La portada de mañana
Acceder
La negociación sobre la vivienda y la luz avivan la tensión en el Gobierno
Los datos no avalan el alarmismo por la variante Delta
Opinión - Las lágrimas de Garamendi, por Esther Palomera

The Guardian en español

Datos oficiales de Reino Unido sugieren que la variante detectada en India aumenta el riesgo de hospitalización

Las enfermeras trabajan con pacientes en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital St George's en Tooting, Londres.

Nicola Davis / Ian Sample

2

Crece el temor por la propagación en el Reino Unido de la variante del coronavirus descubierta en la India (delta). Según los primeros datos, los contagiados con esta variante tienen mayor riesgo de acabar hospitalizados que los afectados por la variante llamada alfa, descubierta por primera vez en Kent (Inglaterra).

Reino Unido mantiene a Baleares y Canarias en la lista de destinos de riesgo por COVID-19 como el resto de España

Reino Unido mantiene a Baleares y Canarias en la lista de destinos de riesgo por COVID-19 como el resto de España

También conocida como B.1.617.2, la variante delta está presente hasta en el 75% de los nuevos casos de coronavirus en el Reino Unido y es la predominante en el país. Se cree que es más contagiosa que la variante alfa y algo más resistente a las vacunas contra la COVID-19, especialmente cuando solo se ha recibido una dosis.

Según un informe del organismo de salud pública Public Health England (PHE), los casos confirmados de esta variante en el Reino Unido pasaron en una semana de 6.959 a 12.431, y las probabilidades de hospitalización fueron mayores que en los contagiados con la variante alfa.

En concreto, y para el caso de Inglaterra, el riesgo de hospitalización en los 14 días siguientes al estudio de una muestra de 38.805 casos fue 2,61 veces superior en los contagiados con delta. La probabilidad de acudir a urgencias en un plazo de 14 días fue 1,67 veces mayor. En los cálculos de estas probabilidades se han tenido en cuenta factores como la edad, el sexo, la etnia, la zona de residencia y el estado de vacunación.

Los datos para Escocia dieron resultados similares, con un riesgo de hospitalización que se multiplicaba por más de dos para los contagiados con la variante delta en comparación con los de la variante alfa.

El informe de Public Health England sostiene que hay que hacer análisis de contraste para "confirmar la magnitud del cambio en la probabilidad de hospitalización y para entender con más detalle la relación con la vacunación".

Según Adam Finn, profesor de la Universidad de Bristol y miembro del Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización, "aunque en el hospital solo termine un pequeño número de contagiados, la proporción es aproximadamente dos veces mayor en los casos delta que en los casos alfa, tanto para Inglaterra como para Escocia".

"El número de casos todavía es pequeño, pero si la tendencia continúa y el número de casos sigue aumentando rápidamente, eso llevaría en las próximas semanas a un número mayor de personas en una situación grave a medida que esta variante vaya sustituyendo a la alfa", dice.

El impacto de la vacunación

Meaghan Kall, epidemióloga de PHE, escribió en Twitter que la tasa de crecimiento de la variante delta se mantiene desde la semana anterior y que su prevalencia está aumentando en todas las regiones del Reino Unido.

"Pero un dato para la esperanza es que la vacunación parece que sigue teniendo un impacto en la propagación", dijo, señalando que el 73% de los contagios de delta se dieron en personas no vacunadas, que solo un 3,7% de los contagios de delta se dieron en personas con las dos dosis y que solo un 5% de las personas hospitalizadas con la variante delta tenían las dos vacunas.

La doctora Jenny Harries, jefa de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido, ha insistido en la importancia de vacunarse contra la COVID-19. "Si estás en el grupo que se puede vacunar y aún no lo has hecho, por favor ve a vacunarte y asegúrate de recibir también la segunda dosis. Eso salvará vidas", ha dicho.

El informe de PHE ha coincidido con la publicación en la revista médica The Lancet de una investigación de científicos del Instituto Francis Crick y del Instituto Nacional de Investigación Sanitaria que ha confirmado las evidencias de que las vacunas contra la COVID-19 son un poco menos efectivas contra la variante delta que contra la alfa, especialmente cuando solo se ha recibido una dosis.

La investigación, para la que analizaron la sangre de 250 personas sanas con una o dos inyecciones de la vacuna Pfizer/BioNTech, demuestra que los niveles de anticuerpos neutralizantes que pueden frenar la variante delta son, por término medio, más bajos que los que pueden frenar la cepa original del virus y su variante alfa. También demuestra que los niveles de anticuerpos neutralizantes contra ambas variantes son más altos después de dos inyecciones.

Los nuevos datos ponen en duda el fin de las restricciones

Los datos llegan mientras siguen aumentado los casos totales de COVID-19 en el Reino Unido. El jueves se registraron 5.274 casos nuevos, frente a los 4.330 del día anterior y en algunas zonas del país las hospitalizaciones también muestran signos de repunte. Aunque el programa de vacunación ha debilitado la relación entre los contagios y las enfermedades graves, el vínculo no se ha eliminado por completo.

Según la profesora Christina Pagel, directora de la Unidad de Investigación Clínica Operativa en la University College London (UCL), el nuevo informe de PHE es preocupante.

"Cada nuevo informe técnico que se publica parece traer peores noticias, además del aumento de la transmisibilidad y de casos en los que eluden la vacuna, ahora tenemos pruebas de que la probabilidad de hospitalización podría ser dos veces mayor con la variante delta que con la alfa", dice. "Esto hace más difícil que las vacunas aminoren la relación entre contagios y hospitalizaciones".

El profesor Danny Altmann, del Imperial College de Londres, coincide con el análisis. "Esto no hace sino aumentar nuestros temores por el impacto creciente que está teniendo la variante delta; sabíamos que era más contagiosa que la variante alfa, la más preocupante hasta ahora, y que la ha sustituido como cepa dominante a toda velocidad. También sabemos que tiene una mayor evasión inmunológica y supone una amenaza mayor, especialmente para todos aquellos que hasta ahora no han recibido la vacuna o solo una dosis. A todo ello se añaden ahora los temores por la mayor probabilidad de hospitalización de los contagiados", dice. "No es aquí donde queríamos estar".

Según Deenan Pillay, profesor de virología en la UCL y miembro del grupo de expertos Independent Sage, los datos ponen aún más en cuestión la posible flexibilización de restricciones a finales de junio. "Este es el tipo de datos que hace más difícil seguir con la hoja de ruta tal y como estaba prevista; es la primera vez que tenemos un indicio de que esta variante está vinculada a un mayor riesgo de hospitalización", dice.

"Si un virus es más contagioso, un factor clave puede ser una mayor capacidad de replicación viral que, a su vez, conlleva una enfermedad más grave. Eso está aún por confirmar pero podría ser una explicación de lo que estamos viendo".

En opinión de Pillay, es importante que se sigan respetando las normas a pesar de la sensación de estar saliendo del confinamiento. "No deben relajarse medidas de protección como el distanciamiento y las demás, los contagios están aumentando y es esencial que la gente sea consciente de los riesgos", dice.

Traducido por Francisco de Zárate

Etiquetas
Publicado el
4 de junio de 2021 - 14:46 h

Descubre nuestras apps

stats