Nuevo Mercedes Clase E: la saga de éxito se perpetúa, ahora con más versiones híbridas

Nuevo Mercedes Clase E.

Mercedes acaba de poner al día un modelo, el Clase E, cuyos antecedentes directos se remontan hasta el emblemático Mercedes-Benz 180 Ponton. La saga lleva acumulados desde 1946 más de 14 millones de unidades vendidas, así como 1,2 millones de la generación actual, que data de 2016 y ahora se actualiza para ahondar en espíritu deportivo, en eficiencia y en el proverbial refinamiento que a estas alturas es ya sinónimo de la firma de Stuttgart.

El coche se acaba de poner a la venta en su habitual variedad de configuraciones, esto es, en cuatro carrocerías, berlina, Estate (familiar), cupé y cabrio, con tracción a dos o a las cuatro ruedas (4Matic) y una gama de motores con un rango de potencia entre los 150 y los 360 caballos en el caso de las mecánicas de gasolina y entre los 150 y los 325 caballos en las diésel. A esto se añade una panoplia de acabados y elementos opcionales que permiten personalizar el vehículo de tal manera que satisfaga al más exigente de los compradores.

Las novedades técnicas son de calado y suponen un paso de gigante en el proceso de electrificación de la marca, en general, y de la Clase E en particular. Por abreviar entre tantas versiones entre las que escoger, diremos que debutan los motores de cuatro cilindros, tanto de gasolina como diésel, asociados a un alternador/arrancador integrado (ISG por sus siglas en inglés) de segunda generación que entrega 15 kW (unos 20 CV) adicionales de potencia y hasta 200 Nm más de par motor. Ambos propulsores trabajan de un modo muy eficiente gracias a la función de recuperación y a la posibilidad de activar el modo de planeo.

Este sistema de hibridación suave, que el fabricante denomina EQ Boost, se incorpora también de serie en los motores de gasolina de seis cilindros disponibles por primera vez en la Clase E. La familia electrificada acoge, además, siete modelos híbridos enchufables, contando los de la gama de berlinas y la de Estate. Esta oferta, llamada EQ Power, se ofrece igualmente en combinación con motores de combustión tanto diésel como de gasolina.

En lo tocante a diseño, el modelo transmite ahora mayor deportividad, especialmente en el frontal, donde son más abundantes los cromados. Los faros delanteros con tecnología led integral, de serie, cuentan con carcasas más planas, y las luces traseras, también de led, han visto modificada la disposición de sus elementos interiores.

El Clase E está equipado con un volante de nuevo diseño que se ofrece bien en acabado de cuero, bien en una terminación más deportiva. Para manejar el cuadro de instrumentos y otras funciones dispone de controles táctiles no de tipo óptico, como hasta ahora, sino capacitivo, palabro que se aplica a los mandos que no necesitan ser pulsados ni requieren presión, sino que basta un gesto o deslizar el dedo sobre ellos para accionarlos.

La extensa relación de ayudas a la conducción incluye asistentes activos de distancia (Distronic), con adaptación de la velocidad en función del trayecto, de dirección y de frenado, este último dotado de función de giro, y control activo de ángulo muerto, ahora también con advertencia al bajar del vehículo. El paquete de aparcamiento, combinado con una cámara de 360°, aporta una nueva vista lateral ampliada y, por primera vez, es capaz de realizar una maniobra automática de aparcamiento en superficies marcadas, y no solo en los huecos en línea y en batería.

Como no podía ser de otra manera, el Clase E recibe la última generación del sistema multimedia MBUX (Mercedes-Benz User Experience). De serie se embarcan dos pantallas de 10,25 pulgadas dispuestas en paralelo para crear un efecto de pantalla ancha o widescreen, y como opción se pueden sustituir por sendos dispositivos de 12,3 pulgadas con los que la sensación, obviamente, se refuerza.

Con el fin de mantener este señorial modelo lejos de manos ajenas se suministran dos paquetes de seguridad opcionales. La protección Urban Guardan comprende alarma antirrobo con sirena, protección antirremolque con señal óptica y acústica de advertencia si se detecta un cambio de posición, alarma volumétrica y preinstalación para reconocimiento de robo y de colisiones con el vehículo aparcado. La protección Urban Guard Plus agrega un sistema para localizar coches sustraídos.

Etiquetas
Publicado el
28 de septiembre de 2020 - 12:28 h

Descubre nuestras apps

stats