Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Los líderes del G7 apoyan el plan de Biden para un alto el fuego en Gaza sin avances
Análisis - El bulo de Miguel Ángel Rodríguez, la última bala contra el fiscal general
Opinión - Ayuso, azote de la corrupción (ajena). Por Esther Palomera
Sobre este blog

Viento del Norte es el contenedor de opinión de elDiario.es/Euskadi. En este espacio caben las opiniones y noticias de todos los ángulos y prismas de una sociedad compleja e interesante. Opinión, bien diferenciada de la información, para conocer las claves de un presente que está en continuo cambio.

La política y las políticas

El Congreso dará luz verde definitiva este jueves a los Presupuestos de 2013

Josu Montalbán

0

¿Qué me ha incitado a escribir este artículo? Desde luego que no pretendo elaborar ninguna tesis irrebatible, sino simplemente poner sobre la mesa del debate algo tan actual como el descrédito que actualmente padece la Política, con mayúscula. Porque da la impresión de que el parlamentarismo, que es el modo de desenvolverse de los políticos en activo, no está basado en unas reglas lógicas, ni siquiera discurre con buenas intenciones por parte de quienes debaten en las cámaras parlamentarias.

En nuestro Congreso de los Diputados los debates, medidos y comedidos, entre los parlamentarios de los diferentes partidos han dejado paso a disputas soeces, desórdenes que convierten la sala en un Patio de Monipodio y, llegado al extremo, broncas y brusquedades entre quienes deberían “parlamentar”, es decir, “hablar o conversar unos con otros, entablar conversaciones con la parte contraria para intentar ajustar la paz, una rendición, un contrato, o para zanjar cualquier diferencia”. Desde luego que es mucho pedir a sus señorías que se ajusten al guión de la definición de la Real Academia, pero cabe reclamarles un ánimo constructivo en cada una de sus intervenciones, de modo que las maneras de debatir se ajusten a unas formas que sirvan para que quien asiste y escucha el debate correspondiente pueda asimilar los significados de las palabras y percibir las intenciones arteras de quienes utilizan el debate político sólo en su provecho y no en beneficio de la sociedad a la que va destinado, y a la que dicen servir.

En el tiempo actual se debaten comportamientos individuales que no tienen que ver con la Política, peor aún, que convierten la Política en un instrumento poco útil. En realidad la Política, que es “el arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados”, se queda en meros gestos que, en sentido figurado, son conocidos como “políticas”. La Política, con mayúscula, termina siendo el resultado de las actividades de los que rigen los asuntos públicos, o de las de los ciudadanos que opinan y votan, o de quienes marcan las orientaciones y directrices en un determinado asunto. Sin embargo la Política debe tener fines mucho más integrales y nobles, en tanto que es la que determina el tipo de Estado como hábitat e institución de la que los ciudadanos se sirven para vivir con decencia y llegar a ser felices. El conjunto de los órganos de gobierno de un país, que son precisamente la razón de ser del Estado, están llamados a garantizar que los ciudadanos tengan los mismos derechos, que la Política que lo ha de garantizar sea ambiciosa y no se quede en la disputa entre quienes dicen ejercerla pero la utilizan como una mera arma para ejercer el poder, previamente conquistado mediante cualquier ardid.

Sirve como ejemplo de cuanto digo el hecho de que el debate que ha trascendido a los medios de comunicación, actualmente, está basado mucho más en el comportamiento y vicios personales de los propios políticos que en el cariz y eficacia de la Política que ellos proponen. En medio de un panorama casi desolador, que es consecuencia de la Política desarrollada por el PP, falta de rigor y compromiso social o ciudadano, se ha abierto paso una quimera (la de los masters) que ha convertido la solución de los problemas provocadores de tal desolación en algo secundario. El acoso y derribo del poder es prioritario frente a las injusticias que padecemos en nuestra vida diaria, y que afectan brutalmente a los desposeídos y a los más humildes, es decir a los pobres.

La revalorización de las pensiones arruinadas durante los años de gobiernos populares, la inactividad del famoso Pacto de Toledo, las reformas en el sistema educativo, la recuperación de una Sanidad universal, el procès catalán, el final más lógico y ético del terrorismo de ETA, la derogación de la legislación laboral, la crisis energética, el cambio climático, y otros tantos asuntos propios de la Política, han sido sustituidos por las “políticas” parciales de acoso y derribo a los adversarios, argumentando la autenticidad o falsedad de documentos, siempre manipulables e interpretables.

Sobre este blog

Viento del Norte es el contenedor de opinión de elDiario.es/Euskadi. En este espacio caben las opiniones y noticias de todos los ángulos y prismas de una sociedad compleja e interesante. Opinión, bien diferenciada de la información, para conocer las claves de un presente que está en continuo cambio.

Etiquetas
stats