Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
CRÓNICA | Feijóo trata de reinventarse una vez más, por Esther Palomera
Guerra sucia contra Podemos desde su nacimiento
OPINIÓN | 'La importancia simbólica de Lamine y Nico', por Marco Schwartz

Las protestas vecinales provocan que Altri suspenda su gira informativa sobre la macrocelulosa

Pancarta en la fachada de la Casa Consistorial de Agolada, donde no llegó a celebrarse la charla de Altri

Luís Pardo

1

El tour informativo por la comarca da Ulloa de los responsables de Greenfiber, la sociedad impulsada por Altri para poner en marcha una macrocelulosa en Palas de Rei (Lugo), se cancela por la mitad. Las protestas de los colectivos vecinales han provocado que se suspenda tras celebrar sólo tres de las seis reuniones previstas. La compañía portuguesa alega que es imposible continuar ante “la actitud agresiva” de parte de los asistentes. Alcaldes como el de Agolada -al que avisaron de la cancelación apenas una hora antes- lo considera una “falta de respeto” mientras la plataforma Ulloa Viva habla de “espantada”.

“En ausencia de unas condiciones básicas de respeto de parte de un sector del público asistente a la última charla informativa llevada a cabo por Greenfiber en Melide, la compañía ha decidido suspender las que estaban previstas para esta tarde en Santiso, Agolada y Antas de Ulla”, informó la empresa en una nota enviada a los medios. “La actitud agresiva y en aumento de determinados colectivos, los mismos que ya acudieron a Palas de Rei y Monterroso, hacen imposible cumplir el objetivo de estas charlas, que era informar a los vecinos”.

Curiosamente, Palas de Rei -la localidad donde se levantará la megaplanta- y Monterroso, los lugares en los que la gira arrancó este miércoles, son los únicos municipios afectados gobernados por el PP. Ni Melide -con alcalde independiente- ni los otros tres concellos donde se han suspendido las charlas están regidos por los populares, partido que ha puesto en marcha un frente político para llevar la defensa del proyecto a todos los ayuntamientos de la zona y la Deputación provincial. Por su parte, el BNG ha definido la pastera como una “bomba ambiental” mientras que el PSOE de Palas ha mostrado abiertamente su rechazo.

“No es violencia, es libertad de expresión”

En redes sociales, Ulloa Viva aseguraba que lo que sucedió en Melide fue que los responsables de la empresa “no saben responder a las preguntas de los vecinos y no les pasan el micro a los que no les interesa”. En declaraciones a elDiario.es, su portavoz, Marta Gontá, mostró su rechazo “rotundo y contundente” a las acusaciones de Greenfiber. “Violencia es que te echen de casa, que te expropien las fincas y ni siquiera vengan a hablar contigo. No admitimos de ninguna manera que se nos ponga ese adjetivo. Sólo pretendíamos que se explicase a los vecinos lo que pone en su propio estudio de impacto ambiental, ni más ni menos”.

“Lo que estábamos haciendo es estar sentados en unas sillas con unas pancartas y eso es libertad de expresión, no violencia”. Aseguró además que dejaron que se realizasen todas las exposiciones por parte de la empresa y sólo al final del acto corearon el lema “¡Altri, non!”, tal y como se ve en el siguiente vídeo.

El enfado del alcalde de Agolada

El comunicado de Greenfiber anunciando la suspensión de la gira se envió a la prensa a las 15:04 de este jueves, 25 minutos antes de la siguiente charla prevista, la de Agolada. El alcalde del municipio, Luis Calvo, fue informado a las 14.30 -es decir, una hora antes del acto- de que no acudirían a la reunión, según él mismo compartió, “por falta de seguridad”.

Calvo, fundador del Partido Anticorrupción y Justicia (PAYJ) -lo que no impide que vaya a sentarse en el banquillo por falsedad documental y prevaricación- se dio a conocer por ponerse a disposición del embajador de Ucrania para combatir contra “las fuerzas opresoras rusas en cuanto ustedes lo consideren oportuno”.

Con ese perfil belicoso, no es de extrañar que se tomase como una afrenta que Greenfiber no aceptase mantener la cita ni siquiera cuando él mismo ofreció “garantizar su seguridad dentro de las instalaciones de la Casa Consistorial”. Para Calvo, que también tenía “preparadas” las dudas sobre el proyecto que su gobierno quería plantear, esta actitud supone una “muestra de falta de respeto total con la vecindad del municipio”.

Greenfiber asegura ahora que va a “explorar” con los ayuntamientos “nuevas opciones para informar de manera personalizada a los vecinos”. Entre ellas, distribuir material explicativo del proyecto y habilitará una página web para complementar al actual correo electrónico información@greenfiber.es.

Etiquetas
stats