La familia Franco demanda a elDiario.es por la cobertura informativa sobre el litigio del Pazo de Meirás

Luis Alfonso de Borbón (d) y Jaime Martínez Bordiú (c) abandonan junto a otros familiares el cementerio de Mingorrubio EFE / Javier Lizón

La familia Franco ha denunciado a elDiario.es ante un juzgado de Madrid por una información sobre el conflicto jurídico en torno a la propiedad de los bienes albergados en el interior del Pazo de Meirás. La demanda interpuesta por la familia del dictador se refiere a la noticia que la redacción de Galicia de este periódico publicó el pasado 29 de abril bajo el título "El juzgado da luz verde para que los Franco vacíen los tesoros de Meirás". En su denuncia, los Franco califican el titular de "insidioso y lesivo para la honorabilidad de la familia". Apenas dos semanas después de publicar aquella noticia, el juzgado cambió de criterio y suspendió el permiso concedido a la familia, a la espera de aclarar todos los recursos interpuestos por diferentes administraciones y que cuestionan la propiedad de parte de esos bienes.

La Fiscalía pide archivar la querella de la familia Franco contra la funcionaria que catalogó los bienes del Pazo de Meirás

La Fiscalía pide archivar la querella de la familia Franco contra la funcionaria que catalogó los bienes del Pazo de Meirás

El pasado 6 de mayo, algo más de siete días después de la publicación del artículo ahora en litigio, elDiario.es recibió un burofax remitido por Francisco Franco Martínez Bordiú, a través del cual se solicitaba el ejercicio del derecho de rectificación. El escrito incluía un texto en el que el nieto del dictador reclamaba la publicación de un nuevo texto en el que se incluían párrafos como el siguiente: "La familia Martínez-Bordiú Franco podrá recuperar la posesión de los bienes obrantes en el interior del citado inmueble y realizar cualesquiera actos de disposición sobre los mismos". Pese a que el escrito fue enviado fuera del plazo de siete días dentro de los que la ley permite ejercitar el derecho de réplica, esta redacción decidió publicarlo. La rectificación se incluyó al pie de la información que la familia califica como "insidiosa" y así se ha mantenido desde aquel 6 de mayo hasta la fecha actual.

Los Franco consideran que la rectificación efectuada por este periódico no cumple con sus expectativas y reclaman que un juez de Madrid obligue a este periódico a volver a publicar su versión en una noticia independiente. También solicitan que elDiario.es divulgue su versión a través de la red social Twitter y la incluya en un lugar destacado de la portadilla del elDiario.es Galicia. En su razonamiento para reclamar mayor visibilidad a su versión en las páginas de elDiario.es, los Franco argumentan que los lectores no se acaban los textos y se limitan a leer los titulares: "Es sabido que una mayoría de lectores únicamente leen los titulares de las noticias y, en muchas ocasiones, no finalizan la lectura hasta el final de la misma", asegura el escrito de los Franco ante el juzgado de primera instancia número 82 de Madrid. Según los datos de Google Analytics, la pieza en cuestión tuvo un tiempo medio de lectura de tres minutos y cuarenta y cinco segundos en la versión que no incluía la rectificación de los Francos. Cuando ese texto se incluyó, el pasado seis de mayo, el tiempo medio de lectura aumentó hasta los siete minutos y cincuenta y seis segundos

En la demanda presentada ante ese tribunal madrileño, los familiares del dictador anuncian que se reservan la libertad de iniciar otro tipo de acciones legales, al margen de la que este miércoles reunirá en un juicio verbal a los representantes de este periódico con la familia Franco. Además de lo anterior, Francisco Franco Martínez Bordiú pretende que este periódico asuma las costas del proceso judicial que él ha impulsado.

La demanda presentada por la familia del dictador contra elDiario.es se suma a la lista de litigios emprendidos por la familia, desde que el pasado 2 de septiembre de 2020 la titular del juzgado número 1 de A Coruña dictase una histórica sentencia que declaraba la titularidad pública del Pazo de Meirás, obligando a su devolución. En ese contexto, la familia del dictador se fijó en la jefa del servicio de conservación de la Dirección de las Colecciones Reales de Patrimonio Nacional, Pilar Benito García, contra la que presentaron una querella acusándola de prevaricación, estafa procesal y falsificación documental. En ese mismo proceso, los Franco solicitaron que la Abogada General del Estado, Consuelo Castro, fuese investigada por un presunto delito de prevaricación.

Pilar Benito García fue la persona encargada de realizar el inventario de los bienes que aloja Meirás, a petición del juzgado que lleva el caso. Las conclusiones de ese informe evidenciaron el hallazgo de muchas piezas pertenecientes a colecciones públicas: muebles, vajillas, tapices y otro tipo de objetos de gran valor que en su día fueron usados por reyes y que el dictador convirtió en parte de su menaje diario. La Fiscalía y la Abogacía del Estado han solicitado formalmente el archivo de esa querella contra la funcionaria que elaboró el listado de bienes que podrían haber sido expoliados.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats