¿'Tatuar' las paredes del Mercado de Barceló?

Recreación del Mercado de Barceló, intervenido por el arte urbano | RAFAEL BERRIZ
Reproducimos a continuación la propuesta del arquitecto Rafael Berral, un español que desde China -donde ahora trabaja- nos envía una propuesta que ideó cuando vivía junto al Mercado de Barceló. Irrealizable o no, la sugerencia para cambiar el aspecto exterior del edificio abre el debate sobre la idoneidad estética de esta construcción y la posibilidad de humanizarlo ¿Cómo lo harías tú?

Cuando vivía en Malasaña, a un tiro de piedra de mi casa se encontraba el Mercado Barceló. Todavía estaba en obras y sólo se podía distinguir la estructura, cuya magnitud contrastaba con las pintorescas casas vecinales que lo rodeaban. Fue hace poco cuando, en una visita a Madrid, volví a pasear por Tribunal y pude comprobar el resultado del edificio de Nieto y Sobejano ya terminado. Efectivamente, mi sensación inicial se confirmó: la extensiva y uniforme fachada de vidrio moldeado blanco poco tenía que ver con las del entorno, de suma riqueza y diferentes en cada metro. Sin entrar a valorar la distribución funcional del edificio, que imagino perfectamente organizada, lo cierto es que su aspecto no me dejó indiferente –más tarde, pude comprobar que otros muchos vecinos pensaban como yo-.

No en vano, ejecutar una obra tan rotunda en un lugar emblemático siguiendo el criterio único del arquitecto es una opción arriesgada. Máxime, en un barrio como Malasaña, donde cada nueva fachada o escaparate son tratados con extremo mimo tanto por sus promotores como incluso por gente que, de manera espontánea, tatúa las paredes del barrio.

Mientras que la administración amaga con penar la pintada de graffitis en el centro –lo cual es comprensible, teniendo en cuenta los posibles quebrantos que pueda acarrear esta actividad a los comerciantes afectados-, parece muy hipócrita que al mismo tiempo ejecute obras tan bastas desoyendo la opinión de vecinos y de los propios inquilinos de los puestos del mercado.

Esta reflexión me lleva a una posible salida salomónica, ¿y si al mismo tiempo que se prohíben las pintadas se habilita un área con gran visibilidad en que sí se permitan –e incluso se recomienden-? En definitiva, tratar de concentrar todo el "arte urbano" de una zona tan creativa como la nuestra en un mismo lugar, ¿la fachada del mercado Barceló, por ejemplo? El resultado es imprevisible, incluso puede dar miedo si nos da por pensar mal. No obstante, me aventuro a imaginármelo como algo sumamente original. En el peor de los casos, se podría hacer borrón y recuperar la actual fachada del mercado; en el mejor, contaríamos con un icono a la altura de las casas okupas de Berlín –¡promovido por el propio Ayuntamiento!-.

Lo sé, resulta arriesgado. Pero lo es mucho menos que cualquier otra inversión multimillonaria en un edificio que llegue para quedarse de manera irreversible. Y, en un tiempo en el que la gente de a pie parece querer ser decisiva, qué mejor opción que darles a ellos el poder de "firmar" la fachada más vasta del barrio.

Sin más ánimo que ilustrar esa hipotética transformación urbana, os muestro mi pequeña propuesta para ese trozo del "Madrid distinto" que imagino. Espero que os parezca más divertido que el que se decidió en los despachos o que, por lo menos, os haga reflexionar sobre cómo, sin recursos y con un poco de creatividad y voluntad por parte de las autoridades, las cosas podrían cambiar bastante.

Rafael Berral Zurita

www.catorce.bz

Si quieres aparecer en Habla Malasaña, la tribuna abierta del periódico Somos Malasaña, mándanos tu texto a contacto@somosmalasana.eldiario.es. Publicaremos los que nos parezcan más interesantes

ALF

Espectacular!

Ganaría un 100%, grafitis con gusto y controlados eliminarían el aspecto de ambulatorio de la seguridad social que parece ahora.

Buena idea.

Carles

Me parece genial. No sé si grafitis, pero si jugar con luces ,colores, sombras... (sin que parezca una bola de discoteca). Darle un poco de vidilla, que de tan minimal, parece una caja de medicamento.

Dani

No sé si el edificio es feo o simplemente está descontextualizado en la plaza, pero lo que es verdad es que tal como está ahora parece una mole sin

La propuesta me parece genial y conectaría muy bien con el barrio... pero me temo que como suele pasar con las obras de Calatrava no se pueda tocar nada del diseño por pertenecer a la propiedad industrial del autor. Estaría bien proponérselo al ayto y que estudiasen posibles soluciones

Sergi

Evidentemente, en relación con lo que existía años ha, el nuevo Mercado Barceló mejora significativamente un entorno que ya de por sí es precioso. A mí el nuevo edificio sí me gusta. No me apasiona, pero me parece que no desentona. Eso sí, una actuación de arte urbano podría darle un toque más original y llamativo que obligase al peatón a concentrar su mirada en la estructura durante algunos segundos. También he de decir que la propuesta de Rafael no mejora, desde mi punto de vista, lo que ya existe. Simplemente lo ensucia con infinidad de colores que transmiten entre poco y nada.

curioso

Se podría hacer algo como lo que hizo Jaume Plensa en Chicago (Crown Fountain) . Tampoco me entusiasma lo del graffiti, pero se agradece que se abra un debate sobre cualquier cosa, y si es sobre arquitectura mejor. Todo ayuda a mejorar el entorno.

Vecino

Ni de broma! Me parece una idea absurda y que desentona con los edificios señoriales que hay alrededor.
Etiquetas
Publicado el
24 de agosto de 2015 - 10:53 h

Descubre nuestras apps

stats