La portada de mañana
Acceder
El rechazo de Sánchez a tocar el pacto de la reforma laboral abre la vía Ciudadanos
Arde un árbol en la Amazonía para que coma un cerdo de macrogranja en España
Opinión - 'Entre el oasis catalán y la omertá', por Neus Tomàs

Euskadi marca un antes y un después en la adaptación al cambio climático con Urban Klima 2050

Así lucirá Donosti según un informe de Greenpeace sobre cambio climático

La Unión Europea ha aprobado el proyecto Life Integrado Urban Klima 2050, que, liderado por la sociedad pública Ihobe, marcará un antes y un después en la implantación de medidas concretas de adaptación al cambio climático en Euskadi. Dotado con 19,8 millones de euros de inversión directa, la mitad de ellos financiados por la UE, prevé la aplicación de cuarenta acciones a escala territorial para favorecer la resiliencia de los municipios vascos. Estos proyectos piloto tendrán impacto sobre un 43% de la población de la comunidad autónoma.

Bilbao, una de las ciudades españolas más amenazadas por los desastres ecológicos, declara la "crisis climática"

Bilbao, una de las ciudades españolas más amenazadas por los desastres ecológicos, declara la "crisis climática"

El proyecto LIFE espera movilizar más de 625 millones de euros, de los que cerca de veinte son de inversión directa, para poner en marcha acciones en cinco bloques diferentes. En un primer momento, diagnosticará el riesgo climático en el País Vasco y revisará la estrategia climática a partir de los resultados. Una vez concluida esta evaluación, se procederá a definir las acciones —el "cómo, dónde y cuándo actuar"— con la reducción de las emisiones y la resiliencia del territorio en mente.

El siguiente paso consiste en emprender proyectos piloto, que en el futuro podrán ser escalables a otros espacios. En esta fase, los principales 'conejillos de Indias' serán las áreas urbanas de las tres capitales, así como Bakio, Bermeo, Gernika-Lumo y Zarautz. También se desarrollarán experiencias piloto en las áreas periurbanas de Urdaibai, la costa de Debabarrena y la Rioja Alavesa. Por otra parte, se realizarán proyectos en las cuencas o desembocaduras de los principales ríos. Todas estas acciones piloto cubren un 16 % de la superficie de de Euskadi y alcanzarán a cerca de un millón de personas, el 43 % de su población.

El consorcio para la implantación de las acciones lo integran 20 organizaciones, que trabajarán bajo la dirección de Ihobe, la sociedad pública de gestión ambiental del Departamento de Medioambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno vasco. Participan también las tres diputaciones forales, siete ayuntamientos (incluidos los de las tres capitales), agencias regionales como el Ente Vasco de la Energía y la Agencia Vasca del Agua, y cinco centros tecnológicos.

Excepción de la Unión Europea con el proyecto vasco

El proyecto supone un punto de inflexión en la adaptación al cambio climático en Euskadi. De hecho, la Unión Europea lo ha aprobado de manera excepcional. En principio, establece un máximo de un proyecto de estas características por convocatoria, área y país. Aun así, pese a la existencia del LIFE NADAPTA en Navarra, ha optado por dar el visto bueno también al propuesto por Euskadi.

La iniciativa facilitará la Estrategia de Cambio Climático del País Vasco-KLIMA 2050, aprobada en junio de 2015. Su principal objetivo es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 80 % para 2050, año en que se espera alcanzar un consumo de energía renovable del 40 %. Además, trata de mantener el territorio en funcionamiento pese a los cambios que se vayan dando en el clima, y este es el principal punto de intersección con el proyecto Urban Klima 2050.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats