Julio García Comesaña: "No tenemos una varita mágica para sacar médicos de donde no los hay"

El conselleiro de Sanidad, Julio García Comesaña, comparece este martes en el pleno para informar de la evolución y la gestión de la covid-19 en la comunidad, tras una petición del BNG que ha sido apoyada tanto por el PPdeG, grupo mayoritario, como por el PSdeG. EFE/Óscar Corral

La coincidencia de la quinta ola con las vacaciones de las plantillas de Atención Primaria no parece un problema que la Xunta asuma como propio. El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, ha respondido desde el Parlamento de Galicia a las críticas por los colapsos que se están produciendo en la primera barrera de la atención sanitaria con servicios desbordados y esperas que, como reconoce la administración gallega, son generalizadas en torno a los cuatro días para que un paciente consiga hablar con un médico por teléfono. Comesaña ha despejado la cuestión con una frase que quedará grabada en el diario de sesiones como la fotografía más clara de uno de los principales problemas de la sanidad gallega: "No tenemos una varita mágica para sacar médicos de donde no los hay".

La Xunta admite el desastre en la Atención Primaria con esperas medias cercanas a una semana para citas telemáticas

La Xunta admite el desastre en la Atención Primaria con esperas medias cercanas a una semana para citas telemáticas

El Gobierno gallego reconoce que faltan médicos, enfermeras y personal administrativo para dar cobertura al aumento de demanda que se está produciendo como consecuencia del desborde en el número de contagios asociados a la quinta ola de coronavirus. El jefe de la Sanidad gallega ha respondido a una petición de comparecencia en la que la oposición le exigía explicaciones por los déficits en Atención Primaria y el descontrol en el sistema de rastreo de contactos de los nuevos positivos, que en las últimas semanas han estado por encima de 1.000 diarios.

Sobre lo primero, Comesaña se ha negado a reconocer mayor responsabilidad que la de no haber sabido prever las necesidades que el aumento exponencial de contagios registrados en julio iba a traer consigo. En un tono que, en ocasiones, ha bordeado la impertinencia, Comesaña le ha pedido a la oposición que "no hagan demagogia" con la Atención Primaria mientras les aleccionaba con afirmaciones como la siguiente: "Decir que en un centro de salud en agosto la mitad de los médicos están de vacaciones es decir una obviedad".

Con respecto al descontrol del sistema de rastreo, el conselleiro se ha limitado a negar las acusaciones y los relatos particulares que los diputados del PSOE, Julio Torrado, y del BNG, Montse Prado, le han ido poniendo sobre la mesa. El político del Partido Popular ha huido una vez más de dar la cifra de rastreadores que trabajan en la comunidad autónoma y ha restado valor a los testimonios que, como recogió este reportaje, hablan de llamadas que nadie responde y personas que se autoconfinan ante la incomparecencia de las autoridades sanitarias gallegas. Frente a ese relato, Comesaña ha retado a sus compañeros en la oposición a descolgar el teléfono tras la sesión y llamar al centro de seguimiento del Covid para comprobar que al primer intento encontrarían a alguien al otro lado de la línea para resolver sus dudas. Ninguno de los aludidos se tomó el reto en serio y el experimento no fue llevado a cabo.

El debate finalizó con la participación de la diputada del PP, María Encarnación Amigo, que se deshizo en halagos hacia su compañero de partido:  "Le felicito por sus aciertos. Los gallegos agradecemos su esfuerzo. En el PP preferimos escucharlo a usted que lo que tiene que decir la oposición. Cuanto más le escuche la ciudadanía más confianza van a tener en este Gobierno".

Etiquetas

Descubre nuestras apps