Claves para entender la derrota electoral del peronismo en Argentina

El presidente de Argentina Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández en un acto de campaña

Para el Gobierno argentino, el resultado fue peor de lo esperado. Ni en las proyecciones más pesimistas los dirigentes peronistas, que se presentaron unidos, imaginaban un escenario tan catastrófico como el que dejaron las elecciones del domingo. Más de 22 millones de argentinos, que representan un 67% del padrón, se acercaron a los centros de votación para definir a los candidatos a senadores y diputados en una primaria abierta, simultánea y obligatoria (PASO). Los elegidos competirán en la elección definitiva del 14 de noviembre. 

Si bien los resultados del domingo no definen las bancadas en el Congreso, sí funcionan como una antesala de lo que puede llegar a pasar en las elecciones que tendrán lugar en dos meses. Para la elección de diputados, si sumamos los votos de los partidos políticos en todas las provincias del país, Juntos por el Cambio (JxC), la coalición conservadora del expresidente Mauricio Macri, consiguió el 40% de los votos. Nueve puntos más abajo quedó ubicado el oficialista Frente de Todos (FdT), con un 31%. La izquierda, a nivel nacional, llegó al 6%. Pero, como la elección es a cargos locales, es esencial hacer la distinción por distritos.

Resultado en Buenos Aires

De las ocho provincias en las que se eligen senadores, el FdT solo ganó en dos, en Tucumán y Catamarca. En diputados, le fue un poco mejor. Si estos resultados se repiten en noviembre, el escenario no modifica demasiado la situación actual en la cámara Baja pero sí en el senado, donde el Gobierno podría perder 5 senadores y oposición sumaría tres. De esta manera, el FdT se quedaría sin el quórum, lo que le generaría serios problemas para imponer sus proyectos.

En la provincia de Buenos Aires, el distrito de mayor peso electoral a nivel nacional que concentra el 37% del total del padrón electoral nacional, el Gobierno consiguió 33,6% para los cargos a diputados que encabeza la candidata Victoria Tolosa Paz. Mientras que el opositor Diego Santilli, de Juntos, llegó a los 38 puntos. Un resultado inesperado para el macrismo.

Una vez conocidos los resultados, el único orador en nombre del Gobierno fue el presidente Alberto Fernández. La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el dirigente Sergio Massa lo acompañaron en el escenario.

"Algo no hemos hecho bien para que la gente no nos acompañe y todos los que estamos aquí escuchamos el veredicto. Hay una demanda que no hemos satisfecho y que a partir de mañana le prestaremos atención", dijo el domingo por la noche el presidente. En sintonía con ese discurso, este lunes buscó mostrar una actitud de "pasar página" y estar activos en la gestión al presentarse en un acto en la Casa Rosada, con la mirada puesta en la reactivación laboral y productiva del país. "Este camino que iniciamos en 2019, en lo que a nosotros concierne, no se va a alterar", es la única referencia al tema que hizo Fernández.

En estos dos meses que quedan antes de las elecciones de noviembre, el peronismo que se presenta unido puede verse forzado a cambiar de estrategia. La situación económica crítica, con una inflación que supera el 50% y la mitad de la población por debajo de la línea de pobreza, pone contra las cuerdas al Gobierno. Una de las posibilidades es una renovación del gabinete para intentar aportar aire nuevo.

La oposición también sorprendida

La victoria sorprendió incluso a la principal fuerza opositora de Juntos por el Cambio. En la Ciudad de Buenos Aires, el distrito de origen del PRO fundado por Mauricio Macri, un terreno de difícil acceso para el peronismo, la candidata opositora y exgobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, consiguió un buen resultado con 33 puntos, ocho más que el candidato del FdT, Leandro Santoro. 

Pero la medición de fuerzas también pasó por otro lado. Lo que estuvo en juego este domingo fue también el liderazgo del alcalde porteño, Horacio Rodriguez Larreta, dentro de esta coalición. Larreta ha venido ganando mucho protagonismo desde que el ex presidente Macri decidió aparecer menos en público. Pero el alcalde tuvo mucho más que festejar: su candidato en la provincia de Buenos Aires, Diego Santilli, superó a sus adversarios en las primarias y logró imponerse a los candidatos del Gobierno en un terreno con históricas preferencias peronistas como es la provincia de Buenos Aires.

La irrupción de la ultraderecha

Argentina era ajena hasta ahora a la emergencia de los partidos de ultraderecha. Los electores todavía confiaban en el sistema político y la competencia entre los partidos tradicionales como forma para resolver los conflictos. Pero con esta elección, la situación cambió.

Así, otra de las sorpresas fue el resultado del economista de ultraderecha Javier Milei, que se ubicó en el tercer lugar en Buenos Aires con casi el 12% de los votos.

Etiquetas
Publicado el
13 de septiembre de 2021 - 23:00 h

Descubre nuestras apps