Banco Santander: 15 años de proyectos de protección de especies en peligro y recuperación de espacios naturales

En los últimos años, el Santander ha destinado cerca de medio millón de euros a distintos programas de recuperación y conservación del medio ambiente.

ED Creativo

El Grupo Santander es una de las instituciones más importantes para la protección medioambiental de espacios naturales y especies en peligro en España. Empezó a invertir en 2004 en distintos proyectos, siempre de la mano de entidades especializadas, a través de la Fundación Banco Santander. Ya son, por tanto, quince los años que el grupo financiero lleva impulsando programas para frenar las amenazas de extinción de especies animales, la recuperación del territorio devastado por incendios o las consecuencias de vertidos tóxicos en el mar. El grupo mantiene en la actualidad cerca de treinta proyectos en toda la geografía española. Según el último dato anual conocido, en 2018 la Fundación Banco Santander invirtió más de medio millón de euros en este campo.

Uno de los proyectos más recientes es la restauración de las praderas marinas en distintas zonas del mediterráneo español y norteafricano -como la reserva natural de Punta Entinas-Sabinar, en Almería- donde la Fundación Banco Santander y Océana han conseguido la puesta en marcha de varias iniciativas que han cambiado el destino de las zonas más degradadas de dos de las comunidades marinas más emblemáticas del mediterráneo europeo y norteafricano. Un equipo de biólogos marinos a bordo del buque Océana Ranger ha desarrollado trabajos de investigación y restauración, además de conseguir documentar mediante imágenes submarinas la mejor colección fotográfica y de vídeo sobre las praderas de fanerógamas en las zonas costeras de Almería y también de la Comunidad Valenciana.

En curso está también un proyecto de preservación del águila imperial ibérica en Ciudad Real y Albacete, iniciativa financiada por el grupo bancario de la mano de la Fundación de Amigos del Águila imperial Ibérica. En sus hábitats existen determinados puntos negros que ponen en peligro grave a las aves y es necesario eliminarlos. En este contexto, también se lleva a cabo un programa de formación y captación de voluntarios para observar los tendidos eléctricos y evitar accidentes de electrocución de la especie.

El águila imperial es un foco prioritario para la Fundación Banco Santander ya que no sólo está presente en Castilla La Mancha, sino también en Huelva, concretamente en el Parque de Doñana, donde en cooperación con la Fundación Migres, está apostando por la recuperación y afianzamiento de la población rapaz. El águila imperial ibérica es una especie endémica de la Península y una de las aves más amenazadas de extinción en el mundo. Actualmente, la población total de la especie se estima en poco más de 475 parejas (95 en Andalucía) y todas ellas se encuentran en España y Portugal.

Preservación de tortugas

En el entorno marino, entre las acciones actuales del banco está la conservación y preservación de tortugas en Cataluña, con el fin de ampliar el conocimiento sobre la especie, favorecer su conservación y mitigar los efectos negativos de amenazas tan graves como la pesca accidental. Este proyecto se hace junto con la Fundación para la Conservación y Recuperación de Animales Marinos (CRAM). En la provincia de Ourense, está en marcha una iniciativa de conservación del patrimonio vegetal ibérico amenazado. El objetivo fundamental es salvaguardar dos especies: la maxilea quadrifolia, un helecho acuático cuyas hojas tienen forma de trébol, y el quercus lusitánica, como se conoce en su denominación técnica latina al roble enano. Este programa se lleva a cabo en colaboración con el Centro para la Reproducción de Especies Amenzadas Félix Rodríguez de la Fuente, tanto en sus propias instalaciones como en diferentes municipios de Galicia.

La conservación de la cigüeña negra en Salamanca y Cáceres es otro de los proyectos que tiene en marcha la Fundación Banco Santander. Su objetivo es conseguir la estabilización y el aumento de la población del ave en una amplia zona del oeste ibérico, concretamente en espacios incluidos en la Red Natura 2000, y se llevará a cabo entre este año y 2020. Actualmente en marcha y hasta 2021, también figura la restauración del hábitat del urogallo en el Concejo de Degaña, Asturias, donde junto al Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS), se desarrollará una actuación encaminada a recuperar un espacio natural degradado, que en estos momentos se encuentra en un estado de pérdida traumática de su calidad ambiental.

La recuperación del quebrantahuesos en los Picos de Europa o la protección del buitre negro en el sur de Badajoz son otros ejemplos de las acciones de la Fundación Santander en apoyo del medio ambiente.

Preocupación por la sostenibilidad

Para garantizar el éxito de las acciones medioambientales a largo plazo, la Fundación se preocupa también por definir planes concretos de varios años y programa labores de mantenimiento regular que permitan la consolidación de los objetivos propuestos. Todas estas actuaciones medioambientales se enmarcan dentro del compromiso del Santander por la sostenibilidad y los principios de banca responsable. Desde el año 2000, el Banco Santander está incluido en los dos índices Dow Jones Sustainability Index (DJSI World y DJSI Europe), que son la referencia internacional principal para medir con datos objetivos y auditables el comportamiento sostenible de las empresas, en sus dimensiones económica, medioambiental y social. En 2019, el banco español es el que mayor puntuación ha conseguido entre toda la banca internacional en el DJSI.

Santander es, además, miembro fundador del grupo de entidades internacionales que han suscrito los nuevos Principios de Banca Responsable, elaborados por la Iniciativa Financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP FI, en sus siglas en inglés).

Esta semana, el Banco Santander es el principal patrocinador de la "cumbre del clima", conocida como COP25, de Madrid. “El cambio climático es el mayor reto al que se enfrenta el mundo, y nos exige a todos tomar decisiones. La COP25 representa una oportunidad para aumentar la ambición de los compromisos adquiridos hasta ahora y desarrollar instrumentos que contribuyan a su ejecución, acercándonos al cumplimiento del Acuerdo de París”, ha declarado la presidenta del Grupo, Ana Botín. Santander ya es uno de los mayores proveedores de financiación verde del mundo y ha anunciado su voluntad de "continuar incrementando las acciones para apoyar cada día más la transición hacia un modelo energético y productivo sostenible".

Etiquetas
Publicado el
4 de diciembre de 2019 - 06:30 h

Descubre nuestras apps

stats