eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Sexismo, acoso y violencia contra las mujeres en los parlamentos europeos: el 85% de las diputadas dice haber sufrido violencia psicológica

La mayoría de los acosos vienen por parte de diputados, que aprovechan su posición de poder ante miembros de su equipo

El estudio de la Unión Interpalamentaria (IPU) y la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE) va en la línea de lo denunciado por las mujeres del Parlamento Europeo recientemente

DOCUMENTO | El informe completo

La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE)

La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE) https://www.coe.int/

Los parlamentos son lugares de trabajo. Y, como tales, también son espacios en los que gobierna el heteropatriarcado y las mujeres sufren acoso y abuso, ya sean diputadas o trabajadoras.

Un reciente estudio de la Unión Interpalamentaria (IPU) y la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE) va en la línea de lo denunciado por las mujeres del Parlamento Europeo a través de su blog, en el que recogen testimonios anónimos de mujeres agredidas sexualmente o psicológicamente por hombres. 

El estudio de IPU y PACE extrapola las conclusiones de las experiencias de Bruselas y Estrasburgo a toda Europa. Así, el 85% de las diputadas afirman haber sufrido violencia psicológica en el Parlamento; las menores de 40 años son las que más probabilidad tienen de sufrir acoso; y las trabajadoras –staff– están más expuestas la violencia sexual que las diputadas; y la mayoría de las Cámaras no tienen mecanismos que permitan las denuncias de las mujeres.

El estudio está basado en 123 entrevistas intensivas a mujeres de 45 países europeos. En la muestra, 81 de las mujeres eran miembros del staff, mientras que 42 eran diputadas.

Liliane Maury Pasquier, presidente del PACE, afirma: "Desgraciadamente, el estudio señala una realidad triste: el movimiento #MeToo no ha impregnado el mundo de la política".  Gabriela Cuevas, presidenta de IPU, sostiene: "Como mujer diputada, tenemos que ser conscientes del efecto perverso para la libertad de acción de las parlamentarias que tienen estos hechos". 

De las mujeres entrevistadas, el 47% dijo que había recibido amenazas de muerte, de violación o de golpes; el 68% había sido objeto de comentarios sexistas relacionados con su apariencia física y su rol de género; mientras que el 25% dijo que había sido objeto de violencia sexual.

Las redes son los principales canales de amenazas y acoso: el 58% afirma que han sido objeto de sexismo a través de ellas, en particular aquellas que se han significado como feministas.

En el 69% de los casos de acoso en el trabajo, el acosador era un diputado hombre. Una entrevistada detalló lo que le pasó a una de sus compañeras: 

"Un diputado estaba acosando a una asistente. En un viaje de trabajo, él intentó colarse en su habitación. Le envió mensajes con connotaciones sexuales y la amenazó con despedirla si no accedía. Ella lo denunció. Sin embargo, fue ella quien tuvo que renunciar, mientras que él conservó su trabajo. Y lo que es peor, sigue siendo diputado".

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha