El refugiado afgano que trata de cambiar la cultura de los recursos humanos en Alemania

Cawa Younosi,responsable de recursos humanos de la multinacional alemana SAP

Aldo Mas

No todos los responsables de recursos humanos se preocupan por que los empleados de la empresa para la que trabajan hagan algo más que cumplir con sus obligaciones laborales. Cawa Younosi puede que sea la excepción que cumple la regla. Él es el responsable de recursos humanos de la multinacional alemana SAP. En esta empresa del sector informático, que presenta un volumen de negocio de casi 25.000 millones de euros anuales, el leitmotiv que ocupa a Younosi es: "work hard, play harder", algo así como "trabaja duro, juega mejor".

Younosi lleva ya años al frente de los recursos humanos de SAP. Puede jactarse de que su empresa es una de las mejor valoradas – cuando no la mejor – por los empleados del sector. "Tenemos más de 170 indicadores que dan cuenta de que somos una empresa preocupada por el bienestar de los trabajadores", dice Younosi a eldiario.es. Entre ellos figura, por ejemplo, que la red social LinkedIN eligiera este año en Alemania a SAP como "empresa número uno" en su ranking  de mejores compañías para los empleados.

No es tarea fácil resumir la infinidad de iniciativas que ha lanzado Younosi en todos los años que lleva al frente de su área en SAP. Una de las más comentadas recientemente es la de crear una "guardería para perros". "La idea surge de que nos hemos dado cuenta de que muchos de nuestros compañeros de trabajo, si tienen perro o si viven en pareja con un perro y los dos trabajan, como estamos en Walldorf, y no en Berlín o en Múnich, no hay muchas posibilidades para dejar al perro", explica Younosi, aludiendo a la pequeña ciudad de 15.000 habitantes en la que tiene su sede central SAP. "Por eso hemos creado un sistema con el que organizar el cuidado de los perros", añade el responsable de recursos humanos.

Para Younosi, esa iniciativa es sólo un ejemplo de lo "mucho que se ha hecho ya para que nuestros trabajadores se sientan bien en la empresa". Entre otras cosas, en SAP hay días de trabajo en que los empleados bailan, cocinan, tratan de batir récords haciendo construcciones con Lego, participan en actividades circenses durante las vacaciones de sus hijos o hacen talleres de mindfulness. De hecho, Younosi ha popularizado una cómica imagen suya en la que aparece meditando a lo monje tibetano.

"Los trabajadores no vienen sólo a trabajar, también quieren pasarlo bien", asegura Younosi. Sin duda, SAP no puede ofrecer en Walldorf un atractivo entorno urbano que pueda atraer el talento. Younosi está ahí, entre otras cosas, para compensar esas carencias. 

Este hombre de 44 años llegó a Alemania como refugiado. Nacido en Kabul en 1974, sus padres los mandaron fuera del país en 1990."El motivo de mi salida de Afganistán fue la guerra civil. Cuando me fui los rusos seguían allí y los muyahidín seguían luchando. Era un país peligroso. En un momento dado, me llegó la hora de ingresar el Ejército, pese a que tenía 14 años", cuenta el responsable de recursos humanos de SAP. "Mis padres, por temor a que muriera en la guerra, me sacaron de Afganistán. Estuve primero en la India, y después, desde allí vine a Alemania", abunda.

Siendo adolescente, viajó en avión hasta Fráncfort (oeste germano). Consiguió el estatus de refugiado y, tras muchos esfuerzos y dificultades, no sólo aprendió alemán. También sacó adelante una carrera como empresario y jurista. En 2006 fichó por Deutsche Telekom y desde 2009 trabaja para SAP. No olvida que viene de Afganistán y que forma parte de una minoría en suelo germano.

"La vida que uno vive tiene un impacto en la forma de ser y actuar de cada uno. En mi trabajo, mi pasado tiene importancia para saber identificar las diferentes sensibilidades en términos de igualdad de oportunidades. Soy parte de una minoría en Alemania. Desde mi perspectiva, soy más sensible a estas cuestiones", señala Younosi. "Mi objetivo es que todos tengan las mismas oportunidades y que, al final, todo el mundo pueda desarrollarse y evolucionar en la empresa. Las minorías, por regla general, se enfrentan a desventajas estructurales en una sociedad en la que otros son mayoría. Nosotros buscamos la igualdad, acabar con esas desventajas, para promover un mejor rendimiento", añade.

