Un incendio en una empresa sin licencia de actividad deja un herido grave y dos leves en Pontevedra

Imagen de la nave en la que se declaró el incendio en Ponte Sampaio, Pontevedra.

Un incendio declarado en una nave anexa a la antigua fábrica de Pontesa, en Ponte Sampaio, Pontevedra, ha dejado herido de gravedad a un trabajador y ha provocado heridas leves a otro y a un bombero. Según la concejala de Protección y Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento, Eva Vilaverde, la empresa no tenía licencia de actividad y en las instalaciones, en las que había almacenadas pipas de girasol y cereales, no había medidas de seguridad o contraincendios. Era, dijo, “un polvorín”.

Galicia fue la tercera comunidad con mayor tasa de accidentes laborales mortales en 2021

Galicia fue la tercera comunidad con mayor tasa de accidentes laborales mortales en 2021

El herido grave es un hombre de 59 años que es, además, concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Marín. Tiene quemaduras en el 85% del cuerpo y fue trasladado al Hospital de A Coruña, con una unidad especializada en pacientes con quemaduras. Otro empleado de 44 años fue atendido en el propio lugar.

Vilaverde ha indicado este lunes que el Ayuntamiento va a ordenar el cese inmediato de la actividad y estudiará posibles sanciones. Las llamas empezaron el domingo por la tarde y quedaron controladas por la noche, aunque los trabajadores del operativo desplegado para apagarlas no se retiraron hasta la madrugada. La Xunta activó el plan de emergencias que pone en marcha cuando hay riesgo para la población y lo mantuvo hasta las 14:30 horas del lunes. En el lugar permanecen solo algunos trabajadores para vigilar que no se reactive el incendio.

La concejala de Protección y Seguridad Ciudadana considera que, dadas las circunstancias y pese al herido de gravedad, ha sido por una cuestión de “suerte” que el incendio no tuviese consecuencias peores. En el recinto, señaló, hay mucho material inflamable: “Está lleno de madera que se podía haber visto afectada por el incendio y las dimensiones habrían sido mayores”. La extinción fue “compleja” por las altas temperaturas alcanzadas en unas naves con toneladas de cereales apilados en montañas de hasta 15 metros de altura y “sin las más mínimas medidas de seguridad, sin sistema de extinción de incendios”. “Por no tener, no tenían ni hidrantes, tuvimos que transportar agua y utilizar un carrusel de medios para tener dotación de agua permanente allí”, expuso Vilaverde.

Sobre el propietario y los permisos para funcionar, ha dicho que al Ayuntamiento no le consta ni cambio de titularidad ni solicitudes para utilizar los edificios como almacén o para otro tipo de actividad.

El incendio se generó, según los primeros indicios, en una gran montaña de cereales situada en el centro de la instalación, que se encuentra comunicada con otras dos que ocupan varias naves. El calor generado provocó que explotase la cubierta y la uralita. “Lo que ardía era fibrocemento. Hablamos de amianto, y nos ayudó el viento, que permitió que la nube de humo negro subiese y no corriese peligro la población”, manifestó la concejala, que dijo que sobre la mesa estuvo confinar a todos los vecinos de la zona. Las causas de las llamas están siendo investigadas por los bomberos y la Policía Judicial.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats