Sobre este blog

Interferencia (Wikipedia): “fenómeno en el que dos o más ondas se superponen para formar una onda resultante de mayor o menor amplitud”.

Interferencias es un blog de Amador Fernández-Savater y Stéphane M. Grueso (@fanetin), donde también participan Felipe G. Gil, Silvia Nanclares, Guillermo Zapata y Mayo Fuster. Palabras e imágenes para contarnos de otra manera, porque somos lo que nos contamos que somos.

Somos todos macacos

Fotografía subida por el futbolista Neymar en apoyo a su compañero Dani Alves.

El fútbol profesional es un territorio eminentemente despolitizado. La mayor parte de los futbolistas se apunta a la máxima extendida por Raúl González en la que responden con un lacónico “Sí, bueno, no” a la mayoría de las cuestiones planteadas. ¿Qué opina de que la población española esté sumida en una de las crisis económicas y sociales más profundas de los últimos 30 años? “Sí, bueno, no”. ¿Qué opina del hecho de que tan pocos futbolistas profesionales se hayan declarado públicamente homosexuales? “Sí, bueno, no”. ¿Cree que el público español es racista? “Sí”, respondió uno de ellos. ¡Sorpresa!

El pasado 27 de Abril, durante la celebración del partido Villareal-Barcelona, un aficionado del Villarreal le lanzó un plátano a Daniel Alves, lateral brasileño del Barcelona. El incidente fue recogido por David Fernández Borbalán, el árbitro del encuentro, en el acta, de la siguiente manera. “En el minuto 75 y cuando se disponía a ejecutar un saque de esquina el dorsal nº 22 visitante, Don Daniel Alves Da Silva, en la zona cercana al asistente nº 2, se lanzó desde la grada un plátano, el cual fue recogido rápidamente por dicho jugador, comiendo una porción del mismo y tirando el resto fuera del terreno de juego, reanudándose el encuentro con total normalidad”.

Tras el partido, Dani Alvés profundizó en la anécdota y declaró en diversos medios: “Existe racismo contra los extranjeros. España se vende su país como del primer mundo, pero en algunas cosas están muy atrasados (...) El incidente no fue algo aislado. Llevo seis años denunciando insultos racistas (...) Y espero que el debate sobre los prejuicios raciales no se apague, sino que sea permanente y que no solamente se ciña al fútbol”. Su compañero de equipo Neymar subió una foto a su cuenta de instagram (que ilustra este texto) apoyando a su compañero y escribiendo la hashtag #Somostodosmacacos. Automáticamente y como ocurre cuando un personaje popular apoya una causa, la red se llenó de contenidos generados por usuarios apoyando la campaña, llegando a sumarse personas muy conocidas tanto del mundo del deporte como de otros ámbitos.

Como explica el sociológo brasileño Emir Sader, la “Europa civilizada se ha enriquecido en base a la esclavitud. Se discrimina y se reduce a bárbaros a los negros. Cuando fueron los europeos quienes llegaron a América con la cruz y la espada, a civilizarnos, esto es, a destruir a las poblaciones nativas y someterlas a la dominación colonial. Han sacado a millones de africanos de su mundo para traerlos como animales a trabajar como esclavos para explorar las riquezas de América y mandarlas a la Europa civilizada”. Así pues el problema es que al igual que existe un racismo simpático y siguiendo la metáfora del fútbol, existe un racismo de primera y un racismo de segunda.

En el racismo de primera los migrantes son idolatrados, no tienen problemas para residir legalmente en nuestro país, entraron en España de forma cómoda y permanecerán aquí cobrando millones. Su mayor problema es que los insulten en un campo de fútbol o que les tiren un plátano. En el racismo de segunda el migrante se enfrenta a perder la vida por intentar tener un trabajo y un salario digno con el que ayudar a su familia de su país de origen. Al intentar entrar en el país se le recibe con sprays de pimienta, pelotas de goma o extintores que expulsan agua a presión. En el racismo de segunda el migrante es tratado de formas inhumanas que atentan contra muchos derechos básicos de las personas.

¿Significa eso que la campaña de #Somostodosmacacos es una futilidad inocua? No tiene porqué. El problema del racismo es complejo y profundo. Evidentemente, combatir el racismo de base desde el fútbol, donde se construyen imaginarios populares, puede ser una vía para solucionar el problema. Pero tristemente, la no discriminación de un jugador de fútbol migrante no va a conllevar la no discriminación de los migrantes en general. Otra cosa sería si Dani Alves denunciara lo que está pasando en Ceuta y Melilla...Porque todos somos macacos, pero los hay millonarios y los hay que mueren intentando cruzar la valla.

Sobre este blog

Interferencia (Wikipedia): “fenómeno en el que dos o más ondas se superponen para formar una onda resultante de mayor o menor amplitud”.

Interferencias es un blog de Amador Fernández-Savater y Stéphane M. Grueso (@fanetin), donde también participan Felipe G. Gil, Silvia Nanclares, Guillermo Zapata y Mayo Fuster. Palabras e imágenes para contarnos de otra manera, porque somos lo que nos contamos que somos.

    Autores

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats