La Xunta considera “alentador”el futuro de la automoción gallega mientras el presidente de PSA anuncia despidos en Europa

Imagen de una factoría de PSA

El del automóvil es uno de los principales sectores de la economía gallega. Orbita, en concreto, alrededor de la fábrica de PSA Citroën de Vigo, a donde hoy se desplazó el vicepresidente de la Xunta y conselleiro de Economía e Empresa Francisco Conde. Allí, acompañado de la responsable de Emprego e Igualdade, María Jesús Lorenzana, afirmó que las previsiones de la automoción en Galicia son “alentadoras”. Lo curioso es que sus declaraciones concidieron con una intervención pública del presidente del grupo PSA, Carlos Tavares, en la que anunció despidos en el futuro inmediato.

“Habrá reducción de efectivos de aquí a 2030”, dijo Tavares en una entrevista publicada por Le Journal du Dimanche reproducida por la agencia EFE. En esa misma conversación advirtió de la “mutación profunda y brutal” a la que, a su juicio, se verá sometida la industria del coche en Europa. Al día siguiente de esta entrevista, Francisco Conde destacó la “fuerte apuesta de PSA por el vehículo eléctrico a nivel de I+D+i y de infraestructuras”. El vicepresidente señaló que Vigo subministra 300 unidades de batería diarias para los vehículos que PSA fabrica en España, lo que, en su opinión, implica “una posición de ventaja competitiva con respecto al resto de fábricas de la multinacional”.

Fue precisamente de los automóviles eléctricos de lo que también habló Carlos Tavares en Le Journal du Dimanche. “Con el coche eléctrico se nos ha impuesto una tecnología que tiene un precio fuera del alcance de la mayoría de la clase media”, dijo, antes de reclamar ayudas públicas para esta clase de vehículos. Tavares pidió además más tiempo para las transformaciones tecnológicas del sector y la reducción de emisiones. “Es la típica estrategia de chantaje”, considera Víctor Mariño, delegado sindical de la Central Unitaria de Traballadores (CUT) en PSA Citroën de Vigo, “la pandemia les ha venido bien, porque ahora entienden que, debido a ella, las administraciones públicas deben rebajar las exigencias. Quieren condicionar a los políticos para no cumplir una normativa de emisiones que rechazaban”.

La factoría viguesa se encuentra, señaló el vicepresidente de la Xunta Francisco Conde, “al máximo de su capacidad”, y puede llegar a producir 400.000 automóviles al año. En octubre comenzará un cuarto turno de trabajo, lo que supondrá que la fábrica funcione siete días a la semana casi 24 horas al día.

Etiquetas
Publicado el
21 de septiembre de 2020 - 18:09 h

Descubre nuestras apps

stats