Biden pide a los servicios de inteligencia un informe en 90 días que determine si el coronavirus salió de un laboratorio

El presidente de EE.UU., Joe Biden. EFE/EPA/T.J. Kirkpatrick / POOL/Archivo

El presidente estadounidense, Joe Biden, ha asegurado este miércoles que ha pedido a los servicios de Inteligencia de EE.UU. que "redoblen sus esfuerzos" para averiguar el origen de la pandemia de la COVID-19, después de que la misión internacional enviada a China a principios de este año no sacara conclusiones firmes.

Cita clave para la respuesta global contra la pandemia: qué es y qué puede decidir la asamblea anual de la OMS

Cita clave para la respuesta global contra la pandemia: qué es y qué puede decidir la asamblea anual de la OMS

"Ahora le he pedido a la comunidad de Inteligencia que redoble sus esfuerzos para recopilar y analizar información que pueda acercarnos a una conclusión definitiva, y que me informe en 90 días", ha dicho Biden en un comunicado emitido por la Casa Blanca y recogido por EFE.

Estados Unidos se suma así a la presión de varios países para determinar el origen del coronavirus. Durante sus intervenciones en la principal reunión anual de Estados miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS), celebrada en Ginebra, los representantes de varias naciones han subrayado la necesidad de seguir resolviendo el misterio de cómo empezó a propagarse la COVID-19 entre los humanos.

El secretario de Salud estadounidense, Xavier Becerra, había pedido este martes estudios "independientes y transparentes" del origen del coronavirus causante de la COVID-19, durante su intervención en la asamblea anual de la OMS.

"Tenemos que entender mejor la pandemia con el fin de poder responder mejor a amenazas futuras, y los estudios del origen de la COVID-19 tienen que ser transparentes, basados en la ciencia y en la independencia de los expertos", subrayó Becerra por videoconferencia.

Australia, Japón y Portugal también han pedido más avances en la investigación, mientras que el representante británico instó a que cualquier investigación sea "oportuna, impulsada por expertos y basada en ciencia sólida", informa AFP

EEUU manifestó en febrero su insatisfacción con los resultados preliminares de las investigaciones realizadas a principios de este año por expertos internacionales en Wuhan (China) para buscar el posible origen de la pandemia, y consideró que las autoridades chinas habían ocultado datos a esa misión de la OMS.

Los expertos indicaron entonces, tras cuatro semanas de trabajo en China, que la hipótesis más probable del origen del nuevo coronavirus era que se había transmitido al ser humano desde animales salvajes vía una o más especies que actuaron como intermediarias.

En su informe también indicaban que la hipótesis del origen en un laboratorio era "extremadamente improbable" y tampoco consideraba demasiado plausible el contagio a través de alimentos congelados importados, una teoría aireada por medios oficiales chinos.

El informe del equipo internacional sobre su visita sobre el terreno a Wuhan, del 14 de enero al 10 de febrero de 2021, se publicó a finales de marzo y Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, pidió que se elaboren más estudios. "En lo que respecta a la OMS, todas las hipótesis siguen sobre la mesa. Este informe es un comienzo muy importante, pero no es el final. Todavía no hemos encontrado el origen del virus, y debemos continuar basándonos en la ciencia al tiempo que no dejamos ninguna piedra sin remover".

"Encontrar el origen de un virus lleva tiempo, y le debemos al mundo encontrar la fuente para que podamos tomar medidas colectivamente con el fin de reducir el riesgo de que esto vuelva a ocurrir. Ningún viaje de investigación puede proporcionar por sí solo todas las respuestas", dijo el jefe de la OMS.

El informe es fruto de una resolución adoptada por consenso en la Asamblea Mundial de la Salud hace un año. Según informa AFP, se ha pedido que la asamblea decida las siguientes etapas de la misma.

Uno de los motivos de preocupación son los términos de referencia la investigación negociados con Pekín en la asamblea de mayo de 2020, en los que se establecía que la tarea consistía en identificar "el origen zoonótico" (o animal) del virus, y "la vía de introducción en la población humana, incluida la posible función de huéspedes intermediarios, en particular mediante iniciativas como las misiones científicas y de colaboración sobre el terreno".

Becerra ha respaldado la petición de nuevos términos de referencia. "La fase 2 del estudio sobre los orígenes de la COVID debe ponerse en marcha con unos términos de referencia que sean transparentes, tengan una base científica y den a los expertos internacionales la independencia necesaria para evaluar plenamente el origen del virus y los primeros días del brote", dijo en la asamblea. Pero, según recoge la agencia francesa, no hay ninguna resolución sobre el camino a seguir en el orden del día.

Etiquetas

Descubre nuestras apps