Etiquetas

No le faltaba razón a Mario Benedetti al sostener, en uno de sus poemas, que ‘el olvido está lleno de memoria’. La misma sorpresa se llevó Isabel Martínez de Aragón al descubrir la historia de su abuelo Jesús Martínez de Aragón y Carrión, un joven abogado nacido en Vitoria que fue jefe de la II Brigada Mixta republicana durante la Guerra Civil. Tenía 38 años cuando falleció en un asalto de las tropas de los sublevados en el parque madrileño de la Casa de Campo, en 1937. Sin embargo, su coraje y su valor nunca fueron reconocidos. Todo lo contrario, la figura de Jesús Martínez de Aragón fue enterrada en el olvido por el régimen franquista y su familia sufrió en primera persona las consecuencias de la represión.

Jesús era hijo de Gabriel Martínez de Aragón y Urbiztondo, una destacada figura de la España de principios del siglo XX que, debido a la dictadura de Primo de Rivera, antepuso los principios republicanos a los monárquicos y llegó a ser Fiscal General de la República en 1931.

Gabriel y sus siete hijos sufrieron duramente las consecuencias de la dictadura franquista. “Se les incautaron las propiedades familiares, algunos hijos de Gabriel fueron recluidos en campos de concentración. Sufrieron mucha persecución”, puede aclarar hoy Isabel Martínez de Aragón, bisnieta de Gabriel, tras el trabajo de investigación que ha realizado sobre su familia y que ha plasmado en el documental “El olvido está lleno de memoria”.

Esta historia nace en un trastero. En 2011 Isabel descubrió, por primera vez, fotos de su abuelo Jesús mientras ayudaba a su madre a limpiar el desván. “Encontré la portada de un periódico donde se anunciaba la muerte de mi abuelo”, recuerda Isabel, quien desde ese momento asumió el compromiso de resolver el misterio que rodeaba a su familia.

Y empezó a tirar del hilo para descubrir lo que el régimen franquista, por venganza y humillación, y sus propios padres, por protección, les habían ocultado a ella y a sus nueve hermanos sobre la figura de su abuelo Jesús y el resto de la familia Martínez de Aragón. Además de toda la persecución y el escarnio sufridos, la Ley de Responsabilidades Políticas multó a la familia Martínez de Aragón con un millón de pesetas. Así pues, los padres no deseaban el mismo destino para sus hijos. “Fue un acto de generosidad. No querían que supiéramos nada por pura protección”, señala Isabel, quien sí recuerda cuando siendo muy pequeñas ella y su hermana Blanca viajaron a Madrid con la ilusión de montar en el teleférico de la Casa de Campo. Pero el motivo era bien distinto. Sus padres las llevaron al cementerio de la Almudena a ver la tumba de su abuelo Jesús. Fue el primer contacto con la historia de su abuelo.

Además de recabar información en diversos archivos históricos o bibliotecas, Isabel Martínez de Aragón se topó con una paradoja del destino. Todavía hoy recuerda con asombro cómo un día, casi por casualidad, distinguió la figura de su abuelo Jesús junto a Francisco Franco en la portada del videojuego Sombras de Guerra: La Guerra Civil Española. Una prueba más del destino para seguir tirando del hilo de la historia de su familia.

Isabel, con un ánimo incombustible, continuó con su labor para rescatar del olvido a su familia. Pero la vida le tenía preparada otra sorpresa. En una ocasión, Pilar Subirán, su mejor amiga e hija de quien fuera Gobernador Militar de Álava, le comentó que ella y su familia habían vivido en Vitoria en una casa que había pertenecido a una conocida familia de la ciudad. Esa casa era parte de los bienes que el régimen franquista había requisado a los Martínez de Aragón. Pese a ese ejemplo de lo crueles que son las guerras y sus consecuencias, Isabel y Pilar, fallecida hace ya unos años, disfrutaron siempre de una amistad inquebrantable.

“El suceso familiar no lo conocen muchas personas. La historia se ha conocido ahora”, asegura la nieta de Jesús, que ha llevado la investigación con intimidad y silencio porque la historia de su abuelo es un tema que ha querido llevar con “total libertad”. Isabel señala que si hubiera puesto la materia en común con otras personas, se hubiera “dejado llevar por las opiniones” y ese no era su propósito.

Las personas que conocen la historia de los Martínez de Aragón han ayudado a la nieta de Jesús a reconstruir su historia. “He conocido a personas que han investigado a mi abuelo”, aclara Isabel. Es el caso de Luis de Vicente Montoya, vicepresidente de la asociación Gefrema, una agrupación de personas que investiga y conserva el patrimonio histórico relacionado con la Guerra Civil Española en el ámbito de la Comunidad de Madrid. El propio Luis de Vicente también es el autor del libro Operación Garabitas: la otra batalla de Madrid, donde analiza la figura de Jesús, a quien dedica varios capítulos.

Ahora, 84 años después de la muerte de Jesús Martínez de Aragón, su nieta Isabel ha querido honrar su memoria y la de su familia. El pasado 9 de abril estrenó el documental ‘El olvido está lleno de memoria’ en los cines Florida de Vitoria, acontecimiento que despertó gran interés en la ciudad. A la presentación asistieron familiares, amigos y representantes institucionales, entre ellos, el diputado general de Álava, Ramiro González, y el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran.

Este documental ha supuesto, en palabras de Isabel Martínez de Aragón, “una depuración muy compleja” al haber conseguido “cerrar el círculo de la figura de mi abuelo Jesús”. Ni más ni menos, su investigación ha puesto cara y memoria a Jesús Martínez de Aragón y Carrión, una persona significativa no solo para la historia contemporánea de su ciudad, Vitoria, sino también para la de España.

Etiquetas
Publicado el
13 de abril de 2021 - 22:57 h

Descubre nuestras apps

stats