Educación luchará contra los guetos, pero no concreta medidas

La consejera de Educación Cristina Uriarte ha confesado en el Parlamento vasco que la concentración de alumnado inmigrante en los centros públicos es un fenómeno que preocupa y ocupa a su departamento, aunque esta última parte, la de las acciones previstas para combatir este fenómeno, no las ha dejado claras, al menos, en su intervención en la Comisión de Educación. 

Las familias se sublevan contra "la segregación social" de los colegios de Vitoria

Las familias se sublevan contra "la segregación social" de los colegios de Vitoria

Ha empleado las más de dos horas de su comparecencia en recordar la evolución de la inmigración en Euskadi, del porcentaje del alumnado inmigrante y del proceso de admisión a la red educativa. También ha hecho hincapié en explicar cómo la normativa vigente prohíbe los criterios discriminatorios a la hora de matricular, cómo se garantizan los derechos de acceso a la Educación con independencia del origen del alumno o de su estrato social y que corresponde a los padres la libre elección del centro. Pero acto seguido ha reconocido abiertamente que esta regulación y las medidas adoptadas hasta ahora por Educación para evitar la concentración de alumnado extranjero en los centros públicos no son suficientes. "Se ha hecho un gran esfuerzo en la última década, se han tomado medidas pero no han sido suficientes para matricular de forma equilibrada y para encajar la multiculturalidad en el sistema educativo", ha declarado Uriarte. 

Y es que los datos no dejan lugar a dudas.  Pese a esos criterios establecidos por Ley en la comunidad vasca hay centros con más de 1.400 alumnos y ni un solo niño inmigrante mientras otros con apenas 216 estudiantes, 105 de ellos provienen de otros países. Estos casos extremos se dan sobre todo en Álava y lejos de disminuir cada año se incrementan.

Ante la evidencia de que las acciones implementadas hasta el momento no han dado el resultado pretendido, la consejera anunciaba nuevas medidas pero sin llegar a definir las mismas. En primer lugar ha hablado de reserva de plazas a favor del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo, pero lo cierto es que esto ya está contemplado por Ley, con una reserva del 10%. Ha hablado también de la aplicación de nuevos criterios de escolarización y unificación de los vigentes en las comisiones territoriales de escolarización, los órganos que gestionan las matrículas llegadas a lo largo del año fuera de plazo. Ha apuntado en este punto "la ausencia manifiesta de diversidad en ciertos centros", pero no ha llegado a concretar cuáles serán esos nuevos criterios que marcaran los procesos de admisión de los escolares.

El resto de la receta se completa con coordinación interinstitucional e impulso a los planes y programas de atención al alumnado inmigrante, de interculturalidad, de diversidad, de refuerzo lingüístico...

Esta falta de concreción ha provocado la desconfianza entre los grupos de la oposición que consideran que se repite la misma fórmula y que si antes no ha sido efectiva para acabar con esa concentración a alumnado extranjero, por qué lo va a ser a partir de ahora.

La comparecencia de Uriarte se produce una semana después de la denuncia realizada por todas las Ampas de los colegios públicos de Infantil y Primaria de Vitoria, respaldadas por las direcciones y profesorado de los centros, por sindicatos y una veintena de colectivos sociales. En un acto público criticaron la creciente concentración de alumnado de origen extranjero y de bajo nivel socio económico en los centros públicos. Aseguran que la tendencia se está agudizando mientras se produce una "huida" y "refugio" de la población autóctona a centros concertados. Este fenómeno, que en su opinión, no es algo nuevo en la ciudad, se da, ante "la mirada impasible" e "inacción" de los sucesivos departamentos de Educación. Por este motivo iniciaron su particular revuelta y reclamaron medidas al Gobierno vasco.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats