Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Trump convierte un intento de asesinato en el mejor escenario, por Sáenz de Ugarte
El Gobierno se contradice a cuenta de la indemnización por despido
OPINIÓN | 'El Madrid que ya no sientes tuyo', por Lucía Taboada

El PP blinda a Le Senne en la presidencia del Parlament balear y la oposición abandona en bloque el hemiciclo

La presidenta del Govern balear, Marga Prohens (PP), durante el pleno de este jueves, con la bancada del PSIB vacía

Esther Ballesteros

Mallorca —

3

Dos días después de que el presidente del Parlament balear, Gabriel Le Senne (Vox), desgarrara el retrato de Aurora Picornell, militante comunista fusilada por el franquismo la noche de reyes de 1937, y expulsara a las dos representantes socialistas de la Mesa, la presidenta del Govern, Marga Prohens (PP), se ha pronunciado por primera vez sobre los hechos sin instar la dimisión del máximo responsable de la Cámara, exigida de forma unánime por el Gobierno central -que ha anunciado que llevará el asunto a la Fiscalía-, los grupos de la oposición de Balears y las asociaciones de memoria histórica. El propio Le Senne ha descartado este jueves dejar el cargo alegando que cuenta “con el apoyo de la Cámara” al igual que cuando fue nombrado.

Nada más subir Prohens a la tribuna durante el pleno extraordinario celebrado este jueves para abordar la constitución de la Mesa para el pacto por la sostenibilidad, la oposición en bloque ha decidido abandonar el hemiciclo para unirse a la manifestación convocada frente a las puertas del Parlament por la plataforma Memoria Democrática y en la que más de cien personas han reclamado al unísono la dimisión de Le Senne “por atentar contra el honor de las víctimas del franquismo”.

Previamente, los diputados del PSIB-PSOE habían hecho acto de presencia en la Cámara ataviados con camisetas con las imágenes de Picornell y las 'Rojas del Molinar' y, de nuevo, han colocado sobre sus escaños los retratos de numerosas víctimas del franquismo, que han permanecido en sus mesas tras salir del salón de plenos.

Sin citar de forma directa a Le Senne -aunque sí lo ha aludido en su última intervención para reprocharle su “falta de responsabilidad-, la presidenta balear ha condenado por primera vez lo sucedido el pasado martes en el Parlament, expresando su ”rechazo y pesar“ y recriminando que se falte el respeto a personas asesinadas. ”Hay líneas de respeto que no se pueden traspasar, especialmente si hablamos de personas que no están, de personas asesinadas y de víctimas de hechos que nunca tendrían que haber sucedido“, ha manifestado la líder del Ejecutivo balear, quien ha lamentado que ”no es un hecho aislado“ y que durante estos meses se han producido ”demasiados episodios, faltas de respeto y gestos amenazantes“. 

Prohens ha insistido en que la imagen del martes “no se ajusta a la realidad de la calle, no es lo que quieren los ciudadanos y no es lo que quiere el Govern” y, en su réplica a los grupos, ha insistido en lo ocurrido admitiendo que sintió “vergüenza”, señalando que es el propio Le Senne “el primero que tiene que hacer una reflexión”. La presidenta ha insistido en que “ni minimiza ni justifica lo ocurrido porque no tiene justificación”.

Con todo, a pesar de que durante sus intervenciones los portavoces de los grupos de izquierdas así se lo han pedido, Prohens ha evitado reclamar el cese de Le Senne, quien hace un año tomó posesión del cargo tras ser aupado al mismo por el PP. A cambio de esta y otras cesiones, los populares se garantizaban así poder formar gobierno en solitario, subordinados al apoyo externo de la extrema derecha.  

La dirigente popular ha continuado su intervención manifestando que ella misma, en la Cámara, ha “tenido que escuchar que el Govern cierra la Oficina Anticorrupción” porque su padre “es un corrupto”. “Lo que he sufrido yo en este Parlament no lo ha sufrido ningún otro presidente. Se ha hablado de mi padre, de mi marido, se ha aireado un proceso de estabilización que afecta solo a mi vida privada”, ha añadido, aseverando que desde la oposición se ha llamado al PP “asesinos” y “ladrones”. “No tengo por qué aguantar que se hable de mi vida privada y mi vida personal”, ha sentenciado.

En el turno de réplica, el portavoz del PSIB, Iago Negueruela, el único diputado de su grupo que se ha quedado en la sala, ha dedicado todo su tiempo al incidente del martes y ha recriminado que Prohens haya perdido la oportunidad de no ser equidistante, acusándola de situarse “del lado de los ultras” y de estar “absolutamente alejada de la realidad”. Asimismo, ha tendido la mano a la presidenta balear para debatir sobre turismo si rompe los pactos con Vox y apoya la revocación de Le Senne impulsada por la oposición en bloque.

Durante la intervención de Negueruela, tres diputados de Vox -Sergio Rodríguez, Agustín Buades e Idoia Ribas- han abandonado la sala, aunque han regresado cuando el socialista ha finalizado y tenía que tomar la palabra su portavoz, Manuela Cañadas, quien ha criticado que se esté haciendo “una caza de brujas totalmente injusta” contra Le Senne. Por su parte, los diputados de Més per Mallorca, a excepción de su portavoz, Lluís Apesteguia, tampoco han seguido el debate en el hemiciclo.

Tras finalizar la sesión plenaria, Le Senne ha pedido disculpas por su actitud del pasado martes, pero ha descartado dimitir. “Me enfadé e hice lo que no debía”, ha manifestado al ser interpelado por los medios, argumentando que cuenta con el apoyo de la Cámara al igual que cuando fue nombrado. “No odio a ninguna víctima, ni mucho menos. Nunca fue mi intención faltar al respeto a ninguna víctima”, ha asegurado, recalcando que “no quería atentar” contra la memoria de ninguna de ellas puesto que su intención era retirar el cartel y no romperlo. “Se está sacando todo de quicio”, ha sentenciado.

Etiquetas
stats