Mujeres e inmigrantes

Minorías en el sector de la informática son, por ejemplo, mujeres y refugiados. Younosi ha estado recientemente supervisando la integración en la empresa de siete estudiantes demandantes de asilo que se han estado formando gracias al sistema de formación dual en la compañía. Este mes de septiembre está previsto que sean contratados.

"Tienen desventajas: el idioma, la integración, la burocracia, el papeleo de las autoridades o no saber cómo funciona el sistema educativo. En estos temas también apoyamos”, explican el responsable de SAP. "Ellos sacan provecho de esta situación, pero nosotros,  también”, puntualiza Younosi.

Younosi sabe que este tipo de iniciativas van a contracorriente del Zeitgeist actual europeo, marcado por el empuje, también en el mundo empresarial, de ideas intolerantes. "La diversidad en la sociedad se está enfrentando a un importante desafío. No sólo en Alemania, sino en toda Europa", opina el responsable de SAP.

En su empresa también se muestran orgullosos de sus esfuerzos para hacer que el 1% de su fuerza de trabajo la compongan personas afectadas por autismo. Younosi cree que en este colectivo hay mucho talento que aprovechar. "Nuestros programa, en este sentido no es algo que se enmarque bajo la etiqueta de 'responsabilidad social', no es un programa construido en esa línea, sino que consideramos que ese colectivo lo componen personas que pueden trabajar con normalidad. Atesoran talentos increíbles. Por eso les ofrecemos trabajos y sueldos normales", explica el responsable de recursos humanos de SAP.

Las mujeres constituyen otro colectivo para el que SAP ha estado multiplicando programas que faciliten su acceso a puestos de responsabilidad. Según datos oficiales de la Agencia Federal de Empleo de Alemania, el mercado laboral germano presenta una situación en la que prácticamente la mitad de las mujeres empleadas por cuenta ajena – unas 7,2 millones en 2018 – trabajan a tiempo parcial. El número de hombres en esa situación es mucho menor, pues no llegan a los dos millones.

Esta situación estructural del mercado de trabajo también tiene su expresión en el sector de SAP. "Queremos acabar con las desigualdades a las que se enfrentan las mujeres en el sector. El porcentaje de mujeres empleadas en el sector es del 30%, el 70% restante son hombres”, dice Younosi. Prueba de que su empresa está muy “centrada” en este tema es que haya lanzado programas como el que permite a empleados a tiempo parcial también acceder a cargos de responsabilidad.

SAP tiene programas de Co-leadership que ponen sobre cuatro hombros áreas donde el peso antes recaía sobre dos. Esto contribuye a que haya reparto de poder en la toma de decisiones."Las mujeres, en general, trabajan más a tiempo parcial y, en este contexto, tenemos que ofrecer condiciones laborales que favorezcan que también puedan ser responsables – con posiciones de mánager – aún trabajando a tiempo parcial", explica Younosi. Además, según el responsable de recursos humanos, en SAP "hemos eliminado la brecha salarial".

A Younosi se le ha visto como un "rebelde" que quiere "cambiar por completo" el mercado laboral alemán, según los términos de un reciente perfil sobre él publicado por el diario Süddeutsche Zeitung. La rebeldía que algunos parecen reprocharle, él la ve como la prueba del éxito de sus propuestas.

"En los últimos años hemos hecho muchas cosas que han dado mucho que hablar, porque nadie se había atrevido a hacer lo que hemos hecho nosotros. Otras empresas nos encuentran ahora rebeldes o progresistas. Los resultados, sin embargo, nos dan la razón. Estamos muy bien valorados en plataformas de ofertas de empleo. Esto muestra que hay que seguir trabajando con medios no convencionales, centrándonos en ofrecer oportunidades y hacer que los trabajadores estén contentos aquí", razona Younosi. "Cuando ellos están contentos, entonces la empresa tiene éxito y ganamos atractivo para encontrar talento. Esto es muy importante para poder desarrollar temas como la Inteligencia Artificial", agrega, aludiendo a unas de las prioridades del sector.

Lograr avances en ese y otros campos parece, para él, ligado a la felicidad con la que se va a trabajar a las oficinas de SAP. “Queremos que los trabajadores se sientan a gusto donde trabajan y que sean felices”, concluye Younosi.

Etiquetas
Publicado el
20 de septiembre de 2019 - 21:05 h

Descubre nuestras apps

stats