La portada de mañana
Acceder
La ampliación de aeropuertos choca con el compromiso climático del Gobierno
Sánchez enfría el regreso del rey Juan Carlos I
Análisis - Si no es Convergència, se le parece mucho, por Neus Tomàs

Stellantis anuncia inversiones millonarias en electrificación y modelos eléctricos con hasta 800 km de autonomía

Opel Mokka-e.

El consorcio automovilístico Stellantis, resultado de la fusión de los grupos PSA y FCA, ha organizado días atrás un evento, denominado EV Day 2021, en el que ha desgranado su estrategia global de electrificación para los próximos años y apuntado interesantes detalles sobre la orientación concreta de cada una de sus 14 marcas, así como el destino preciso de una de ellas, Opel, que pasará a ser 100% eléctrica a partir de 2028.

La compañía ofrecerá modelos eléctricos en todas las marcas (Peugeot, Citroën, DS, Opel, Vauxhall, Fiat, Alfa Romeo, Lancia, Maserati, Abarth, Jeep, Chrysler, Dodge y RAM) e invertirá más de 30.000 millones de euros en electrificación y software hasta 2025, cifra que incluye en desembolso de capital en joint ventures para financiar sus actividades.

Carlos Tavares, CEO de Stellantis, ha intervenido en el acto, transmitido online, para indicar: “Nuestro camino a la electrificación es posiblemente la pieza más importante cuando empezamos a revelar el futuro de Stellantis apenas seis meses después de su nacimiento, y ahora la compañía avanza a toda máquina para superar todas las expectativas de los clientes y acelerar nuestro papel en la redefinición de la manera en que se mueve el mundo”.

El ejecutivo portugués también se refirió a las ganancias que esperan obtener de la operativa que tienen previsto desplegar: “Contamos con las dimensiones, los conocimientos, el espíritu y la sostenibilidad necesarios para lograr un beneficio operativo corriente de dos dígitos, liderar el sector con eficiencias de referencia y ofrecer vehículos electrificados que enamoren”, ha señalado.

El plan del consorcio contempla convertirse en líder del mercado de vehículos de bajas emisiones, conocidos como LEV por sus siglas en inglés. Hasta 2030, el objetivo es que el mix LEV de turismos en Europa logre un crecimiento sostenido de más del 70%, 10 puntos porcentuales por encima de las previsiones actuales del sector respecto al del mercado en general. En EEUU, se prevé que el porcentaje de turismos y camionetas ligeras de bajas emisiones supere el 40% en ese año.

Como ya se esperaba, la planta destinada a fabricar baterías a la que optaba Vigo se construirá finalmente en las instalaciones de FCA en Termoli (Italia). Esta será la tercera gigafactoría planeada por el grupo en suelo europeo, junto a las anunciadas en Alemania y Francia, a las que se unen otras dos que se instalarán en América del Norte. Con todas ellas, Stellantis se asegura la generación de 130 GWh para 2025 y hasta 260 GWh para 2030.

El carácter asequible de los vehículos eléctricos es una de las prioridades declaradas por Carlos Tavares. De ahí que la compañía aspire a que en 2026 el coste total de propiedad de los modelos de baterías sea equivalente al de los equipados con motor de combustión interna. Ello será posible gracias a un abaratamiento de los paquetes de baterías cifrado en más del 40% entre 2020 y 2024, y en otro 20% adicional hacia 2030.

Cuatro plataformas y 32 kilómetros de autonomía por minuto

Todos los modelos del grupo tendrán como base cuatro plataformas eléctricas que permitirán albergar baterías con capacidad para alcanzar autonomías de entre 500 y 800 kilómetros, así como para recuperar 32 kilómetros por cada minuto que permanezcan conectados a un punto de carga de corriente continua y alta potencia.

Las plataformas están diseñadas con un alto nivel de flexibilidad, en términos de longitud y anchura, y con componentes compartidos, lo que genera economías de escala ya que cada una de ellas podrá soportar la producción de hasta dos millones de unidades al año.

Los paquetes de baterías se adaptarán a diversos tipos de vehículos, desde los destinados a coches urbanos pequeños hasta aquellos de alta densidad energética para vehículos y camionetas de gran potencia. Stellantis pretende contar con dos químicas de batería en 2024 para satisfacer diferentes necesidades: una opción de alta densidad energética y una alternativa sin níquel ni cobalto. En 2026 está previsto introducir la primera tecnología competitiva de baterías de estado sólido.

El grupo quiere además reforzar su liderazgo en vehículos comerciales en Europa y su posición en Norteamérica, con el propósito de ser líder global en vehículos comerciales eléctricos. “Con el aprovechamiento de los conocimientos y la adopción de sinergias”, afirma, la electrificación se extenderá a todos los productos y regiones en los tres próximos años, y comprenderá la oferta de comerciales de tamaño medio alimentados por pila de combustible de hidrógeno, que llegarán al mercado a finales de este mismo año 2021.

En el contexto del EV Day 2021 se ha conocido el posicionamiento que Stellantis tiene reservado para cada una de las 14 marcas de su catálogo. En el caso de Opel se ha desvelado incluso que a partir de 2028 solo comercializará vehículos eléctricos, que entrará en el mercado chino -ya como marca 100% eléctrica- y que recuperará el legendario Manta como coche movido por baterías.

Etiquetas
Publicado el
13 de julio de 2021 - 14:15 h

Descubre nuestras apps