La Xunta abre las áreas sanitarias de A Coruña y Pontevedra desde el lunes y cierra perimetralmente cuatro municipios

El mobiliario de la terraza de un bar amontonado en una de las esquinas de la plaza María Pita, A Coruña.

El mismo día que entran en vigor las actualizaciones del mapa de restricciones, la Xunta ha anunciado que desde el lunes, 8 de marzo, habrá más novedades. Ese día recuperarán la movilidad con otros municipios los ayuntamientos que integran las áreas sanitarias de A Coruña y Pontevedra. Hasta ahora los residentes en estas zonas solo podían ir a localidades de su misma área sanitaria. Además, desde la próxima semana estarán cerrados perimetralmente, además de Soutomaior, los ayuntamientos de Boborás, A Pobra do Brollón y A Mezquita.

Con este sistema, el Gobierno gallego revisa dos veces a la semana la situación por municipios, con los correspondientes cambios. El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, ha defendido esta alternativa en la rueda de prensa posterior a la reunión del subcomité clínico de este viernes. El objetivo, ha razonado, es reaccionar antes si hay cambios en la tendencia de la transmisión del coronavirus, aunque eso complique hacer un seguimiento para los ciudadanos. La Xunta actualiza los datos en esta página web.

Las nuevas medidas anunciadas este viernes entrarán en vigor el lunes a las 00,00 horas. Una publicación extraordinaria del Diario Oficial de Galicia recogerá los cambios de la semana que viene.

En situación intermedia, en la que la hostelería solo puede abrir las terrazas al 50% y la movilidad se permite solo con municipios del mismo nivel, quedan Miño, Ponteceso, Sobrado y Arteixo en el área sanitaria de A Coruña y Cariño y Mugardos en la de Ferrol. En la de Pontevedra, se situarán con estas restricciones, que la Xunta denomina de nivel alto, Cambados, Ponte Caldelas y Vilanova de Arousa. En la de Lugo, son Guitiriz, Lourenzá y Paradela. En la de Vigo quedará solamente Mos en este nivel. En la de Santiago todos los municipios estarán en nivel medio y en la de Ourense, todos salvo los cerrados (Boborás y A Mezquita).

García Comesaña ha recordado que todos los cambios "son reversibles" si empeoran los datos. Desde que Galicia inició la desescalada de la hostelería, hace justo una semana, no se ha notado un incremento de los contagios en general, ha afirmado el conselleiro. Para el festivo de San José ha dicho que, aunque la decisión no está tomada aún, el Gobierno gallego no prevé un cierre específico para evitar la movilidad.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats