La portada de mañana
Acceder
Encuesta - Ayuso cosecha el doble de apoyo que Casado entre los votantes del PP
El 'vía crucis' de las inmatriculaciones: 24 años y 35.000 bienes
Análisis - Razones y confusiones en los relevos de los Mossos, por Neus Tomàs

La dirección del PP acusa de afiliaciones irregulares a un senador que disputa a la dirección el poder del partido en Vigo

El senador gallego Javier Guerra

La comisión organizadora del congreso del PP de Vigo ha acusado al senador y exconselleiro de Industria Javier Guerra de “afiliaciones irregulares” al partido a menos de tres semanas de su congreso. Guerra es el aspirante alternativo a la oficialista Marta Fernández Tapia, en la actualidad delegada territorial de la Xunta de Galicia. Y, según él, la dirección solo “trata de embarrar” un proceso ya que, dice, esos nuevos militantes no forman parte del censo para el cónclave que decidirá la nueva dirección y no pueden votar en el mismo.

El documento que el comité remite a Alfonso Rueda, presidente de los populares en la provincia de Pontevedra y vicepresidente del Gobierno gallego, asegura que en las últimas semanas “se ha detectado varios intentos de afiliiaciones al Partido Popular de Vigo de manera irregular”. Las mencionadas irregularidades consisten, añade, “en domiciliar las cuotas en una cuenta cuya titularidad no pertenecía a la persona que solicitaba la afiliación”. Entre los implicados, 19, no existía, afirma, “ningún tipo de vinculación familiar o análoga”. Y la persona titular de la cuenta bancaria en la que estos domiciliaban sus cuotas era la misma: el senador y exconselleiro Javier Guerra. Además, otras 16 solictudes son también sospechosas, señala, ya que los titulares de las cuentas “ostentan en algunos casos puestos de representación del Partido Popular en el Ayuntamiento de Vigo”.

Guerra, en conversación con elDiario.es, no niega el abono de las afiliaciones, pero asegura que se trata de “familiares y allegados”, lo que sí permiten los estatutos del PP. Y se indigna por lo que considera una maniobra de embarramiento de la cúpula del partido: “No puede haber mala fe, no puede haber maldad, porque estas personas no forman parte del censo congresual y no pueden en ningún caso votar”. La lista de afiliados se cerró el 20 de julio, tal y como recoge el propio comunicado dirigido por el comité organizador a Rueda.

“Hay un interés específico de sacar esto ahora y mezclarlo todo”, señala Guerra, quien avisa de que se defenderá de las acusaciones. Con “mezclarlo todo” se refiere a que el documento del comité es en realidad en respuesta a un recurso interpuesto por un “grupo de militantes” del PP vigués para ampliar los plazos de puesta al día en el pago de cuotas de cara a participar con derecho a voto en el congreso del 18 de diciembre. Sobre este particular, el comité organizador abre un período de tres días -hasta el 2 de diciembre- “para abonar las cuotas pendientes”. “Tres días antes de la finalización del plazo para presentar avales”, se queja Guerra, que además entiende injusta la decisión de dar “solo tres días”. “Deberían ser 15”, considera.

“Tendré que defenderme de estas acusaciones, pero lo que me preocupa es que la gente vote en el congreso”, concluye el senador popular. La situación electoral del PP en Vigo, la principal ciudad de Galicia por número de habitantes, es cuando menos delicada. En las últimas elecciones municipales solo obtuvo cuatro de los 27 asientos de un pleno que domina de forma aplastante el PSOE de Abel Caballero con 20. Los socialistas obtuvieron casi el 68% de los votos, los populares no llegaron al 14%, Marea de Vigo se acercó al 7% y dos ediles, y el BNG rondó el 6% con uno.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats