La fractura del coronavirus: una de cada tres personas atendidas por Cáritas se queda sin ningún ingreso

Recogida de alimentos.

"Los que ya eran frágiles en 2019 han visto cómo sus condiciones de vida han empeorado más rápida e intensamente" durante el estado de alarma. Hasta el punto de que una de cada tres personas atendidas por Cáritas en Euskadi ha perdido sus ya escasos ingresos, procedentes en su mayoría de empleos precarios e informales, sin ningun tipo de protección social. Así lo ha recalcado el director de Cáritas Bizkaia, Carlos Bargos, durante la presentación de la memoria de actividades en terriotiro vizcaíno correspondiente a 2019.

En global, Cáritas Euskadi atendió durante el año pasado a un total de 27.802 personas de forma directa, de ellas el 57 % mujeres, alcanzando esta ayuda social a más de 60.000 de forma indirecta. Esta organización, dedicada a la atención social y dependiente de la Iglesia Católica, ha destinado 3,7 millones de euros a ayudas económicas, principalmente para subsistencia (46 %) y alojamiento (32 %). Se trata de cifras inferiores a las registradas en 2018, pero que se incrementarán de forma notable este año tras la emergencia sanitaria que ha dado al traste con miles de economías domésticas y de supervivencia. Entre marzo y mayo las solicitudes de ayuda ya han crecido hasta un 37 %.

Las personas más afectadas están siendo las familias integradas por una mujer sola con hijos, "con baja cualificación, en desempleo, previamente con empleos precarios en servicio doméstico u hostelería, con poca o nula red de apoyo social y económico"; así como "familias sin ahorro, ante el colapso del SEPE" o aquellas que no tienen ingresos pero quedan fuera de prestaciones como la RGI.

La realidad de las familias más vulnerables ha sufrido un tremendo impacto y las primeras consecuencias se visibilizan, según Cáritas, con la pérdida del empleo, en gran medida empleo informal; la desaparición de ingresos de los hogares; el riesgo de pérdida de vivienda; el ensanchamiento de la brecha digital y educativa; redes de apoyo debilitadas; problemas de salud psicoemocional de los hogares y futuro incierto.

Según el director de Cáritas Bizkaia, uno de cada tres atendidos afirma haber perdido oportunidades de empleo y formación por carecer de conexión a internet en sus casas y también uno de cada cuatro asegura no haber podido acceder a las ayudas de la administración por el mismo motivo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats