gasóleo (el combustible más consumido en España), hasta una media de 1,123 euros por litro, frente a los 90 céntimos de enero de 2016. En el caso de la gasolina, la subida hasta el pasado 23 de enero (último dato disponible) era del 13,4% en un año.

El servicio de Estudios de Funcas, que el pasado 13 de enero estimaba que el IPC de este mes se situaría en el 2,6%, pronosticaba una tasa media anual del 2,2% para el conjunto del ejercicio. Pero advertía de que “en un escenario en el que el petróleo aumenta de precio hasta los 60 dólares a mediados de año, y después permanece en dicho nivel, la tasa media anual sería del 2,7%”.

Entonces, la escalada de precios de la luz sólo acababa de empezar. El megavatio en el mercado mayorista de electricidad se ha abaratado casi un 25% con respecto al pico registrado el pasado miércoles, pero los precios actuales del pool (unos 69 MWh) son un 150% superiores a los de febrero del año pasado, cuando la media estuvo en 27,5 MWh y hubo varios días con precios inferiores a los 10 euros/MWh. Ese mes, la factura media de un hogar tipo fue una de las más bajas del año: unos 59 euros. 

El ministro de Energía ya advirtió la semana pasada de que 2016 fue "un año “irrepetible desde el punto de vista energético” por los bajos precios del crudo y el gas y la abundancia de lluvia y viento, que impulsaron la generación hidroeléctrica y eólica (que deprimen los precios del pool). Así que previsiblemente el IPC de febrero (que en el mismo mes de 2016 fue negativo) también va a deparar una importante subida interanual. La última previsión de Funcas estimaba esa tasa en el 3%.

Por lo pronto, la factura de la luz de enero va a ser la más cara de la historia. Un usuario medio va a pagar una media de 84,8 euros mensuales, según datos obtenidos del simulador de la luz de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para un cliente con 4,4 kilovatios de potencia contratada y un consumo mensual de 350 kilovatios hora. Supone un 29,6% más que hace un año.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha