eldiario.es

9

EXTREMADURA

Opinión

De una radical a una diputada

Y que tengamos a personas haciendo política que digan que esto es diversidad… así estamos; creando un mundo donde la post verdad está considerada como revolucionaria.

Manifestación 8M (1)

Olmo Calvo

Hace tiempo que el feminismo radical contemporáneo lleva abordando la transexualidad desde el debate, la teoría y más fervientemente desde las redes sociales ante la irrupción de un trans-activismo violento, individualista y claramente machista. Tanto es así que la responsable del área de Igualdad de Podemos en la Comunidad de Madrid y diputada en la Asamblea, Beatriz Gimeno, ha utilizado sus cuentas virtuales y los medios escritos a su alcance para intentar desactivar el discurso del feminismo radical.

Los argumentos de Gimeno llaman la atención por su lenguaje sentimentalista y por un discurso sesgado hasta el límite de la manipulación. Adelantó la diputada que las feministas que defienden la abolición del género ante la teoría Queer mantienen un discurso transfóbico equiparandolo con el xenófobo de Vox ante la inmigración. A estas alturas de la película no ha de extrañarnos la comparativa puesto que a las feministas siempre se les ha acusado de moralistas, puritanas y dogmáticas, sobre todo desde los círculos más conservadores ligados a la derecha. Ha pasado con el debate sobre vientres de alquiler utilizando como arma contra esta lucha feminista el argumento de que la iglesia comparte la misma idea; algo que es totalmente falso ya que la iglesia tiene razones moralistas y religiosas mientras que el feminismo tiene razones políticas basadas en el perspectiva de clase y la explotación reproductiva como eje contra la práctica.

Lo mismo pasa con la prostitución, postulados que la misma Gimeno ha rebatido declarándose abiertamente abolicionista en ambos casos.  Cuando hablamos de abolir el género ya no está tan claro el tema y volvemos de nuevo a señalar al feminismo de movimiento extremista. Es lo que ha hecho Gimeno; acusar al movimiento radical de fascista, totalitario y deshumanizador. El estudio sobre género tiene unas raíces históricas más profundas que las de los años setenta que se remontan al siglo XVII con el pensamiento de Poulain de la Barre. El filósofo aplica los criterios de racionalidad a las relaciones entre los sexos y extiende el bons sens cartesiano a las mujeres.

Critica especialmente el arraigo de los prejuicios y “propugna el acceso al saber a las mujeres como remedio a la desigualdad y como parte del camino hacia el progreso y que responde a los intereses de la verdad”. El estudio sobre las diferencias entre sexo y género ha sido fundamento de la teoría feminista desde entonces; no es nuevo, forma parte de la genealogía del feminismo y la transexualidad debe ser analizada sin necesidad de que ello implique el insulto. Decir que una mujer transexual no es una mujer, no es transfobia, corresponde a una realidad empírica. Habla de deshumanización afirmando que las personas que mantienen un discurso "anti-trans" jamás han conocido a uno en su vida. No existe un discurso anti-trans, existe un discurso en torno al sexo y al género, a la sexualización, la anatomía y la biología como punto de partida para contextualizar la opresión que sufren las mujeres en el mundo. El discurso liberal basado la identidad de género elimina de un plumazo la esencia del movimiento feminista porque la primera está basada en el deseo y el individualismo. No existe la " identidad de género" existe el " género" como jerarquía construida para someter a un sexo respecto a otro.

El sexo construye nuestras diferencias biológicas y es determinante atender a ellas para poder seguir trabajando en nuestras divergencias. El feminismo radical propone que es la sociedad la que debe adaptarse a las identidades y cuerpos no normativos para que sean aceptados sin necesidad de perpetuar estereotipos y roles asignados al sexo. Uno de los colectivos menos normativos que existe es el de las personas con discapacidad física, cuyos cuerpos no encajan en el imaginario colectivo sufriendo el rechazo y las miradas de quienes los estigmatiza y desintegra de la sociedad sin aceptarlos; cualquier sistema democrático debe garantizar la integración y el derecho de las personas en riesgo de vulnerabilidad a través de políticas sociales, la educación, la creación de leyes que puedan amparar y facilitar los recursos disponibles. De la misma manera decimos que un niño o una niña con una conducta no normativa debe ser integrado y respetado en la comunidad sin necesidad de que sea obligado a someterse a un cambio de sexo con lo que ello implica. Lo que no es de recibo es ocultar una realidad. Si a una persona con discapacidad le dices que no lo es, le estás engañando, estás adornando una mentira para que la realidad sea más bonita y estás negando sus derechos fundamentales.

En el Proyecto de ley sobre la protección jurídica de las personas trans y el derecho a la libre determinación de la identidad sexual y expresión de género de Podemos, se establece el " derecho a autodeterminación de menores a su " identidad sentida" sin necesidad de informes médicos que evalúen la situación para iniciar el proceso de hormonación antes del inicio de la pubertad pudiendo considerarse maltrato la intervención de los progenitores en el caso de no colaborar en el cumplimiento del deseo. Esto supone que los adultos que animen a los menores a este proceso en aras  de su " identidad" podrán hacerlo sin consecuencias legales pese a que sí puede haberla para los menores. Verónica Gómez Lobo, doctora a cargo de la unidad de ginecología y obstetricia infantil y adolescente del Hospital de Niños de Washington, afirma que se está dando un " boom de niños trans " y la aparición de un fenómeno emergente : los niños que dicen no tener género. El tratamiento consiste en parar la pubertad, pero no indefinidamente ya que las hormonas son necesarias para el desarrollo de los huesos y del sistema vascular. Los niños que a los 4, 5 o 6 años son transgénero tienen un 80% de chance de desistir cuando entran a la pubertad. Aunque la cifra es aplastante, Gómez Lobo asegura que existe una presión externa para adelantar cada vez más los procedimientos de cambio de sexo, muchos de ellos promovidos por los propios padres.

Otro de los puntos que defiende la ley propuesta por Podemos es la integración de hombres transgénero al deporte femenino. Valentina Beer ( Óscar ) es el segundo jugador transgénero en debutar en una categoría femenina de fútbol, la primera fue Alba Palacios que, con 33 años y tras no encontrar equipo masculino donde inscribirse, decidió someterse a un proceso de hormonación para poder integrarse legalmente en un equipo femenino. Según la Ley de Identidad de Género, el proceso de cambio del DNI dura 3 años: dos de hormonación y uno de psicólogos, pero la legislación no ha sido óbice para la manipulación y hacer los sueños realidad de estos dos hombres transgéneros, por lo que la federación ha dado vía libre a la inscripción de Valentina en su nuevo equipo de Terrasa. Valentina es transgénero, esto quiere decir que se siente mujer y como tal se ve en su derecho de poder acceder a los espacios femeninos. Esto no pasa igual en el deporte femenino, ya que las atletas que presentan un nivel alto de testosterona segregado de manera natural, se ven obligadas a someterse a tratamiento para rebajar el índice de testosterona por debajo de los 5 nanomoles por litro durante un periodo continuado de al menos seis meses para competir en algunas pruebas femeninas y ver reconocidas sus marcas.

El deporte femenino cuenta con menor apoyo de los medios, de las instituciones y de la sociedad. Las mujeres deportistas son peor pagadas, tienen menos posibilidades de dedicarse profesionalmente al deporte y están más invisibilizadas. Solo hay que coger un diario deportivo para darse cuenta de la importancia del deporte femenino respecto al masculino. La igualdad no consiste en equiparar las diferencias sexuales, sino en que éstas no sean motivo para la discriminación aceptando las diferencias biológicas entre hombres y mujeres. Si un hombre ( nacido varón) accede a categorías femeninas, tendría ventajas físicas respecto a sus compañeras; por lo cual, no es suficiente con el sentimiento para ser mujer ya que ésto solapará una realidad cuya base sigue siendo hilo conductor de las demandas feministas. Valentina no puede equiparse a sus compañeras, por mucho que mantengamos un discurso inclusivo y políticamente correcto .

El feminismo lleva muchos años luchando por el acceso a lugares seguros, entre ellos los baños públicos. Gimeno afirma que las mujeres trans no ponen en riesgo a otras mujeres por el hecho de tener un pene funcional, pero lo que no dice la diputada, más allá de que podamos ser más o menos violadas, es que muchas mujeres han sido abusadas sexualmente a lo largo de su vida y tienen todo el derecho del mundo a sentirse incómodas e inseguras dentro de un baño donde pueden acceder hombres. En estos baños también entran niñas, las grandes olvidadas de Gimeno. También apunta que la Ley Orgánica contra la Violencia de Género no corre ningún riesgo pese a que un cambio de identidad en mitad de un proceso penal pueda anular la causa. Pero dice que son noticias falsas.

Un varón que fue denunciado  por su esposa por maltrato psicológico pasó a ser una mujer tras someterse a un cambio de sexo sin que el litigio judicial estuviera resuelto. Aquel hombre, un bombero asturiano de 48 años, superó un proceso de reasignación de sexo y en su DNI consta ahora que tiene identidad femenina. Esta persona está acusada de un delito de violencia de género, pero el procedimiento penal podría quedar sin efecto por tratarse de la acusación de una mujer contra otra, un supuesto no contemplado en el Código Penal. Técnicamente se puede burlar la ley en procesos de violencia de género.

No es tan difícil pensar que el feminismo se oponga a este tipo de leyes que afectan a menores y a mujeres. El feminismo radical no está en contra de la transexualidad, está en contra de la moda simplista de las mil y una etiquetas para asignar un género, como si el hecho de asignarlo fuera nuevo y no existiera ya. La feminidad y la masculinidad son comportamientos localizados entre un sexo y otro; pero un niño feminizado no puede ser etiquetado como niña solo porque actúe como la sociedad ha marcado que debe ser un rol ligado a la mujer. También existe el “ género fluido” para quien no esté familiarizado se trata de sentirte hombre y mujer indistintamente según el deseo en ese momento; por supuesto, no tratarle como se siente es sinónimo de transfobia, aunque mida 1’90, tenga barba y más testosterona que una película de Pajares y Esteso. La lista de tipos de género es inagotable.

Y que tengamos a personas haciendo política que digan que esto es diversidad… así estamos; creando un mundo donde la post verdad está considerada como revolucionaria. Que no se extrañe nadie que este artículo pueda ser denunciado por “discurso de odio”  por apuntar a hechos biológicos. Que tampoco a nadie le extrañe que dentro de poco este artículo sea delito. Querida diputada, limítese a luchar por los derechos de los transexuales pero desde la verdad y la profesionalidad. Allí estaremos entonces las feministas apoyando; pero sobre todo, deje de insultar.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha