Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Ucrania entra en el tercer año de guerra con miedo al olvido y dificultades ante Rusia
Koldo García, su mujer y un hermano cobraban sueldos públicos y comisiones
La corrupción siempre llama dos veces. Por Rosa María Artal

Cintillo branded content   BBK KUNA

Kristian Prieto, director de BBK Kuna: “Cada elección individual, por pequeña que sea, puede acumularse y tener un impacto colectivo significativo”

Kristian Prieto, director de BBK Kuna

Euskadi Brands

0

Muchas de las acciones y decisiones que afectan a la vida cotidiana de las personas se toman a nivel comunitario, lo que le brinda a cada individuo cierto margen de acción a través de iniciativas y de la colaboración y el compromiso a largo plazo. Es una de las claves que guían el trabajo de Kristian Prieto al frente de BBK Kuna, centro pionero en Euskadi y también referente internacional en la innovación social que se da dentro del marco de cumplimiento de la Agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). BBK Kuna está junto a las personas, cerca de ellas tanto en el sentido figurado como en el literal, pues a través de la Casa Cuna, situada en el barrio de Bilbao La Vieja, están fomentando y canalizando la participación de quienes allá viven. “Desde el corazón de Bilbao promovemos, lideramos y llevamos a cabo proyectos innovadores que, siempre con los ODS como referencia, aporten soluciones para que nuestra sociedad sea más justa, equitativa y sostenible”, señala.

Quedan apenas siete años para que el año 2030 deje de estar en el horizonte y apenas el 12% de las metas que fijan los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) están encaminadas, por lo que aún queda mucho por hacer. Y parte de la solución a esos problemas y desafíos pasa por conectar con los ciudadanos y con aterrizarles los ODS, por hacer que sean accesibles y entendibles para todos. “Creemos que, como sociedad, aún tenemos el reto de que la ciudadanía conozca la Agenda 2030, perciba nítidamente los beneficios que genera para su bienestar y el de las siguientes generaciones y contribuya a sus objetivos y metas también desde su ámbito individual de decisión. Los problemas abordados por los ODS son retos que tenemos como sociedad y no son estancos ni aislados”, abunda Prieto.

¿Cómo le podría resumir a alguien que no haya oído hablar nunca de BBK Kuna qué es y qué labor desempeña? 

BBK Kuna es la Casa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Es un centro pionero en Euskadi y un referente internacional para la innovación social dentro del marco de cumplimiento de la Agenda 2030 de la ONU. Desde este edificio situado en el Muelle de Urazurrutia, el corazón de Bilbao, promovemos, lideramos y llevamos a cabo proyectos innovadores que, siempre con los ODS como referencia, aporten soluciones para que nuestra sociedad sea más justa, equitativa y sostenible.

Para ello, trabajamos de la mano con todos los agentes de la sociedad: empresas, administración, universidades y centros de investigación, y ciudadanía.

BBK Kuna lleva ya dos años instalada en la Casa Cuna de Bilbao, cerca de los vecinos de los barrios de San Francisco, La Vieja y Atxuri. ¿Qué lazos ha tejido con los vecinos? 

Una cosa que tuvimos clara desde el principio es que el edificio también tenía que ser del barrio. Hemos acogido propuestas de asociaciones locales como Bilbao Histórico, o la Asociación de Comercios y Empresas San Francisco Bilbao la Vieja y Zabala. 

Además, teníamos claro que debíamos canalizar la participación del barrio en un órgano. Por ello constituimos el Consejo Consultivo, que tiene el objetivo de conectar BBK Kuna con el distrito y los barrios en los que está ubicado para fomentar la relación entre los y las vecinas y BBK Kuna, y encauzar la participación ciudadana en el desarrollo de respuestas a los retos del futuro que planteamos. El consejo lo forman 21 vecinos y vecinas y sus funciones son, por ejemplo, observar y analizar la actuación de BBK Kuna para proponer áreas de mejora; analizar las propuestas de ciudadanos y asociaciones del barrio para decidir sobre uno de los proyectos que se desarrollarán en BBK Kuna, o incorporar la participación de la ciudadanía para proponer prioridades a la dirección del centro. 

Con este consejo empezamos a trabajar desde nuestra apertura. Ellos y ellas propusieron los usos y las formas del callejón que flanquea nuestro edificio y también de la parte trasera, el antiguo muelle de Urazurrutia. También nos ayudaron a seleccionar el proyecto artístico de Zouhir Oujaa, el muralista que intervino el túnel que conecta el Muelle de Urazurrutia con el Muelle de Marzana, justo bajo el Puente de San Antón.

Asimismo, participaron en el estudio del Futuro de la Alimentación, que se enmarca dentro de nuestro proyecto ‘Habitantes del Futuro’, que, a través de encuestas y acciones de llamada, busca sumar a la ciudadanía al debate público sobre el futuro. Las y los miembros de nuestro consejo disfrutaron de lo que podría ser una cena en un restaurante del futuro elaborada por los cocineros y cocineras de la Fundación Bisubi sumando su voz a este debate y a esta iniciativa sobre el porvenir de la gastronomía.

¿Qué se aprende de las experiencias compartidas con ellos? 

¡Muchísimo! Conocer la realidad del barrio para nosotros es fundamental y, además, nos ayuda a hacer que todas las personas consideren esta casa, su casa, un  lugar al que pueden venir para disfrutar de esa programación abierta para todos y para todas.

Se habla mucho de los ODS y prácticamente todo el mundo sabe que son los objetivos de desarrollo sostenible, pero ¿cree en realidad que son conscientes de lo que implican y de las metas que tienen? 

El último informe de BBK Behatokia (diciembre de 2022) sobre notoriedad y valoración de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en Bizkaia entre sociedad y empresas arrojaba datos muy interesantes. Por ejemplo, las empresas de Bizkaia manifestaban tener un conocimiento de los ODS notablemente superior al que dice tener la sociedad en su conjunto. Sin embargo, mientras que casi una de cada dos personas de Bizkaia cree que se trata de unos objetivos muy necesarios, sólo una de cuatro empresas comparte esta opinión.

Esto desde luego, nos indica que la divulgación sigue siendo imprescindible: la participación de toda la sociedad es esencial para abordar los desafíos que tenemos delante, que son retos globales –acción climática, crecimiento inclusivo, igualdad de oportunidad, reducción de desigualdades– que no conocen fronteras, y cuya solución requiere de la colaboración y participación de todos.

En BBK Kuna creemos que, como sociedad, aún tenemos el reto de que la ciudadanía conozca la Agenda 2030, perciba nítidamente los beneficios que genera para su bienestar y el de las siguientes generaciones y contribuya a sus objetivos y metas también desde su ámbito individual de decisión. Los problemas abordados por los ODS son retos que tenemos como sociedad y no son estancos ni aislados. Por ejemplo, la falta de acceso a la educación puede estar vinculada a la pobreza, la desigualdad de género y la falta de oportunidades económicas. Al abordar un ODS, se contribuye indirectamente al avance de otros.

Quedan siete años para que el horizonte de 2030, la meta que se fijan los objetivos, sea ya el presente. ¿En qué punto estamos en Euskadi? 

Naciones Unidas publicaba un informe el pasado abril sobre los progresos realizados para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible y remarcaba que solamente el 12% de las metas están encaminadas; más de la mitad, aunque presentan ciertos avances, no están del todo encaminadas; y un 30% no han avanzado nada o incluso han involucionado debido a las diferentes crisis que hemos vivido: pandemia, guerras, inflación, etc. 

A nivel global y local, estamos inmersos en lo que se conoce como la “década de la acción”, que nos exige acelerar las soluciones con urgencia y ambición.

Desde lo que nos toca en BBK Kuna de cara los desafíos más apremiantes, destaco aquellos que hemos priorizado gracias al trabajo de nuestro departamento de estudios y el 'think tank' Kuna: fortalecer el concepto de competitividad sostenible del territorio a través del crecimiento inclusivo y el desarrollo sostenible; el reto y el cambio demográfico que nos exige repensar sistemas y estructuras, pero también adaptarnos a la menor natalidad y la nueva longevidad que genera nuevos problemas como los de la soledad no deseada, por ejemplo; el cambio climático y todos los desafíos que vienen con él. También consideramos prioritario poner el foco en la creación, atracción y retención de empresas y talento en el territorio de Bizkaia; así como ser capaces de garantizar una transición digital humanista e inclusiva, que no deje a nadie atrás, con profundas transformaciones en ciernes como las derivadas de los avances de la inteligencia artificial.

En septiembre se celebró una segunda edición del BBK ODS Eguna. ¿Qué impacto tuvo esta jornada por la sostenibilidad entre los ciudadanos de Bilbao?

Fue un día muy bonito, lleno de actividades con el foco puesto en los ODS desde el ocio y explicando qué son los ODS y la Agenda 20230 de forma llana, abierta y accesible para todos los públicos. Nos sentimos arropados por quienes se acercaron a disfrutar del día, que fueron muchas personas y familias que disfrutaron y compartieron una jornada que fue la excusa perfecta para pasar un día lleno de propuestas de calidad producidas de manera sostenible por agentes culturales locales.

En ocasiones, estos objetivos se ven como algo demasiado ambicioso, inasible para un individuo, y que parece que solo incumben a entidades más grandes como gobiernos. ¿Cómo se pueden aterrizar los ODS para que cada individuo los sienta como algo propio y vea que puede intervenir de algún modo? 

Es fundamental mostrar cómo los ODS están relacionados entre sí y cómo afectan a diferentes aspectos de la vida de las personas, destacar casos de éxito y mostrar cómo la acción individual puede marcar la diferencia. También es importante fomentar la participación activa, educando y concienciando a todas las capas de la sociedad; desde los más pequeños hasta la integración de los ODS en la cultura organizacional de las empresas.

Por supuesto, las elecciones y acciones individuales también son importantes y tienen un impacto positivo. Cada elección individual, por pequeña que sea, puede acumularse y tener un impacto colectivo significativo en la consecución de los ODS. La conciencia y el compromiso de las personas en sus elecciones diarias son esenciales para construir un futuro más sostenible y equitativo.

Sin embargo, debemos ser honestos y admitir que aún queda mucho trabajo por hacer que la ciudadanía se sienta partícipe de esta Agenda. Es SU Agenda. A diferencia de anteriores intentos como los Objetivos de Desarrollo del Milenio, donde la parte interpelada era la administración pública, los ODS nos llaman a todos y todas, especialmente a las empresas privadas y aguas abajo, ciudadanía. 

¿Qué margen de acción tenemos cada uno de nosotros para influir en el cumplimiento de esos objetivos?

Tenemos margen, sin duda. Una clave puede ser tener una mirada local, tratar de incidir en los ODS y en la Agenda desde lo que tenemos más cerca, ya que muchas de las acciones y decisiones que afectan directamente a la vida cotidiana de las personas se toman a nivel comunitario.

Involucrarse en iniciativas locales y participar en decisiones que afecten a la comunidad; acciones como  reciclaje de los residuos que generamos, el uso del transporte público, o el impulso del crecimiento económico local de manera inclusiva apoyando a pequeñas empresas locales marcan también una gran diferencia. Tampoco me olvido de lo importante que es conservar y cuidar los espacios verdes de los lugares en los que residimos. Al final, la clave está en la participación activa, la colaboración y el compromiso a largo plazo.

A este respecto, ¿qué labor se está llevando a cabo desde BBK Kuna para acercar esos retos a la ciudadanía? 

En BBK Kuna fomentamos el cambio de lo local a lo global de una forma estratégica y participativa. 

Desde que abrimos en 2021, hemos puesto en marcha espacios y proyectos como la Red BBK Kuna Kideak 2030, una alianza de más de 100 entidades de Bizkaia comprometidas con hacer las cosas de otra manera, y campañas de sensibilización como BBK ODS Eguna, que saca los ODS a la calle de una manera lúdica y accesible para todos los públicos. Nuestras puertas están siempre abiertas, no sólo para participar en nuestra programación, que siempre tiene el foco puesto en los ODS, sino para recibir propuestas y ponernos manos a la obra.

¿Cuál es el nivel de concienciación entre los jóvenes? ¿Hasta qué punto es posible inculcar valores sostenibles desde la infancia? 

La juventud está cada vez más concienciada con los ODS y saben que el atraso en el cumplimiento de la agenda 2030 afecta de lleno a su futuro. Las generaciones más jóvenes demandan a las anteriores cambios y compromiso para tener acceso a una educación de calidad, a un empleo decente, al respeto al planeta o a conseguir una igualdad de género real. Creo que ellos ya tienen en su ADN cosas que a personas de más edad han tardado en ver y cada vez más, exigen que sus voces sean tenidas en cuenta. Su mirada y su manera de hacer son imprescindibles.

Y sobre la infancia: es un período crucial para inculcar valores sostenibles, ya que es durante estos primeros años de vida cuando se forman muchas actitudes y comportamientos fundamentales. La educación y las experiencias en la infancia tienen un impacto duradero en la forma en que los individuos ven el mundo y en cómo eligen vivir sus vidas. 

BBK Kuna financia también proyectos de innovación social que estén orientados hacia la consecución de los ODS. ¿Cuáles son los proyectos más llamativos e innovadores que cuentan con el apoyo de BBK Kuna? 

Tenemos una convocatoria de proyectos que se llama KUNA-CO Proiektuak. Es la segunda edición de esta iniciativa que impulsa proyectos de innovación que tengan como objetivo buscar soluciones a retos asociados a las Agenda 2030 en Euskadi en general y en Bizkaia en particular, y que, a su vez, produzcan un cambio en el territorio de Bizkaia. 

Estos proyectos responden a los retos identificados por BBK Kuna Institutoa, 'think tank' presidido por Daniel Innerarity y formado por voces referentes en el territorio, que, desde BBK Kuna, prioriza cuáles son los retos de futuro a abordar en los próximos años.

La convocatoria promueve el trabajo en conjunto por lo que los proyectos objeto de esta convocatoria están liderados por entidades que articulan su colaboración por medio de un Consorcio multiagente. Todos los proyectos incluyen a una entidad sin ánimo de lucro que coordinará el proyecto. En esta ocasión, los proyectos seleccionados responden a tres retos: tecnología para el bien (“tech for good”); migración y talento, y nueva longevidad.

BBK lleva más de 100 años generando riqueza e impacto social en el territorio de Bizkaia, trabajando codo a codo con multiplicidad de agentes, desde las instituciones públicas hasta la sociedad civil, pasando por el tercer sector y la academia

Kristian Prieto director de BBK Kuna

Organizan también talleres dirigidos a incorporar los ODS en las pymes. ¿Cuáles son los principales ‘debes’ de las empresas en materia de sostenibilidad? 

Ser sostenible es el principal ‘debe’. Las empresas tienen que evaluar y mejorar continuamente las prácticas sostenibles en toda su cadena de suministro y establecer estrategias para reducir su huella de carbono y ser respetuoso el uso de recursos. Por supuesto, la innovación y el uso eficiente de la tecnología es imprescindible, pero sin perder de vista la ética. 

No me olvido del fomento de los entornos laborales inclusivo y diversos  en género, edad y desde el punto de vista étnico y cultural, ya que contribuye al bienestar social y económico de sus trabajadores y en sus localidades. 

Establecer alianzas y colaborar con otras empresas además de enriquecedor es importantísimo porque sumar esfuerzos y aprender de las buenas prácticas del otro hacen que el impulso y el esfuerzo se multipliquen para que el cambio y las mejoras lleguen antes.

Siendo BBK Kuna uno de los proyectos más estratégicos de Fundación BBK, ¿qué importancia crees que tienen las fundaciones para la consecución de los ODS? 

Como decía anteriormente, la Agenda 2030 hace un llamado claro a la empresa privada, por su capacidad de obtener recursos y su llegada a la ciudadanía. En este contexto, las Fundaciones privadas, como lo es la fundación bancaria BBK, tienen, además de recursos, la capacidad innata de aglutinar a distintos agentes a favor de un objetivo. 

BBK lleva más de 100 años generando riqueza e impacto social en el territorio de Bizkaia, trabajando codo a codo con multiplicidad de agentes, desde las instituciones públicas hasta la sociedad civil, pasando por el tercer sector y la academia. Nos vemos como un actor muy relevante a la hora de provocar un cambio.

Establecer alianzas y colaborar con otras empresas además de enriquecedor es importantísimo porque sumar esfuerzos y aprender de las buenas prácticas del otro hacen que el impulso y el esfuerzo se multipliquen para que el cambio y las mejoras lleguen antes

Kristian Prieto director de BBK Kuna

Usted se ha incorporado recientemente a la dirección de BBK Kuna. ¿Qué objetivos se marca? Más en general, ¿cuál es la hoja de ruta de BBK Kuna en los años que vienen?

BBK Kuna es el laboratorio desde el que observamos el futuro y actuamos para dar respuesta a los desafíos que ese porvenir nos plantea. Irá hacia donde la sociedad lo demande. Y lo haremos de la mano de todos los agentes de la sociedad porque tenemos claro que no podemos actuar de manera individual. Seguiremos promoviendo el trabajo en equipo, la colaboración, el intercambio de ideas y la formación de alianzas entre la ciudadanía, la iniciativa privada, el mundo académico y el sector público.

En este sentido, Bilbao y Bizkaia están de enhorabuena gracias a la apertura de la oficina del Secretariado Local 2030, un espacio donde BBK se ha incorporado como socio junto con el Gobierno de España, Eusko Jaurlaritza y Ayuntamiento de Bilbao. Debemos ser capaces de destilar lo más relevante de este proyecto para beneficio de la sociedad de Bizkaia. En ese futuro, seguiremos promoviendo la transformación social a través de la innovación de una forma participativa, estratégica y de impacto, de lo local a lo global.

Etiquetas
stats