eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Los honores a Franco presiden la sala noble del Ayuntamiento de Badajoz tras ratificar el pleno que sigan ahí

El PSOE reclamó en una moción la retirada de dos banderines que cobijan símbolos anticonstitucionales, pero su propuesta fue tumbada con los votos en contra de PP y C’s, y la abstención de Podemos

Podemos-Recuperar Badajoz aboga por que una comisión técnica del Ministerio de Cultura decida si los símbolos deben ser retirados. Horas más tarde sacó un comunicado diciendo que su abstención fue “malentendida”

La Asociación de Memoria Histórica advierte que ese argumento no es válido porque la comisión solo se encargó de estudiar propiedades de competencia estatal. Además la comisión ya fue disuelta

El PSOE-Siex del Parlamento regional reprocha a Podemos ser la muleta principal de Fragoso

- PUBLICIDAD -
Los banderines expuestos a la vista de todos en el Ayuntamiento, en un lugar privilegiado / Foto: PSOE

Los banderines expuestos a la vista de todos en el Ayuntamiento, en un lugar privilegiado / Foto: PSOE

“La retirada de símbolos franquistas es una obligación moral, legal y política”. “Absolutamente todos los símbolos franquistas de este país deberían ser retirados”. Son los mensajes que algunos de los diputados autonómicos de Podemos Extremadura lanzaron en torno a los símbolos que perviven en los espacios públicos en 2016.

El pleno del Ayuntamiento de Badajoz rechazó una propuesta del PSOE para la retirada de unos banderines que cobijan simbología franquista. La propuesta fue tumbada gracias a los votos en contra de PP y C’s, aunque las críticas salpicaron de lleno a la formación morada. El motivo, que los concejales de Podemos-Recuperar Badajoz se abstuvieron, tal como contó este lunes el periódico ‘La Marea’.

Se trata de unos banderines instalados en la sala noble del ayuntamiento, entre el Salón de Plenos y la Alcaldía. Allí lucen con honores los pendones militares a los que acompañan yugos y flechas, junto al característico “aguilucho” que se convirtió en el símbolo del golpe de estado y de una dictadura militar de 40 años.

La realidad es que los votos de Podemos hubieran valido de poco, porque PP y C’s suman mayoría y votaron en contra de retirar los honores anticonstitucionales. No obstante  la decisión de Podemos no ha gustado ni a los socialistas, ni a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura.

Como bien apuntaban los diputados de Podemos, la retirada de los honores a Franco es una obligación legal, recogida explícitamente en la Ley de Memoria Histórica. En el pleno se debatió no obstante el mantenimiento de los banderines expuestos, cuando la norma marca de manera imperativa su retirada. Sin más.

¿Qué decía la moción rechazada?

Los banderines de la discordia fueron regalados a la ciudad por un regimiento militar anterior a Franco, aunque tienen grabados la apología franquista. Fueron entregados durante la etapa del alcalde socialista Manuel Rojas, aunque los socialistas, que llevaron la propuesta a pleno, dejaron claro que ha sido el PP el que los sigue exhibiendo ocho años más tarde de la entrada en vigor de la Ley de Memoria Histórica. “La ley es muy clara, y en la moción simplemente pedíamos que se cumpliera la norma”, traslada a este diario la concejala socialista Rita Ortega.

No tiene dudas de que si en vez del yugo y la flecha, tuviera el símbolo de la serpiente de ETA, o la cruz gamada nazi, no habría dudas de que los banderines no se podrían lucir de manera tan peregrina. Añade el portavoz socialista Ricardo Cabezas que cuando te abstienes en algo así, “es que no lo tienes claro, pese a que nuestra propuesta era que se aplicara la ley”, añade en alusión a Podemos-Recuperar Badajoz.

La moción señalaba que la permanencia de estas banderas a la vista de toda la ciudadanía hiere la sensibilidad democrática de los ciudadanos y ciudadanas. Sobre todo en la capital pacense, “teniendo en cuenta la brutal represión franquista” que vivió esta  ciudad. En todo caso, y atendiendo a su valor, entienden que su sitio es el  museo municipal, contextualizados y correctamente explicados como un elemento histórico. 

¿Qué dice Podemos?

Remigio Cordero, portavoz de la candidatura local de Podemos, ha trasladado a eldiario.es que el debate de los banderines fue llevado a pleno por el PSOE para “distraer la atención”. Optan por solicitar un informe a la comisión técnica correspondiente del Ministerio de Cultura, evaluando si hay que retirar los banderines.

“No estamos en contra de que se retire, sino del contexto en el que se hizo, y en el cruce de reproches entre PSOE y PP”, según Cordero. Argumenta que el debate, en contra del “espíritu de conciliación” de la Ley de Memoria Histórica, sirvió para protagonizar un intercambio de “insultos” y hacer un ejercicio de “guerracivilismo” entre un bando y otro a modo de “teatro”. En todo caso dice que sí está a favor de que se aplique la Ley de Memoria Histórica, y advierte que los socialistas también gobernaron Badajoz anteriormente.

Horas más tarde la formación sacó un comunicado en el que dice su abstención a la retirada de los símbolos franquistas fue “malentendida”.

“Entendemos que, aunque nuestro posicionamiento no hubiera modificado el resultado final, Recuperar Badajoz debe asumir que dicha abstención era susceptible de ser malentendida. Queremos ratificar nuestro empeño en conseguir que en las instituciones democráticas no haya ninguna imagen o símbolo que ensalce un régimen como el franquista, que tanto daño hizo en nuestra ciudad”.

“Puesto que esta abstención parece haber sido entendida como una falta de voluntad de eliminar del Ayuntamiento dichas banderas, el Grupo Municipal Podemos Recuperar Badajoz desea manifestar  su rotundo rechazo a la presencia de símbolos franquistas en las instituciones”.

La comisión de Cultura que dice Podemos no existe

La A sociación para la Recuperación de Memoria Histórica de Extremadura rechaza los argumentos de Podemos sobre la comisión de cultura, y advierte que esta justificación denota una falta de información. El presidente de la asociación,  José Manuel Corbacho, matiza que la comisión del Ministerio de Cultura a la que alude Podemos estuvo en funcionamiento para estudiar aquellos edificios que eran de propiedad estatal. No edificios municipales como es el caso.

Supone aplicar la ley, y comprender que los banderines tienen que retirarse porque las leyes están para cumplirse. Un reproche que hace extensible tanto a los dos partidos que se opusieron (PP y C's) como al que se abstuvo.

Y recuerda que la norma detalla que las diferentes administraciones, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura. Además, esa comisión técnica a la que aluden ya fue disuelta por parte del Ministerio.

Desde la Asamblea

Desde la Asamblea de Extremadura, y en el debate ayer de la enmienda de totalidad contra los presupuestos autonómicos, el portavoz de PSOE-Siex Valentín García también se refirió a este ayuntamiento. "Ustedes, señoras y señores de Podemos, son la muleta principal del Ayuntamiento de Badajoz para mantener al alcalde, y eso que tiene un acuerdo con Ciudadanos; sus dos concejales son la muleta principal del Ayuntamiento de Badajoz, ustedes, los de Podemos, que no están autorizados para dar carnets ni de izquierdas ni de democracia ni, desde luego, de gran coalición".

No es un caso aislado en Badajoz

El caso de los banderines franquistas no es el único resquicio que recuerda la dictadura y la represión de los rebeldes. Uno de los puntos del callejero franquista es la calle Presidente General Carracedo, en la zona de Pardaleras. Fue capitán de la Guardia Civil durante la guerra y participó en la ‘conspiración golpista’ en la ciudad según las investigaciones historiográficas, lo que debería suponer la eliminación de su calle según la Ley.

Sin embargo, el Ayuntamiento de Badajoz, con mayoría del PP, desestimó esta propuesta porque consideraba que el honor se debe a sus años como presidente de la Diputación provincial en la época de dictadura franquista. En la placa de su calle, no obstante, está inscrito y así figura en la misma placa, como militar y no como un político.

Otro ejemplo es la denominación de un grupo de viviendas llamadas Grupo de José Antonio, junto con la Plaza 18 de diciembre, cerca del puente de San Roque, que recuerda una visita de Francisco Franco a la ciudad. En concreto, en tal día del año 1945, el dictador anunció la puesta en marcha del famoso Plan Badajoz en ese mismo lugar.

Por último, hay otra avenida polémica. Se trata de la avenida José María Alcaraz y Alenda (barrio de Valdepasillas) que debe su nombre a un obispo de la ciudad, que apoyó el golpe de estado de forma entusiasta.

Destaca el caso de los pueblos de colonización de Badajoz que conservan en su nombre la alusión explícita al dictador. Este es el caso de Villafranco del Guadiana y Guadiana del Caudillo. Este último municipio se constituyó como localidad independiente de Badajoz en 2012 tras una lucha con la Junta de Extremadura bajo la etapa del PSOE.

La Junta ponía como requisito para su segregación de Badajoz que Guadiana eliminase el topónimo ‘Del Caudillo’, en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, algo que la corporación y el alcalde pedáneo (PP) no  aceptaban.  Finalmente fue Monago el que les concedió su independencia, manteniendo la denominación alusiva a Francisco Franco, y cerrando así la polémica.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha