Región de Murcia Blogs y opinión

Sobre este blog

'Leer el presente' es un espacio que dedicamos a libros desde eldiario.es/murcia. Del mundo a la página y viceversa. Coordina José Daniel Espejo.

La(s) violenta(s) belleza(s) de Domingo Llor: una aproximación a 'Instrucciones para perderse a conciencia'

El autor Domingo Llor

0

Los soñadores nunca aprenden

Thom Yorke

Siempre siempre siempre siempre siempre siempre siempre siempre siempre siempre

Ajo

¿Has jugado alguna vez a las palabras encadenadas? 

Domingo Llor lo hace en Instrucciones para perderse a conciencia (La Estética del Fracaso Ediciones, 2020). Llor (efectivamente) juega a las palabras encadenadas con el lector a través de sus poemas, a través de esos pliegues (de esas páginas) que se cogen de la mano mediante el (hiper)vínculo frágil y dulce de una palabra que pasa de un poema a otro en modo mutación Omega hacia Alfa (que ya sabes, querido lector, es el No_Va_Más): es así que el autor compone un puzle poético donde (casi a modo de juego infantil) las palabras se cogen de la mano (o nos llevan a nosotros falange contra falange)  en una suerte de corro de la patata entre los diferentes poemas que componen el libro. 

Instrucciones para perderse a conciencia es un tren de signos que nos introduce en un viaje compuesto de símbolos e imágenes que brillan como luciérnagas: sus versos son destellos de luz y vida (a veces bajo sombras) que, habitualmente, transitan sobre la página iluminados por el espíritu de un lenguaje transformador (e incluso purificador: inmaculado, radiante). Artefactos poéticos que recorren la verdad (si acaso ésta existe) y la incertidumbre (si acaso ésta nos duele). 

Presente, pasado y futuro se filtran bajo la óptica del inconsciente (a veces también por la mandíbula raedora de la vigilia y la realidad). 

Es una lírica brillante (y en ocasiones eufórica) que insufla (en diversos momentos) un aliento optimista al lector: una gramática luminiscente que se traduce en estructuras sintácticas o combinaciones de palabras que brillan igual que Venus o Marte en el momento del ocaso: a veces con el resplandor de un porvenir amable y prometedor, a veces a través de las lágrimas de recuerdos vagos, difusos, casi espectrales. 

A lo largo de sus páginas se vislumbran paisajes deslumbrantes del alma o un cierto tipo de poesía a modo de realidad paralela que, pese a las sombras, articula una suerte de vitalismo poético y lingüístico que hace de mágico médium entre el autor y el lector: un lector (que si es in fabula) se deja hipnotizar por el encantamiento de la palabra (ansioso, deseante por deambular o danzar en torno al éxtasis y el placer sin perder de vista en ningún momento la resaca de la desolación). 

¿Has jugado alguna vez a mirar cierto tipo de abismo y sonreír? (me pregunto).

¿Has sentido el modo en que el eclipse nos hace “vislumbrar una silueta / en la oscuridad / reconstruir un arquetipo”?

¿Has soñado alguna vez con el modo en que la verdad acontece después de la mentira (“Mentira tras verdad, / verdad tras mentiras”)?

Evidentemente no es tan fácil: “Lógicas inquietudes interrumpen el sueño”.

No obstante:

“Cuando menos lo esperas

surge el destino 

de un mapa tan blanco

que solo esgrime

la acupuntura 

de sus puntos cardinales”.

En ese momento (si te dejas llevar, si juegas a las palabras encadenadas con el Señor Llor) sientes irremediablemente que vas: 

“(…) hacia lo improbable, hacia el infinito”.

Y lo haces (si te fijas bien) de la mano de un soñador que nunca aprende (y eso no está mal: nunca), un soñador que (si prestas un poco de atención: tampoco cuesta tanto) dibuja en tu retina formas de “violenta belleza” a través del frágil prisma y el dulce vínculo de la palabra.

Sobre este blog

'Leer el presente' es un espacio que dedicamos a libros desde eldiario.es/murcia. Del mundo a la página y viceversa. Coordina José Daniel Espejo.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
7 de agosto de 2020 - 13:06 h

Descubre nuestras apps

stats