La portada de mañana
Acceder
España hizo durante la Navidad un 29% menos de pruebas de COVID-19
Sánchez y Casado lanzan en Catalunya la campaña más incierta
Opinión - Lo de las vacunas no lo vamos a consentir, por Elisa Beni

Feijóo asegura que Galicia ya está "preparada" para iniciar el camino de la recuperación post-COVID

Alberto Núñez Feijóo, durante su mensaje navideño

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se ha vuelto a presentar ante las cámaras en el último día del año para cubrir la cuota que corresponde a los líderes autonómicos en la liturgia de los discursos que se cuelan en los hogares durante las fiestas navideñas. Sin apenas referencias políticas y con un texto literariamente entregado al repaso de buenos deseos, la enumeración de lo vivido y algunas dosis de mindfulness, el jefe del Gobierno gallego ha dicho que "Galicia está preparada para aprovechar las medidas de reactivación que la Unión Europea ha acordado".

En su alocución no ha habido ni un solo reproche, ninguna queja o autocrítica. Ni siquiera una referencia a que en este 2020 que se va los gallegos le dieron su cuarta mayoría absoluta durante una campaña marcada por la primera ola de la pandemia y en la que se presentó de nuevo a las urnas advirtiendo de que era la última vez que lo hacía. Feijóo ha preferido apostar por palmadas en el hombro y frases como las que siguen: "Hay motivos para la ilusión. En las familias más dañadas será algo más difícil encontrarlos. Pero también llegarán", "Galicia hay que entenderla como un hogar común, como una familia", "cada gallego es imprescindible"...

Para la ocasión, los estrategas de comunicación de la Xunta han decidido pedirle al presidente que arrancase su discurso desde el mismo atril usado en tantas ocasiones para comunicar datos de muertos, planes de respuesta a la enfermedad y no pocas críticas al Gobierno de Pedro Sánchez, en quien el barón gallego parece ver a su único contrincante político. Atendiendo a los criterios más en boga de la televisión actual, Feijóo ha empezado a hablar quieto y tras unos párrafos ha empezado a caminar por un plató en cuyo fondo se han ido superponiendo imágenes de ciudadanos, calles de ciudades gallegas y, a modo de corolario, las fotos que recogen la llegada de las primeras vacunas a la comunidad autónoma.

"La vacuna que los gallegos ya están recibiendo, y que se va a extender poco a poco, es el principio del fin. Pero no cometamos el error de pensar que ya todo terminó porque no es así", ha dicho un Feijóo que en su mensaje ha evitado críticas como las que esta misma semana le llevaron a insinuar que los catalanes tendrán más dosis porque es lo que le interesa al PSOE o que la llegada del fármaco vía Portugal es un error de Pedro Sánchez, obviando que es el laboratorio Pfizer el que ha decidido usar la ruta de Oporto en donde recalan las principales operadoras de transporte de Europa para fracaso de los tres aeropuertos gallegos.

Los discursos de navidad es lo que tienen. Son tan amables como las cenas en familia, ocultan las discrepancias y subliman los ideales. En ese espíritu el presidente gallego ha concluido con su deseo para 2021: "Un mañana en el que el camino tan duro que hemos hecho merezca la pena porque estemos viendo el final, lleguemos a la meta y volvamos a disfrutarnos como merecemos"

Etiquetas
Publicado el
31 de diciembre de 2020 - 14:27 h

Descubre nuestras apps

stats