ENTREVISTA

Elizabeth Williamson, periodista: “Los titanes de Silicon Valley han creado monstruos que ya no pueden controlar”

La periodista Elizabeth Williamson.

El 14 de diciembre de 2012, un joven de 20 años entró con un rifle de asalto, dos pistolas semiautomáticas y una escopeta en la escuela primaria de Sandy Hook, en Newtown (Connecticut), y se puso a disparar. Mató a 20 niños de seis y siete años, y a seis educadores. El shock nacional en Estados Unidos perdura, pero no logró cambiar de manera sustancial las leyes de control de armas. La masacre, además, generó una ola de mentiras que cuestionaban hasta la existencia de la tragedia y fueron inventadas por unos pocos y difundidas masivamente con la palanca de las redes sociales.

Expediente Royuela: un juez prevaricador y un ultraderechista te cuentan lo que nadie quiere que sepas

Expediente Royuela: un juez prevaricador y un ultraderechista te cuentan lo que nadie quiere que sepas

Entre los que encabezaron las fantasías crueles estaba Alex Jones, el creador de la web Infowars y que se había hecho célebre con una mezcla de arengas descabelladas y venta de productos absurdos para protegerse de un ataque nuclear o de la disfunción eréctil. Durante años, Jones y sus seguidores también persiguieron a los familiares de los niños asesinados con la mentira de que se habían inventado la matanza.

Tras años de investigación y entrevistas, Elizabeth Williamson, periodista del New York Times en Washington, ha retratado en su nuevo libro Sandy Hook: An American Tragedy and the Battle for Truth, recién publicado en Estados Unidos, la lucha de un grupo de padres y madres de aquellos niños que no se rindieron y han llevado hasta los tribunales y las instituciones públicas a Jones, sus aliados y los fabricantes de armas. Hace unos días, Jones, que está entre los entrevistados por Williamson, se declaró en quiebra, en un intento de no indemnizar a las víctimas de sus mentiras.

Ha habido muchos bulos peligrosos y mentiras antes y después de Sandy Hook. Pero este fue un punto de inflexión. ¿Por qué?

Lenny Posner, el padre de Noah Posner, que fue la víctima más joven en Sandy Hook, tenía experiencia en tecnología y se dio cuenta de que empezaban a surgir estas conspiraciones. Me dijo que esto no iba a ser un evento aislado. Este fue el primer tiroteo masivo que generó afirmaciones compartidas masivamente en redes de que no sucedió y que las personas involucradas eran actores en un complot del Gobierno para confiscar las armas de fuego de los estadounidenses. En ese momento fue visto como una especie de hito tanto para el lado pro-Segunda Enmienda (las personas que defienden que los civiles lleven armas sin límites) como para el lado anti-armas. Algunos pensaban que habría una verdadera batalla por la legislación de control de armas y que esas teorías de la conspiración que circulaban eran una especie de subproducto de esa lucha. Pero Lenny lo veía de otra manera. Veía que los estadounidenses, igual que el resto del mundo, usaban cada vez más las redes sociales como medio de comunicación y que esas redes sociales tenían la capacidad de convertir a cualquier individuo, sin importar cuán engañado estuviera, en un emisor ​​​​global de información. Pensó, “si hay personas capaces de acosar a gente que ha perdido a sus hijos de esta manera tan horrible, serán capaces de todo, irán a por todos”. Y ahora vemos que tenía razón.

¿Comparte la idea de que esto fue debido a las redes sociales?

Sí, y más cuando profundicé y supe más sobre los orígenes de la teoría de la conspiración y el papel clave de personas como Alex Jones, que la estaban difundiendo y amplificando. Estaba claro que esto seguiría ocurriendo hasta que hubiera algún cambio significativo para tratar de detener la propagación de afirmaciones falsas, ya sea sobre un tiroteo masivo, el coronavirus o las elecciones presidenciales de 2020.

Al leer su libro, queda claro que las mentiras sobre Sandy Hook surgieron desde el principio, algo sorprendente en aquellos días de tanto trauma.

Sí, y eso también fue una sorpresa para mí. Cuando empecé a investigar el libro, tenía la impresión de que estas cosas realmente alcanzaron su pico meses más tarde. También tenía la impresión de que Alex Jones, que insistió en que solo estaba repitiendo las afirmaciones de otros, no había tenido un papel inicial. Pero desde su primera emisión la mañana del tiroteo, él y sus oyentes comenzaron a ir en esa dirección. Sus oyentes lo empujaban en esa dirección. Querían que dijera que había algún tipo de conspiración, que esto era un esfuerzo de control de armas y una supuesta operación de falsa bandera, algo organizado por el Gobierno como un pretexto para confiscar las armas de los estadounidenses. 

¿El problema se limita a unas pocas personas que pueden amplificar mucho una mentira, como Jones?

Es innegable que él amplificó estas afirmaciones a millones y millones de personas que de otro modo no se habrían centrado en ellas. Pero, por otro lado, las personas que se convirtieron en sus proveedores de contenido estaban en este tema, personas extremadamente aisladas que tenían realmente muy poco acceso a cualquier tipo de plataforma excepto las redes sociales. Por ejemplo, Wolfgang Helbig, que es realmente uno de los teóricos de la conspiración más despiadados y que visitó Newtown más de dos docenas de veces. Llamaba a las familias de las víctimas a sus móviles. Iba a sus casas. Se presentó en una iglesia donde se celebraron ocho funerales. Es un ex agente y estaba convencido de que podía descubrir la verdad de esto. Tenía un correo electrónico y luego un sitio web, y la gente donó miles y miles de dólares para financiar sus visitas a Newtown y su búsqueda de información.

Él presentó cientos de solicitudes a registros públicos para tratar de obtener material que pensó que reforzaría sus afirmaciones. Mientras Alex Jones le dio una plataforma enorme al ponerlo repetidamente en su programa, él ya estaba encontrando su camino hacia, si no millones, al menos decenas o cientos de miles de personas solo a través de Internet.

En el caso de Jones, ¿es principalmente un negocio? ¿Se cree estas mentiras?

Creo que lo ha hecho. Las personas que difunden estas teorías y creen en ellas tienen una mentalidad conspiradora, que es lo que todas estas personas tienen en común, hagan esto porque realmente lo creen o para vender productos, como hace él. Creo que tiene una visión conspirativa del mundo y que, con el tiempo, llegó a creerse las mentiras. En ese primer programa tras Sandy Hook puedes ver a su audiencia empujándolo en una dirección en la que él realmente no quería ir. Querían creer que había una conspiración detrás de esto. En cierto modo, fue como una especie de demanda pública. Así que debió de pensar “será mejor que se me ocurra algo sobre esto”. Y luego, una vez que vio que su tráfico aumentó y que las ventas de sus productos subían, se convirtió en una propuesta comercial para él.

¿Ha perdido influencia sin plataformas?

Sí, creo que ha perdido influencia. Aunque siempre aumentará su audiencia durante acontecimientos particulares, como el día del asalto al Capitolio. Realmente no importaba que no estuviera en las redes sociales. La gente estaba amplificando su programa en las redes sociales e iban en masa a su sitio web mientras transmitía en vivo lo que pasaba. Había un camarógrafo de Infowars que iba hacia el Capitolio con los alborotadores y anunciaba los productos en venta de Infowars. Él filmó el asesinato de Ashli ​​Babbitt, la manifestante que intentó romper una puerta. Ese tipo de eventos siempre generarán enormes cantidades de tráfico a la web de Alex Jones sin las redes sociales.

¿Las mismas personas que creían en los inventos sobre Sandy Hook fueron al asalto al Capitolio o a las protestas antivacunas?

Sí. De hecho, antes de que saliera mi libro me contactó una mujer llamada Kelly Watt, de Oklahoma y una de las primeras obsesionadas con Sandy Hook. Me envió un mensaje de texto: “Oh, lo siento, no tuve la oportunidad de ponerme en contacto contigo. He estado tan ocupada con el coronavirus, ya sabes”. Luego entendí que estaba de camino a Canadá para protestar con los camioneros antivacunas

Una cosa que he entendido es que no importa la naturaleza del evento. Estas personas pueden estar en contra de la legislación de control de armas, pero eso no predice si van a difundir o no una teoría de la conspiración en torno a un tiroteo masivo. Lo que lo hace es la mentalidad esa de “fuerzas poderosas están conspirando contra mí, tengo una pérdida de control porque creo que otras personas están determinando cómo vivo mi vida y cuál es mi destino”. Y hay un deseo de tener un conocimiento superior, una especie de narcisismo. En plan, “soy el que realmente sabe qué está pasando, sé cómo sucedió o si esto sucedió”. Eso es lo que determina si alguien difundirá estas mentiras, no el evento concreto. 

Lo segundo es que existe una necesidad real de creer en una conspiración. La teoría realmente une a la comunidad que expresa esa creencia, por lo que muchas de estas personas buscan aceptación y compañía, y las encuentran en internet con compañeros creyentes de la conspiración. Tratar de romper esto es amenazar todo su mundo, es como separarlos de su familia. Y, de hecho, los creyentes de la conspiración se convierten en una especie de familia sustituta para ellos. Muchas de estas personas han perdido el contacto con miembros de su familia real porque creían en estas teorías. Preferían pasar el rato en Facebook con el Sandy Hook Hoax Group que pasar tiempo con sus propios nietos.

¿Hasta qué punto esto es reflejo de una crisis de salud mental?

Sí, realmente lo es. Los expertos dicen que la manera de prevenir estos bulos es tratar de inculcar en las personas algún tipo de escepticismo saludable sobre lo que leen en internet para que no adopten estas teorías. Sander van der Linden diseñó en Cambridge un experimento que consiste en que alguien invente una teoría de la conspiración y trate de descubrir formas de difundirla. Y, al hacer eso, en realidad, entiende cuáles son los elementos que forman parte de una teoría de la conspiración y cómo se engaña a la gente. Y, debido a que estas personas quieren sentir que tienen un conocimiento superior, dirán “ajá, así es como se hace”. Y se supone que así ya no se creerán lo primero que vean en internet. Pero convencer a alguien de que deje de creerse algo una vez que lo hace es muy difícil.

La idea es tratar de hacerlo como si fuera el tratamiento de una enfermedad. Si puedes trabajar en la prevención, tal vez entonces no tengas que curar a alguien cuando ya está terminal.

¿Cree que la batalla de los padres de Sandy Hook en los tribunales es un ejemplo de lo que se puede hacer?

Uno de los investigadores que entrevisté, JM Berger, habló sobre un cóctel de medidas. Si estamos hablando de tratar una enfermedad, sería una especie de cóctel de drogas. Hay que combinarlo con herramientas sólidas para eliminar este contenido o para asegurarse de que no llegue a una plataforma importante en primer lugar. La educación es un ejemplo y tiende a ser efectiva. Alex Jones no ha hablado de Sandy Hook en años. Y creo que es así porque le quitaron sus plataformas, en parte por difundir estas teorías. Ha eliminado el contenido y hay querellas contra él. Está enganchado por potencialmente millones de dólares. Así que no hay nada como las demandas para que alguien deje de hacer esto, especialmente si realmente no lo cree y lo hace con fines de lucro. En cualquier caso, gran parte de la responsabilidad de tratar de detener los bulos recae en las grandes plataformas. Tienen que mejorar en la vigilancia de este tipo de material.

¿Los cambios de estos últimos años en las plataformas son suficientes?

Si avergüenzas públicamente a las plataformas, a veces responden. Pero esa no es una estrategia porque no todos tienen una poderosa voz para tratar de hacer que escuchen. No fue así para Lenny Posner al principio: era como predicar en el desierto para intentar conseguir que lo ayudaran. Cualquier cosa que afecte a sus cuentas probablemente será lo que las hará moverse y hay propuestas en el Congreso de EEUU para tratar de controlar la inmunidad que tienen las plataformas respecto a una acción legal, la supuesta protección de la Sección 230. Hacer que sea económicamente costoso para ellas difundir estas falsedades es parte del camino. Pero estas plataformas son tan grandes que existe una preocupación real de que ya no puedan vigilar todo este contenido. Cuando estás hablando de mil millones de tuits cada dos días, ¿cómo puedes eliminar el contenido dañino? Creo que estos titanes de Silicon Valley han creado monstruos que ya no pueden controlar. No pueden controlar lo que han hecho.

Spotify fue uno de los primeros en borrar el contenido de Alex Jones. Pero ahora ha tenido una actitud diferente en el caso del antivacunas Joe Rogan, al que la plataforma paga por su pódcast. ¿Qué ha cambiado en Spotify? 

Este es un gran ejemplo de cómo el dinero es clave en estas situaciones. Spotify fue muy reacio a hacer mucho con Joe Rogan porque le hace ganar una gran cantidad y gastó mucho dinero para traerlo a su plataforma. Para estas empresas, todo lo que les toca en las cuentas es lo que las hace actuar. Eso y la vergüenza pública cuando tienes al padre de un niño asesinado diciendo que permiten un material que obliga a su familia a esconderse. Le prestan atención a eso porque piensan que tal vez alentará a los miembros del Congreso a hacer algo para controlarlos. Y eso afectará a sus resultados. Por lo tanto, combaten los incendios por todas partes, pero nunca abordan la causa raíz de por qué surgieron los incendios en primer lugar. Rogan es demasiado rentable para Spotify como para que hagan cualquier cosa más allá de eliminar algunos episodios que contienen palabras ofensivas. Tendría que ser mucho menos rentable para ellos para que tomen alguna acción significativa, tendrían que ver el impacto en sus cuentas. Y hasta ahora no ha pasado.

En 2012, algo cambió en el contexto político en EEUU que alimentó la desinformación. ¿Fue por el cambio en el Partido Republicano o era un fenómeno más allá?

Se puede mirar al Partido Republicano como una plataforma que de repente ha sido invadida por voces que están difundiendo ideas que nunca habrían sido adoptadas por el Partido Republicano de hace tres décadas. Les está costando apagar todos los fuegos. Este es un año electoral y creo que el Partido Republicano realmente no está seguro de qué camino tomar para ganar. ¿Rechazamos las ideas de que las elecciones de 2020 fueron un fraude? Hay un número significativo de republicanos que realmente creen esto. ¿Y cómo atiende a eso el partido? ¿Proporciona una plataforma para esa mentira o intenta realinear el partido como una voz de la razón, más cerca de lo que era hace tres décadas? Y creo que tienen una auténtica lucha allí, creo que realmente no saben qué hacer.

¿Todavía hay debate? Hemos visto a algunos republicanos que eran muy críticos con Trump hace un año y ahora no están tan seguros. El partido incluso llegó a decir que el asalto al Capitolio fue un ejemplo de "diálogo político legítimo".

Otros republicanos como Mitch McConnell siguen rechazando eso. Romper una ventana no es diálogo en absoluto. El hecho de que hayan criticado este tipo de declaración del Comité Nacional Republicano te dice que no están exactamente seguros de cómo de lejos llevar este tipo de conspiración que han construido en su partido. Así que creo que algunos están realmente preocupados por eso. Luego hay otros que abrazan esto de todo corazón. Ha sido una lucha republicana desde los años 40 y 50. Desde la John Birch Society, donde la extrema derecha decía que los globalistas paranoicos y los banqueros controlaban el partido. En ese momento el establishment republicano los expulsó, y dijo que eso no representaba al partido y que esas eran ideas locas que estaban desestabilizando la democracia. Pero parece que el partido ha perdido la capacidad de hacer algo así. Las ideas de ahora son más radicales que las ideas de la John Birch Society y, sin embargo, están siendo adoptadas por una parte importante del liderazgo organizado del partido.

¿Cuál sería el impacto de una nueva victoria de Trump, o de alguien parecido a él como el gobernador de Florida, en el contexto de mentiras, desinformación y tanta gente creyendo en fantasías?

Tal vez soy una optimista empedernida, pero siento que estamos viendo el comienzo de una reacción intensa a esto. Siento que esto ha ido tan lejos que está siendo reconocido por gente como un peligro para nuestra democracia. Creo que los republicanos están empezando a pelear para alejarse de esto, incluso a costa de sus carreras políticas. Los ejemplos obvios son Adam Kinzinger y Liz Cheney, que están sirviendo en el comité de investigación de asalto al Capitolio tratando de llegar al fondo de lo que sucedió para que no lo llamen de otra manera que no sea un ataque a nuestro sistema democrático y a nuestro sistema de votación.

Un miembro del Congreso en ejercicio hará casi cualquier cosa para conservar su escaño. El hecho de que estemos viendo a algunos decir que no van a propagar una mentira para mantener su escaño en el Congreso y sus privilegios es un signo esperanzador. No estamos viendo mucha resistencia, pero hay más de lo que vimos cuando Trump estaba en el cargo. Creo que la gente ha visto lo peligroso que puede llegar a ser esto y cuántas vidas puede costar. Están empezando a darse cuenta de que hacer caso a los paranoicos de la conspiración que atienden las fantasías de alguien como nuestro ex presidente no es el camino del futuro para su partido. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats