Qué Onda Kan: "Cuanto más se busca a la gente que pinta ilegalmente en la calle, mayor es la astucia"

Qué Onda Kan, trabajando en la obra ganadora de Pinta Malasaña 2021

La vuelta a las calles del festival Pinta Malasaña después de la pandemia se convirtió en una nueva explosión de color en las calles del centro de Madrid, donde 70 artistas pintaron con libertad durante el domingo 19 de septiembre sobre espacios cedidos por comerciantes e instituciones. Una de estos organismos fue la Escuela de Idiomas de Tribunal, que permitió a Reja (Beccar - Argentina, 1992) plasmar su arte sobre una de sus puertas metálicas.

El argentino-barcelónes (vive en la ciudad condal) desplegó sobre ella el universo perruno de Qué Onda Kan, lleno de los matices y colores que le hicieron merecedor del primer premio del certamen. Días después de la victoria y de recoger su trofeo, contesta a las preguntas que le hacemos desde este periódico.

SOMOS MALASAÑA: ¿Qué es exactamente Qué Onda Kan y por qué su temática de perros?

QUÉ ONDA KAN: Es un colectivo. Nació entre mi hermano y yo, poco después de mudarnos de Argentina a Barcelona. Yo estaba trabajando de vendedor en una tienda y lo poco que podía usar era un lápiz y un papel. Pasaba la mayor parte de mi tiempo en el trabajo dibujando. Al año, se incorporaron al colectivo dos compañeros más con los que estábamos conviviendo. Actualmente somos tres: mi hermano, que hace música y se encarga de conseguir proyectos y colaboraciones, Julián, quien es fotógrafo y documenta gran parte de las cosas que hacemos, y yo, que estoy encargado de la imagen del proyecto. 

Los perros son el resultado de una búsqueda que viene desde antes de que me mudara a España. Yo venía de una muestra en Argentina, llamada Vosque, donde había dibujado animales en actitudes humanas. Me resultaba interesante darle atributos a personajes a través de la elección del animal que lo representaba. Al tiempo de trabajar y desarrollar esa idea, vi que podía aplicar atributos de una manera mucho más potente y menos forzada usando solo perros. Hay muchísimas características aplicables a los personajes, con solo elegir qué raza o tipo de perro es. Otro punto que me hizo decidir por hacer solo perros es la capacidad que tenemos nosotros, los humanos, de empatizar con ellos. Son seres que aparecen en nuestra cotidianidad y los tenemos más conocidos y estudiados que a cualquier otro animal. 

¿Por qué usas perros en actitudes humanas? ¿Qué intentas representar?

Va de la mano de esta sensación que tengo de ver al humano como un ser libre a medias. Y la conexión más fuerte con los perros viene de la falta de noción de esta privación a la libertad. Muchas veces veo a gente que cree que nosotros somos tanto libres como dueños de este planeta, y no creo que ninguna de las dos sea verdad.

El jurado premió tu "excelente uso del color y del contraste entre luces y sombras" en tu obra, un retrato de un sueño. Háblanos de por qué elegiste esta temática.

La temática tiene un guiño hacia los sueños, pero la perrita está teniendo acceso a ese mundo mágico a través de la tableta con la que dibuja. En ese aspecto me siento representado ya que últimamente estoy realizando mis ilustraciones en tableta y creo que me ofrece infinitas posibilidades. Una de las intenciones a remarcar en esta ilustración es que este mundo mágico o imaginario puede existir en las situaciones más cotidianas. También quería aprovechar al máximo la vuelta a usar color. Sabiendo que el soporte era chico, tenia mucho tiempo para detalles y, si bien creo que siempre el lápiz y papel fueron un portal para mí a este lugar donde todo lo que uno imagina o siente puede existir, la tableta ofrece una cantidad de recursos enorme con una practicidad única. 

¿Esperabas optar a los premios con tu obra? ¿Te sorprendió escuchar tu nombre en el acto de entrega?

La verdad que tenía muchas ganas de ganar, pero no me lo esperaba. A medida que iban sonando los nombres de los ganadores, se me iba agotando la esperanza de ganar. Al escuchar el mío, primero no me lo creí, y después pensé “ estoy muy croto (desarreglado y sucio) para aparecer en el escenario”. Pero a la vez, estaba así por pintar casi 10 horas la obra que había sido la ganadora, eso me pareció reconfortante.

Es la primera vez que participas en Pinta Malasaña. ¿Qué te pareció el formato del festival?

El festival me pareció una buena oportunidad para reunir gente que pinta en la calle y que se conozcan. Había una buena onda general y creo que eso se vio con resultado de las obras. Yo soy de los que cree que no hay mejor manera de generar una gran obra que cuando el artista, sea cual fuere el rubro, está motivado. Si bien hubo un trastabilleo con la policía, las personas a cargo del evento lo solucionaron bastante rápido.

Respecto a esto que comentas: al inicio de tu trabajo la Policía Municipal detuvo tu trabajo pese a que contabas con el permiso pertinente para hacerlo. Luego todo se arregló... ¿piensas que hay mucha presión policial sobre la pintura en la calle?

Creo que la policía muchas veces utiliza la presión, en formato de autoridad, para todo tipo de actividad que no comparte. La posición en donde empieza la charla suele ser vertical, te hacen sentir que estás haciendo algo mal, y bajo su poder. Eso, creo yo, es por una incapacidad de comunicación debido a una falta de conocimiento y empatía . Cuando uno viene con un tono imponente, no se puede tener una conversación fluida ni tranquila. Casi al final de mi interacción con la policía, una agente que me había hablado de manera intimidante me hizo preguntas de forma amistosa porque vieron que yo no venía en mal rollo. Estas preguntas fueron totalmente fallidas, porque ya había empezado mal, no soy partidario de golpear y después preguntar. Creo que podrían obtener el mismo resultado, es decir, evitar que yo siga pintando, sin haberme tratado como alguien inferior. Pero bueno, esto está lejos de ser algo nuevo en la vida de cualquier persona que pinte en la calle. Con los años uno se da cuenta de que la mejor manera de tratarlos es decirles lo que quieren escuchar y que se vayan lo más rápido posible. Además, ya me habían dicho que en Madrid la policía era más autoritaria aún. 

SM: ¿Hay diferencias entre la pintura en la calle de Barcelona y de Madrid? ¿Cómo ves la escena en ambas ciudades?

Hay claras diferencias entre la pintura en la calle de ambas. Siento que en Barcelona hay público para todo tipo de gente que pinte en la calle. Legal, ilegal, graffiti, street art, lo que sea. Tengo la sensación de que, si bien se combate, hay una idea de que no se puede erradicar. Siento que pasa algo parecido en Berlín, pero a menor escala. En cuanto a Madrid, creo que está muy vigilado y controlado, que eso lo que genera es mas rabia y rencor del lado de la gente que pinta. Intentar erradicar esos comportamientos no es mas que intentar callar una voz a la fuerza a través de la policía. Lo que termina pasando, creo yo, es gente haciendo cosas mas rápido y peor, por tener miedo de ser visto. Creo que cuanto más exhaustiva es la búsqueda de la gente que pinta ilegalmente en la calle, como resultado, mayor es la astucia del que pinta.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats