La portada de mañana
Acceder
Yolanda Díaz lanza sus primeras alertas dentro del Gobierno
Inundaciones o calor extremo, los impactos climáticos que más cuestan en vidas
Opinión - Un paso más en la degradación institucional, por Javier Pérez Royo

Las inundaciones en Alemania y Bélgica dejan dos centenares de muertos

Un coche aparece semienterrado por las inundaciones en Schoenau am Koenigssee, Alemania.

EFE / elDiario.es

3

El número de muertos en las devastadoras inundaciones del oeste de Alemania se eleva ya a 161, tras ser hallados otros cinco cuerpos sin vida en la región más afectada por la catástrofe, el "Land" de Renania Palatinado, según informa EFE. En Bélgica, el temporal ha dejado 36 víctimas mortales, informan los medios locales.

En Alemania, fuentes policiales de Coblenza han informado este lunes de que el total de muertos en la cuenca del río Ahr, afluente del Rin, ha subido a 117 –frente a los 112 del anterior reporte–. El resto de víctimas mortales corresponde al "Land" de Renania del Norte-Westfalia.

La situación tras las devastadoras inundaciones sigue siendo tensa en el oeste de Alemania, donde se lucha por restablecer los servicios básicos, mientras en el este y sur del país remitieron las precipitaciones y con ello el riesgo de nuevos desbordamientos.

Los equipos de protección civil, bomberos y ejército trabajan para asegurar diques y márgenes de los ríos desbordados, especialmente en la cuenca del Ahr.

En vastas zonas sigue cortado el suministro eléctrico y también de agua potable, que debe ser transportada desde otros puntos de la región. Tampoco se ha logrado normalizar el transporte ferroviario, especialmente en lo que concierne a los trenes regionales. Unas 80 estaciones de ambos "Länder" quedaron anegadas por las aguas.

En Baviera, en el sur, y en Sajonia, en el este, se ha rebajado la tensión, tras la alarma del domingo por el desbordamiento de algunos ríos y los temores a que con ello se produjeran corrimientos de tierras como los registrados en el oeste.

El nivel del Danubio a su paso por la ciudad bávara de Passau se ha situado este lunes en los 8,18 metros, por debajo del récord histórico de los 8,5 metros.

Tanto el sábado como el domingo se procedió a evacuar algunas poblaciones de la Alta Baviera, incluidos centros turísticos de la región. 

La visita de Merkel

Este domingo, la canciller alemana, Angela Merkel, ha prometido "ayuda urgente" a los damnificados por las inundaciones del oeste del país, cuyos efectos califica de "surrealistas" y que revelan la necesidad de aplicar "ambición y rapidez" la lucha contra la crisis climática.

"Desde ahí nos hacemos una imagen real de lo ocurrido en medio de un panorama surrealista y fantasmagórico", afirmó la canciller alemana, tras visitar varios de los puntos críticos de las inundaciones en Renania-Palatinado.

"No se trata solo de lo ocurrido aquí, sino del conjunto de fenómenos extremos a los que estamos asistiendo", indicó Merkel, en relación a la crisis climática. "Tenemos que reflexionar sobre cómo debemos actuar ante eso para avanzar hacia la neutralidad climática", objetivo, algo que debe producirse, añadió, "lo antes posible".

La canciller se confesó absolutamente "conmocionada", en una declaración ante los medios, tras recorrer entre otros puntos la población de Schuld, acompañada por la jefa del Gobierno de ese "Land", la socialdemócata Malu Dreyer.

Esta localidad, de unos 700 habitantes, quedó prácticamente arrasada por la fuerza de las aguas y se ha convertido en símbolo de la catástrofe extendida por vastas regiones del oeste de Alemania y la vecina Bélgica.

La canciller indicó, además, que su Gobierno acometerá ya en próximo Consejo de Ministros, el día 21, un paquete de ayuda urgente, que llegará, dijo "de forma directa y sin burocracia", a los afectados. Merkel no concretó el alcance de éstas ayudas, pero su ministro de Finanzas, Olaf Scholz, avanzó en declaraciones a medios alemanes la cifra de 300 millones de euros, solo en ayuda urgente directa a los ciudadanos afectados.

"Estamos ante una catástrofe de dimensiones hasta ahora desconocidas", manifestó Dreyer, mientras Merkel insistió en que el panorama dejado por la fuerza de las aguas "escapa a las descripciones en palabras".

Es la segunda visita de alto rango a las regiones castigadas por las inundaciones, tras la que hizo el sábado el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, al vecino "Land" de Renania del Norte-Westfalia, donde se reunió con el primer ministro regional y candidato a la Cancillería alemana, el conservador Armin Laschet.

Hasta ahora no hay una evaluación de la cuantía de los daños en las infraestructuras de la región, aunque en los medios se habla de miles de millones. En las inundaciones de 2013, menos dramáticas pero que afectaron a ocho de los 16 "Länder" del país, el Ejecutivo aprobó un paquete especial de 8.000 millones de euros.

36 muertos en Bélgica

Las inundaciones de hace unos días en Bélgica han dejado al menos 36 fallecidos de los cuales 17 han sido identificados, según ha informado la radiotelevisión francófona RTBF. Según los últimos datos publicados este domingo por el centro de crisis federal, hay 163 personas desaparecidas.

Las autoridades han animado a los ciudadanos que aún no han tenido contacto con sus allegados a informar lo antes posible a la policía. "Si no han tenido noticias de un familiar, les invitamos a ponerse en contacto con la zona de policía local que reúne las informaciones sobre las personas desaparecidas".

Aunque han finalizado ya las operaciones de salvamento en las distintas zonas afectadas por las lluvias torrenciales y las inundaciones, prosiguen las búsquedas. En la localidad de Pepinster (en la región de Valonia), donde cerca de 1.000 personas tuvieron que abandonar sus hogares, los equipos de salvamento retomaron este domingo los trabajos para tratar de encontrar a víctimas, que se desarrolla en condiciones muy difíciles, por el riesgo de derrumbe de algunos edificios.

En casi toda Bélgica ha disminuido en los últimos días el nivel de las aguas tras las inundaciones. Pero en Valonia el nivel del río Mehaigne y sus afluentes en las provincias de Lieja y Namur sigue inquietando a las autoridades.

Algo más de 37.000 hogares continúan sin electricidad en las provincias de Lieja y el Brabante valón. En Flandes, algunas carreteras y viviendas se encuentran todavía bajo las aguas en zonas de Limburgo y en el Brabante flamenco y habrá que esperar días hasta que la situación se normalice, según la Agencia flamenca del Medioambiente.

Por otra parte, ante la avalancha de solidaridad, las autoridades recomendaron este domingo a las personas que deseen ayudar que se inscriban en la plataforma de voluntarios creada por la Cruz Roja o hagan una donación a la cuenta de esa organización.

Etiquetas
Publicado el
19 de julio de 2021 - 12:08 h

Descubre nuestras apps