Dacia Duster GLP: la tiranía de un líder por partida doble

Dacia Duster GLP.

El del Dacia Duster GLP es un doble liderazgo que la marca rumana, propiedad de Renault, ejerce desde hace tiempo con puño de hierro. Por una parte, el modelo en sí se convirtió en un auténtico superventas en cuanto se comercializó en el año 2010. Por otra, el Duster participa del dominio de Dacia en el mercado de automóviles alimentados por GLP (gas licuado del petróleo), donde ocupa el tercer puesto del ranking por detrás de dos vehículos hermanos: el Sandero y el Renault Clio movidos por este mismo combustible alternativo.

Para continuar con su reinado, el Duster GLP se ha pertrechado con un nuevo motor tricilíndrico de gasolina TCe que hace escalar la potencia de los 90 caballos del modelo anterior a los 100 del que se pone ahora a la venta, con un par máximo de 160 Nm que se obtiene a un régimen bajo, 2.000 revoluciones. Naturalmente, el precio es clave en el éxito de este vehículo, y de la gama Dacia en general, por lo que aquí se parte de unos escuetos 15.565 euros, imbatibles en el segmento de los SUV de tamaño compacto.

Entre los beneficios destacados del empleo de GLP, la firma centroeuropea destaca que, frente a una versión de gasolina equivalente, se reducen un 12% las emisiones de CO2 y un 68% las de NOx, y el gasto anual de uso decrece una media del 37%, a lo que hay que sumar las ventajas de la etiqueta Eco de la DGT.

A nivel técnico, el gas licuado del petróleo aumenta la vida del motor, entre otras razones porque el tipo de combustión, más limpia, que tiene lugar en este caso permite al aceite conservar sus propiedades durante más tiempo. Su superior octanaje comporta un funcionamiento más suave del propulsor y reduce el nivel de vibraciones.

El Duster GLP arranca por defecto usando gasolina, pero a partir de ese momento el conductor puede elegir entre los dos combustibles a su disposición mediante un pequeño mando situado a su izquierda. Con independencia de la suavidad -que cuesta advertir- en la respuesta, las prestaciones son casi idénticas en ambos modos, tanto en lo tocante a velocidad punta como a aceleración.

Pero las grandes virtudes del GLP no están en la carretera, sino en el bolsillo. Aunque el consumo de GLP es superior al de gasolina (unos 8 litros/100 km, por los 6,5 litros/100 km de un gasolina), el precio del gas es notablemente más económico, con lo que el usuario puede ahorrarse entre 600 y 800 euros al año.

Repostar los 42 litros (33,6 reales por la normativa de llenado al 80% para los vehículos de gas) del depósito de GLP de un Duster cuesta menos de 25 euros, y con ellos se pueden recorrer alrededor de 420 kilómetros. Si sumamos los 770 km que permite cubrir el depósito de gasolina, de 50 litros, el resultado es una autonomía de 1.190 km en ciclo WLTP.

Una persona que haga 60 km al día podrá circular permanentemente con GLP y repostar una vez a la semana. A un precio de 0,687 euros por litro de gas y 1,25 euros el de gasolina, el gasto en carburante se sitúa en 23 euros por depósito en el primer caso y en 42 euros por depósito en el segundo.

Para evitar problemas de seguridad, el tanque de GLP -colocado en el lugar de la rueda de repuesto- es seis veces más grueso de lo común. El repostaje es tan rápido como el que requiere cualquier otro modelo de combustión, una vez -eso sí- que hemos colocado en la boca correspondiente una pieza específica que encontramos en la guantera del coche.

Una ventaja adicional que se atribuye habitualmente al GLP con respecto al GNC (gas natural comprimido), también conocido como autogás, es la mayor red de estaciones de servicio. En España existen en la actualidad 690, un 60% de las cuales (413) pertenecen a Repsol.

Como apuntábamos al principio, el Duster GLP está disponible por 15.565 euros en acabado Essential, 18.365 euros en terminación Prestige y 18.565 en la edición especial SL Aniversario, lo que supone 500 euros más que las versiones de gasolina equivalentes. El acabado intermedio ofrece ya climatizador automático, ayuda al aparcamiento trasera, elevalunas posteriores, faros antiniebla, asiento del conductor con reglaje en altura y lumbar, barras de techo cromadas, llantas de 17” y lunas sobretintadas.

El SL Aniversario añade tapicería y llantas específicas, retrovisores con carcasa en negro brillante, tarjeta manos libres y colores exteriores distintivos (Azul Rayo y Rojo Fusión). Las opciones son tan asequibles como el modelo en general: la cámara multivisión y la tarjeta manos libres se pueden incorporar a la versión Prestige por 200 y 151 euros, respectivamente, y en la Essential cabe embarcar, por 270 euros, el Pack Modularidad, que incluye banqueta trasera abatible en dos partes, asiento del conductor con reglaje en altura y volante regulable en altura y profundidad.

Además, Dacia contempla una serie de acciones comerciales entre las que se cuentan 1.200 euros de descuento por financiar la compra, un año de seguro gratuito y tres meses de carencia si el cliente se acoge a la opción Preference, 400 euros a sumar al Plan Renove al escoger la fórmula Reprise y 300 euros de carburante en estaciones Repsol por comprar un vehículo GLP.

Etiquetas
Publicado el
14 de octubre de 2020 - 12:54 h

Descubre nuestras apps

stats