The Guardian en español

¿Cuál es la causa de las graves inundaciones en Europa?

Varios buzos realizan tareas de limpieza y rescate en la autopista B265 de Erftstdat (Alemania).

Varios países Europeos, entre ellos Alemania, Bélgica, Países Bajos y Reino Unido se han visto afectados recientemente por inundaciones. De hecho, en los últimos días han fallecido cerca de 200 personas solo en Alemania y Bélgica.

La magnitud de las inundaciones en Alemania impacta a los científicos

La magnitud de las inundaciones en Alemania impacta a los científicos

"No se trata solo de lo ocurrido aquí, sino del conjunto de fenómenos extremos a los que estamos asistiendo", indicó la canciller alemana, Angela Merkel, tras visitar una zona afectada. "Tenemos que reflexionar sobre cómo debemos actuar para avanzar hacia la neutralidad climática".

¿Están relacionadas con el cambio climático?

Casi con toda seguridad. Los científicos llevan tiempo prediciendo que las alteraciones del clima provocarán fenómenos más extremos, como olas de calor, sequías e inundaciones.

Los gases que emiten los motores y las emisiones por la quema de bosques y otras actividades humanas están calentando el planeta. A medida que se calienta la atmósfera, esta retiene más humedad, lo que hace que llueva más. En Alemania, Bélgica, Países Bajos, Edimburgo, Tokio, y Londres, los lugares que han sufrido inundaciones recientemente, habría habido fuertes lluvias de verano incluso sin crisis climática, pero es poco probable que hubieran sido diluvios de tal intensidad.

¿Qué pruebas hay?

En primer lugar, se están batiendo más récords y con mayor frecuencia: los siete años más calurosos del mundo desde que hay registros ocurrieron a partir de 2014. En segundo lugar, ahora los científicos pueden usar análisis estadísticos y modelos informáticos para calcular el aumento de la probabilidad de que ocurran determinados fenómenos meteorológicos a raíz de la presión adicional que los seres humanos ejercen sobre el sistema climático.

Por ejemplo, las emisiones humanas hicieron que la mortífera "cúpula de calor" que golpeó Canadá y el norte de Estados Unidos en junio fuera al menos 150 veces más probable. También multiplicó por más de 600 la probabilidad de la prolongada ola de calor de Siberia en 2020.

Según Richard Betts, jefe de investigación de impactos climáticos en el Centro Hadley del Servicio Meteorológico, estos cálculos eliminan el argumento de que "los fenómenos climáticos extremos van a ocurrir de todos modos, por lo que no hay que preocuparse por ellos".

Todavía no hay un estudio de atribución para las últimas inundaciones en Europa porque es un análisis que requiere más tiempo.

¿Alteración de la corriente en chorro?

Es una incógnita importante. Los científicos climáticos lo están considerando como una de las posibles explicaciones del inesperado aumento en algunos registros recientes. El miércoles, las precipitaciones en la estación de Stammheim, en Colonia, alcanzaron los 155 milímetros en 24 horas, superando el récord anterior de precipitaciones de la ciudad en un solo día, que se situaba en 95 milímetros.

Hace dos semanas, las temperaturas en Lytton, Canadá, sobrepasaron en nada menos que 5 grados centígrados el anterior récord de calor diario para el país boreal.

Estas cifras sobrepasan los modelos que predicen malos escenarios producto de la mala suerte o de otros factores de alteración del clima sufridos en otras regiones. Una posible explicación, por tanto, es que la pérdida de hielo en el Ártico haya vuelto más errática la corriente en chorro.

Todavía no hay consenso entre los científicos sobre este tema, pero los expertos están cada vez más preocupados por la posibilidad de un mundo encaminándose a un panorama más accidentado de lo que se creía.

El tratamiento en los medios

En algunos medios se infravalora el papel de la emergencia climática en estos fenómenos extremos como si fuese parte de una estrategia deliberada contra la ciencia del clima y contra los esfuerzos políticos de reducción de emisiones. Pero la costumbre también juega un papel importante. Los periodistas llevan décadas representando las olas de calor como una buena noticia que se ilustra con imágenes de bañistas, piscinas y helados.

Un exceso de prudencia también puede hacer que los periodistas no se atrevan a establecer una relación con la crisis climática. El miércoles, el climatólogo Ed Hawkins criticó a la BBC por eso y por no estar al día con la ciencia. Sugirió a los periodistas que en lo sucesivo utilizaran la siguiente frase: "Los expertos afirman que el cambio climático ya está aumentando la frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos y se ha demostrado que muchos fenómenos aislados han empeorado debido al calentamiento global".

Traducido por Francisco de Zárate

Etiquetas
Publicado el
19 de julio de 2021 - 22:17 h

Descubre nuestras apps